Mundo Jueves, 11 de octubre de 2018

Abrió por error una puerta de emergencia en el aeropuerto de Múnich y generó caos

Un pasajero proveniente de Barcelona equivocó su camino cuando se bajó del avión y generó alarma y que 30 vuelos salieran demorados.

Por Redacción LA

Un pasajero despistado desató temporalmente la alarma en la Terminal 2 del aeropuerto de Múnich después de abrir una de las puertas de emergencia tras bajar de un avión procedente de Barcelona, informaron hoy las autoridades alemanas. 

 

El nuevo incidente en el aeródromo, el tercero en pocos meses, provocó retrasos, pero no un gran caos. Cuarenta vuelos despegaron más de 30 minutos tarde, informó una portavoz de la compañía operadora del aeropuerto. No ha habido ninguna cancelación de vuelos, agregó. 

El miércoles por la noche, la Policía Federal interrumpió la facturación en la terminal durante unos 30 minutos. Al llegar de Barcelona, un pasajero se perdió en su camino hacia la salida y abrió una puerta con alarma, dijo un portavoz. 

 

El hombre presionó un botón de emergencia en la puerta, que activó automáticamente una alarma. Fue detenido temporalmente. Sin embargo, según el portavoz, no representaba ningún peligro.

De acuerdo con la empresa gestora del aeropuerto, se trataba de una puerta de emergencia y de salida que sólo los empleados del segundo aeropuerto más grande de Alemania pueden abrir con su tarjeta de identificación.

Asimismo, indicaron que se está examinando actualmente si se puede mejorar la señalización e incrementarse. 

Hace sólo dos semanas, la facturación en la Terminal 2 y su terminal satelital fue interrumpida después de que dos pasajeros entraran en el área de seguridad sin ser controlados debidamente. Después de 50 minutos, la Policía puso fin a la alarma.

 

Mientras, a finales de julio, una mujer de unos 40 años desató el caos en el aeropuerto cuando accedió a la zona de embarque sin ser controlada. La Policía desalojó entonces dos áreas de salida y 330 vuelos fueron cancelados. 

Los operadores de aeropuertos y la policía federal declararon el jueves que considerarían los tres incidentes por separado. Había diferentes razones para la alarma.