Arquitectura Miércoles, 23 de enero de 2019

¡Abrile la puerta al color!

Te acercamos diferentes ideas para que las puertas le añadan carácter al hogar.

Son elementos fundamentales en una casa. Las hay de interior y de exterior. Variedad de diseños y materiales. Dan la bienvenida y también intimidad. Muchas veces pasan desapercibidas, pero son grandes aliadas a la hora de decorar. Sí, hablamos de las puertas, las nuevas estrellas del hogar.

Las ubicadas en el interior protegen los espacios, brindan la intimidad necesaria separándola del resto de los ambientes. Mientras que las de exterior cumplen con la función de ser la barrera que limita lo público de lo privado, son la primera impresión de la casa y dicen mucho del estilo y personalidad de sus habitantes.

Te dejamos algunos tips para que la imaginación vuele entre colores y las puertas se destaquen, acompañen y enaltezcan todos los ambientes del hogar.

Con diseño

Al momento de tomar decisiones de diseño podemos optar por el camino del destaque por sobre el resto del ambiente o pasar desapercibidas, mimetizándose con él. Las figuras geométricas y la utilización de varios colores son grandes aliados para lograr estos objetivos.

Para que se convierta en el punto focal del ambiente, en un elemento decorativo exclusivamente, recomendamos utilizar diseños geométricos triangulares, sólo en la pared donde está ubicada. Ideal para puertas de entrada o de interior ubicadas en pasillos.

Si se la quiere ocultar, recomendamos aplicar diseños lineales a todo el ambiente, incluyéndola, utilizando tonos claros combinados con intensos. De esta manera se resalta el ambiente en su totalidad, y es perfecto para puertas ubicadas en espacios intermedios.

Plenas

Pintarlas de colores plenos, al igual que las intervenidas, pueden destacarlas u ocultarlas. Si bien es la opción más utilizada, existen buenas combinaciones para no caer en lo convencional. En las de exterior es donde más se utilizan los colores plenos: al ser las cartas de presentación de los hogares, se puede jugar con los colores intensos y limpios de la paleta de los azules, verdes y rojos. Una buena opción es pintar también las ventanas, para crear una imagen armónica con el exterior.

Las puertas de interior podemos camuflarlas con el ambiente si utilizamos el mismo color que la pared, tonos intensos que dan gran jerarquía al espacio o bien utilizar la opción contraria, pero siempre un tono neutro y un color shocking.

Las puertas pueden ser grandes aliados a la hora de decorar los ambientes, son la entrada y salida a nuevas experiencias, sensaciones y momentos. Permiten resaltar y acompañar espacios, formando parte de la atmósfera que los habitantes crean e imaginan. Una buena utilización de los colores, vuelve realidad las ideas renovando nuestro hogar, creando nuevos espacios donde se puede amar, soñar, pensar y actuar.