Fincas Sábado, 4 de agosto de 2018 | Edición impresa

A pesar de la crisis, el sector porcino busca seguir creciendo

Los costos, al igual que en otras actividades, continúan aumentando. Pero los productores creen que se puede sostener la mejora lograda.

Por Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

En marzo el sector ganadero saludó la formación de “Estancia del Sur”, una cooperativa que integra el esfuerzo de pequeños productores de General Alvear y San Rafael. Bajar los costos de elaboración porcina, aumentar la productividad del sector y una mejor calidad de carne son sus objetivos.

Acompañando el alumbramiento de esta nueva entidad, el director de Asociativismo y Cooperativas de la provincia, Gustavo Calle, señaló:

“A través de la Dirección de Ganadería de la Provincia, la delegación de San Rafael y la Fundación Copiosamente, la idea es llegar a los productores individuales o primarios para que mediante su asociatividad puedan lograr una entidad que los nuclee y que les genere más herramientas para su desarrollo productivo”.

A principios de año, la carne de cerdo ganó mayor presencia entre las preferencias del consumidor y en las parrillas mendocinas.

La mayor oferta y variedad de cortes porcinos fueron cómplices de este resurgimiento. En Mendoza, 2017 se despidió con un promedio de faenamiento de 24 toneladas. 

Fotos actuales

“El valor del mercado para una hembra varía de acuerdo a la genética del animal, están en $240 por kilo capón más IVA, unos $ 7.200 más impuestos para las mejores madres”, señala el empresario ganadero Andrés Vavrik. 

En Mendoza el año pasado se consumieron 14 kilos de carne de cerdo per cápita, y desde el gobierno quieren fomentar el desarrollo del stock de madres y duplicar la producción de carne a las 50.000 toneladas. Por año, la media del producto asciende entre 2.200 y 2.400 kilos de carne por madre. 

Hoy, para los productores más pequeños la escalada de costos dificulta poder mantener su hacienda. “Todas las madres están criadas solo con alimento y el costo de alimentación cada vez es más caro. En la temporada que va desde fines de octubre a diciembre, una bolsa de 35 kg de alimento costaba $ 160, ahora está a $ 320”, comenta el sanrafaelino Rubén De Angeli. 

"El valor del mercado para una hembra varía de acuerdo a la genética del animal.” - Andrés Vavrik, Productor del sur.

“Es difícil analizar el sector por separado de la situación del país, porque la incertidumbre y la recesión económica que hay en este momento hacen que se refleje en la producción. La devaluación afectó directamente los costos de producción. En la actualidad la mayoría de los criaderos del país está trabajando a pérdida, entre $ 1 y $ 5 por kilogramo de producto, y esta tendencia no sé si se va a revertir en los próximos seis meses”, agregó el alvearense Vavrik.

“Bajar los costos de producción es imposible salvo que baje el dólar y aumente el precio de venta de la carne. Tal es la recesión no veo que sea fácil poder trasladar ese costo al precios al consumidor final”, señala el veterinario Lucas Olaviaga, de la  Granja Pampa del Huarpe. 

La unión hace la fuerza

Desde el ámbito oficial, Calle había declarado que se apoyaría el crecimiento del sector ganadero y se ayudaría para que en la provincia hubiese 50 mil madres productoras.

Mientras que los productores locales, esperaban dar una salto de crecimiento del 6% con respecto al volumen de los trabajos la temporada anterior. 

En cifras oficiales el 60 % de la faena nacional de ganadería porcina es realizada por grandes productores, quienes son dueños del 40% de las madres; mientras que el 40% restante proviene de establecimientos más pequeños y de mediana escala. 

“Hay poco crédito, los créditos que hay son muy difíciles de sostener, en realidad tienen una tasa muy alta. 2019 es un año electoral  y será un año difícil; el sector estará mejor o no de acuerdo a la recuperación económica que tenga el país”, dijo Lucas Olaviaga. 

La temporada pasada se faenaron 5,8 millones de porcinos en Argentina. En nuestra provincia, una granja importante cuenta con 500 madres. 

En el mes de marzo, en Rosario, se conformó una Mesa Nacional de la actividad y se acordó promover el armado de un plan integral que contemple a todos los actores y un temario que abarque distintos aspectos productivos. Teniendo como uno de sus principales objetivos “fomentar mecanismos asociativos de todo tipo, que permitan la viabilidad de este tipo de explotaciones”.

“Se hace difícil exportar por sí solos porque la nuestra es una granja chica”, indica Andrés Vavrik. La producción mendocina alcanza para abastecer cerca del 15% de la demanda local; demanda que terminan de satisfacer animales que llegan de La Pampa, Córdoba y Entre Ríos, entre otras provincias.

“Nosotros pensamos en habilitar un frigorífico para un tránsito federal. Habría que evaluar otro tipo de legislación y analizar si con la estructura que tenemos podríamos habilitarlo. Es para un futuro y pensando que hay que tener 1.000 madres pare pensar en crecer. Con respecto al sector en Mendoza es muy pequeño  para exportar, pero si los productores se unieran y formaran una cadena de exportación, podrían hacerlo a través de Chile”, señaló el veterinario Lucas Olaviaga.

En nuestra provincia, una granja importante cuenta con 500 madres. Con un rendimiento óptimo podría calcularse cerca de 2.200 kilos de producto por una. La temporada pasada, se faenaron 5,8 millones de porcinos en Argentina.

Con aires de artesano

Un lechón pesa entre 10 y 12 kilos, mientras que para el capón hay que esperar terminarlo y que logre los 100 kilos, peso que alcanzará recién a los 6 meses de vida.

En tanto el lechoncitos en 45 días está listo para el faenamiento. Según estadísticas de 2014, en Alvear la producción era de 40 capones por mes y el resto de la producción se vendía como lechones.