Opinión Martes, 12 de junio de 2018 | Edición impresa

12 de junio: Día mundial contra el trabajo infantil - Por Elia Ana Bianchi Zizzias

Por Elia Ana Bianchi Zizzias - Educadora

Unos 168 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el "Día mundial contra el trabajo infantil" en 2002 para concientizar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad. 

Definición del trabajo infantil

No todas las tareas realizadas por los niños deben clasificarse como trabajo infantil que se ha de eliminar. La participación de los niños o los adolescentes en trabajos que no atentan contra su salud y su desarrollo personal ni interfieren con su escolarización se considera positiva. 

El término "trabajo infantil" suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico. 

Así pues, se alude al trabajo que:

* Es peligroso y prejudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño.

* Interfiere con su escolarización puesto que:
     * les priva de la posibilidad de asistir a clases;
     * les obliga a abandonar la escuela de forma prematura, o
     * les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y que insume mucho tiempo.

En las formas más extremas de trabajo infantil, los niños son sometidos a situaciones de esclavitud, separados de su familia, expuestos a graves peligros y enfermedades y/o abandonados a su suerte en la calle de grandes ciudades, con frecuencia, a una edad muy temprana.

En 2015, dirigentes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), donde se incluyó un renovado compromiso para acabar con el trabajo infantil. 

En particular, la Meta 8.7, hace un llamamiento a la comunidad internacional para "adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, para 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.

Para enfrentar esta situación y con el objetivo de erradicarla, el Gobierno Nacional organizó la IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil. 

El 15 y 16 de noviembre, la provincia de Buenos Aires fue sede de representantes y organismos nacionales e internacionales.  

En las jornadas se puso en mesa la situación de cada una de las provincias del país y de los países del mundo.

En Mendoza, el tema preocupa desde hace unos años. Al trabajo en la producción, en la zona rural, se ha ido sumando la difícil situación que está ocurriendo con familias de vendedores ambulantes, cartoneros, en hornos de ladrillo,y cosecha de ajos,donde se lleva a trabajar a niños, niñas y adolescentes.

El programas. “Buena Cosecha” se puso en marcha en el 2009. permite que los niños que van con sus padres a las fincas sean contenidos en espacios recreativos mientras los mayores trabajan. Se les brinda transporte, educación y juegos y reciben un subsidio para cubrir su necesidad.

Recientemente, 30 de mayo, se realizó, en Tupungato, el Primer plenario Copreti, convocado por la Subsecretaría de Trabajo y Empleo de Mendoza para la "Firma de Convenios de Copreti con los municipios."

La Municipalidad de Godoy Cruz, Ciudad Educadora,se compromete a realizar acciones concretas sobre la erradicación sostenida del trabajo infantil.

Lo cierto es que, a pesar de los objetivos de las conferencias mundiales y nacionales, el trabajo infantil y adolescente se incrementa. Es de esperar, entonces que toda la ciudadanía tome conciencia de este flagelo en acciones concretas y sostenidas.