Policiales Viernes, 22 de agosto de 2014

Tres jueces habían impedido el desalojo del asentamiento donde asesinaron a Melina

Berni exigió hoy "explicaciones" a la Justicia. La chica de 18 años fue ejecutada de un tiro al no querer entregar su cartera.

Por DYN

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, exigió hoy "explicaciones" por "una tragedia terrible" a los legisladores porteños que en marzo pasado impidieron el desalojo del asentamiento "Papa Francisco" de Villa Lugano. Fue luego del crimen de la joven Melina López, baleada por uno de los ocupantes del predio tomado.

Berni manifestó que también "tres jueces distintos" le "impidieron" realizar el operativo de desocupación del terreno usurpado y que "el jefe de Gobierno (porteño, Mauricio Macri) no actuó cuando tenía que actuar" porque tuvo "miedo de que cuando desalojaran le pasara lo mismo que en el (neuropsiquiátrico) Borda", cuando hubo unos 40 heridos en marzo de 2013.

"¿Dónde están esos legisladores para explicar, no digo a los familiares de Melina porque esta chica, pobrecita, ni siquiera tenía familiares, esta tragedia terrible?", se preguntó el funcionario, quien acusó a los diputados de ejercer "una política miserable, demagógica" al hacer "una barrera para impedir que se desalojara el predio".

Berni se refirió así a los legisladores capitalinos Pablo Bergel y Gustavo Vera (Verde Alameda), Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda), Marcelo Ramal (FIT-PO) y Virginia González Gass (PSA), quienes en marzo pasado se interpusieron entre el predio y las fuerzas de seguridad que tenían orden de desalojar el asentamiento ilegal.

En declaraciones a las radios Diez y Mitre, Berni sostuvo que "es hora" que "todos esos legisladores que se pararon en la puerta de una toma ilegal, todos esos responsables, empiecen a dar explicaciones ante la sociedad y ante la Justicia".

"Los que se oponían al desalojo, ¿dónde están?", insistió, y les reclamó que se interpusieron para impedir el levantamiento del asentamiento "en vez de estar dándole herramientas a la Justicia para que actúe".

Berni también cuestionó a los fiscales y "tres jueces distintos" que no tuvieron "la valentía" de ordenar el desalojo, como así también al "jefe de Gobierno" porteño, Mauricio Macri, porque "no actuó cuando tenía que actuar".

En ese sentido, subrayó que la Policía Metropolitana protagonizó "una suerte de show mediático: como había armas, drogas y delincuentes, dieron media vuelta y se fueron".

"Se hacen todos los distraídos. Sabíamos que ahí eran todos delincuentes. Había que desalojar, eso era un nido de delincuentes", agregó.
El funcionario aseveró que "esa toma se ha convertido en un problema para todo el barrio de Lugano, que estaba muy tranquilo antes de que eso sucediera. No podemos acostumbrarnos a esto, esta pelea hay que darla".

La toma del predio "Papa Francisco" comenzó el 24 de febrero a la madrugada, cuando habitantes de la villa 20 usurparon un terreno vecino donde había funcionado un depósito de autos secuestrados de la Policía Federal.

Esa noche, fue asesinado Osvaldo Soto, uno de los ocupantes, en un enfrentamiento entre los grupos que tomaron el lugar.