Sociedad Jueves, 11 de abril de 2013 | Edición impresa

Ir al trabajo en bici ahorra estrés y plata

Muchos ciclistas se sumaron ayer a la propuesta de una ONG que promueve el uso de la bicicleta en Mendoza. Hay quienes pedalean todos los días hasta la oficina y otros que lo hicieron por primera vez. Todos coincidieron: es barato, ecológico y sano.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar
Con un fuerte pedido para que las empresas y las instituciones contemplen ciertas facilidades para los ciclistas, se celebró ayer en Mendoza el “Día al trabajo en bici”.

La iniciativa, que estuvo a cargo de la ONG local Pro Bici, tuvo  -según su presidente Lucas Burgos- excelentes repercusiones y demostró que “aunque todavía faltan más acciones se está tomando seriamente la necesidad de ser una provincia ciclística”.

Aprovechando esta jornada de concientización, algunos mendocinos que ya optan por este medio de transporte ecológico, económico y saludable, contaron sus experiencias.
Andrea Martínez llega todos los días a su oficina en el área de Compras de la Municipalidad de Godoy Cruz, con un pantalón de vestir y zapatillas que luego se cambia rápidamente en el baño.

Ella tuvo que replantearse su traslado en auto desde que se implementó el estacionamiento medido en ese departamento. “No estoy en contra de la medida, pero para mí era demasiado caro, por lo que durante las vacaciones pensé que lo mejor iba a ser venirme en bicicleta”, recordó.

A partir de allí, la mujer que vive a 15 cuadras de la comuna eligió pedalear para ir a trabajar y no se arrepiente: “Me fui dando cuenta de que me sentía mejor porque lo tomo como una actividad física y a la vez ahorro combustible, bocinazos y frenadas”.

Justamente ese municipio fue una de las instituciones que se adhirió al “Día” y solamente durante la mañana de ayer contabilizaron 80 empleados que llegaron hasta allí en bicicleta.

Muchos de ellos ya lo hacen habitualmente pero también hubo otros que se vieron tentados por la propuesta de las autoridades, que mañana viernes sortearán una bicicleta entre todos aquellos que participaron de la campaña. Allí cuentan con un estacionamiento con seguridad que facilita a los trabajadores la guarda de las bicis.

En el Espacio Cultural Julio Le Parc, otro organismo que adhirió a la iniciativa, también tienen un lugar custodiado para dejar estos vehículos. Por esta facilidad ayer llegaron hasta allí en dos ruedas Fabián Castelloni y Esteban Luna, del grupo teatral “La Rueda de los Deseos”, quienes ensayan todos los días en el establecimiento.

“Uso la bici todo lo que puedo: para ir al centro y para venir acá porque soy de Guaymallén. Lo que sí cuando salgo con mis hijos no me queda otra que usar el auto”, comentó el primero, mientras que su compañero aseguró que lo hace para mejorar el medio ambiente y su salud: “Reduce la huella de carbono personal además que mejora el rendimiento físico y te alegra la vida”. Este actor vive en Godoy Cruz y prefiere la ciclovía antes que el engorroso viaje en micro.
Maxi Uceda, coordinador del Le Parc, subrayó que toda la gestión del espacio está relacionada con mejorar la calidad de vida de las personas y que las instalaciones lo permiten.

Diferente es la experiencia diaria de Eliana Assumma, empleada en el Poder Judicial, institución que todavía no ofrece un sitio de guarda seguro para las bicicletas: “Hace cuatro años que voy a trabajar en bici y ya me la han robado varias veces”, contó la mujer, que está intentando por todos los medios que se incorpore un estacionamiento seguro: “Lo están analizando pero por ahora me han prestado un lugar adentro”.

Para ella, la bicicleta es la mejor opción porque vive a 30 cuadras de su trabajo: caminando se le hace demasiado largo, en micro tiene mucha espera y en auto le causa mucho estrés. “Cuando hace frío voy con guantes y orejeras. Lo único que me frena es la lluvia”, añadió.
 
Reedición 2014

Conscientes de todo el camino que queda por recorrer, desde Pro Bici ya están pensando en continuar la campaña el año que viene. “Esperamos tener cada vez más adhesiones porque para adaptarse a los ciclistas las empresas e instituciones tienen que realizar acciones que no cuestan demasiado dinero”, recalcó Burgos esperanzado. Agregó: “Con esto hemos tomado contacto con mucha gente nueva con ganas de contribuir a las realidades de los lugares de trabajo”.

Por su parte, Mauro Sánchez, propietario de Bike Station y Las Bicis del Parque, que también formaron parte de la campaña, se mostró muy satisfecho con las repercusiones que tuvo y se comprometió a trabajar en futuras iniciativas para promover la bici.

“Creo que se logró que el tema se ponga candente, por lo que vamos a continuar con nuevas propuestas de este tipo”, expuso.