Espectáculos Jueves, 18 de septiembre de 2014 | Edición impresa

Tango de proyección a pura cuerda

Esta noche suben al teatro Independencia el grupo porteño Astillero y los mendocinos de Altertango, junto a un ensamble de cuerdas con veinte músicos locales. Un concierto único para despertar las emociones dormidas.

Por Lorena Misetich - Especial para Estilo

Devolver al tango su lugar dentro de la cultura popular, ir más allá desafiando barreras rítmicas y sonoras. Conectar la herencia y el sentimiento actual por la música rioplatense son parte de la génesis del sexteto porteño Astillero, uno de los grupos con mayor proyección dentro del movimiento del nuevo tango o tango de ruptura. Y esta noche el Festival Tango por los Caminos del Vino 2014 los devuelve al teatro Independencia, junto a sus colegas de Altertango, y una orquesta de cuerdas  conformada por violines, viola y chelo, a cargo de veinte músicos locales convocados para esta ocasión. 

“Arrancamos con los ensayos a la noche, ahora vamos a empezar a maltratar gente. La verdad que conozco un par de músicos porque estuvimos tocando en otras oportunidades y es gente muy profesional. Es una alegría compartir la música con colegas que aman lo que hacen”, comenta recién llegado a nuestra provincia Julián Peralta pianista del conjunto.

Y bajo este marco de arrabal, Astillero presentará parte de “Soundtrack Buenos Aires”, el tercer disco editado el año pasado junto a una orquesta de cuerdas. Por su parte, Altertango interpretará temas de su placa Fargüest, con arreglos sonoros propios del formato (ver aparte), y se cruzarán en la última parte del concierto.

Y al margen de su pasión y encanto por el tango, cada uno cultiva su estilo y son referentes de la misma corriente dentro de la música ciudadana. Así conforman una combinación histórica arriba del escenario. 

-Nuevamente tocarán con Altertango

-Hicimos un par de conciertos acá y en Buenos Aires, y siempre compartir con Altertango es un gusto, porque hace unos cuantos años venimos trabajando y luchando para que el tango sea música popular. Y por suerte van pasando los años y cada vez podemos hacer cosas más interesantes.

-¿Cómo surgió la posibilidad de grabar un disco con una orquesta de cuerdas?

-La primera vez que lo armamos fue de casualidad. En 2011 estábamos de gira por Inglaterra y querían que tocáramos en el teatro que habitualmente ensayaba la orquesta de cuerdas del conservatorio Royal Northern College of Music en Manchester. Nos ofrecieron hacer algo y armamos un repertorio de seis temas. Después lo hicimos en Toulouse, y luego de hacerlo afuera nos propusimos hacerlo en Buenos Aires, y dijimos: hay que grabar un material con esto. Y así fue como una cosa fue empujando a la otra. Es como que nos llevó el proyecto a nosotros, más que nosotros a él.

-Es un trabajo que los distingue dentro de la escena tanguera 

-Me parece que no es tan raro en los grupos de tangos tocar con cuerdas. Pero el hecho de tocar con cuerda ampliada no es una cosa tan extraña, hay mucho material de Piazzolla, la orquesta típica de Troilo. Está siempre latente porque la sonoridad de la cuerda es algo que viene implícito en el lenguaje del género. Hasta el mismo Altertango recurre a ello, como para abrir la paleta orquestal.

-¿Eso es lo que moviliza al público al buscar algo distinto?

-La música del tango es muy profunda, muy trabajada y se ha logrado una escuela técnica de las composiciones que permitió una formación clara, como no es el caso de otras músicas populares en el mundo. Entonces la gente que disfruta de esta música lo aprecia, porque se encuentra con cosas atractivas. Se han hecho muchas experiencias aprovechando la complejidad contrapuntística que da el género. 

Alicia Alonso, Jacqueline Oroc, Mariano González Calo,  Diego Maniowicz, Federico Maiocchi y Julián Peralta están a punto de cumplir su primera década como conjunto y desde sus comienzos lograron trascender en Europa, y son parte del circuito de bandas que cultiva la música rioplatense en ese continente.

-A diferencia de otros grupos, cuenta que su música es reconocida en Europa. ¿Qué diferencias hay a la hora de actuar en el exterior?

-Desde el lugar del disfrute de la música es lo mismo. Hay otras manera de comunicarse, y requiere que tengas otro tipo de acercamiento. Pero en general es muy buena la repercusión. A nosotros nos da más placer tocar en Argentina. Casi te diría que tenemos más repercusión afuera, pero cuando tocamos acá sentimos que le aportamos algo a nuestra cultural; compartir con otros músicos, nutriendo y nutriéndonos de los colegas. Es un aporte a la familia tanguera. Esa idea cuando tocás afuera no está, sólo mostrás tu música y muy difícilmente genere escuela en Europa. Acá esa energía queda flotando y con los años te devuelven cosas muy gratas. 

-¿Cómo percibis el movimiento del nuevo tango en la actualidad?

-En un principio fue más costoso. Nosotros arrancamos cuando teníamos veinte años, y cada uno iba trabajando en su kiosquito, no por egoísmo, sino porque no llegábamos a la madurez para organizarnos como movimiento. Eso lentamente fue creciendo, avanzando y madurando, y me parece muy lógico que uno comparta con la gente que comúnmente trabaja y piensa la música de esa manera. Con las diferencias lógicas estilísticas, porque no hay dos grupos de tango que suenen igual. Y dentro de esas diferencias y similitudes crecer juntos y poder hacer colaboraciones. El trabajo de Altertango pisa fuerte en Buenos Aires, y para nosotros saber que la familia tanguera de Mendoza  está representada por ellos es un placer. Así que cuando podemos nos juntamos a hacer un poco de ruido. 

Altertango, un viaje hacia la intensidad

Elbi Olalla, Victoria Di Raimondo, Pablo Conalbi, Ezequiel Acosta y Gerardo Lucero comparten la satisfacción de seguir alimentando su hermandad con Astillero. Y esta noche junto a la orquesta de cuerdas son los anfitriones del concierto que promete fuerza musical y excelencia artística. 

“La orquesta la armamos nosotros, con músicos mendocinos, violinistas, chelistas y violonchelistas. Y vamos a tocar temas de Fargüest, que no tienen orquesta de cuerdas, pero hicimos unos arreglos para la ocasión”, comenta Elbi Olalla pianista del grupo. 

Luego de su exitosa presentación en Buenos Aires y otras provincias, Altertango continúa promocionando su álbum editado en 2013. Composiciones propias que muestran un costado melancólico y sentido dentro del estilo que cultivan. “Todavía nos quedan fechas en Chile, Brasil y otras fechas pendientes para el año que viene. Un disco sin muchas concesiones, bastante tristón, pero que tiene mucha fuerza y con bastantes particularidades”. 

Con quince años de trabajo, el conjunto mendocino logró captar un público joven que busca otros fisuras dentro de la música popular. Además el compromiso y la entrega al género, son parte del sello distintivo de la generación de artistas con la que se identifican.

“El público que nos va a ver a nosotros no necesariamente le gusta el tango, y Astillero le sucede lo mismo. Abarcamos un público que anteriormente no venía de ese palo, pero se siente atraído por la  intensidad de las propuestas, con tinte dramático, en épocas donde los sentimientos no están en el primer plano del hecho artístico. Hace 15 años que se viene gestando esta corriente de propuestas distintas pero tratando de llegar a la gente y estar a la altura de la época. Somos una generación que milita la creación en el tango, la renovación. Creo que estamos trazando una línea dentro de la historia de la música nacional y de alguna manera es una causa que nos provoca el mismo entusiasmo y estamos todos hermanados”.

La ficha

Festival “Tango por los Caminos del Vino”.

Astillero y Altertango con orquesta de cuerdas

Orquesta: Lucas Altamore, Fito Reynals, Laura Dana, Carmen Nicotra, Mauro Marquet, Yanet Gerico, Ailen Funes, Lucila Olguín, Sonia Elías, Quino Gutiérrez Guiñazú, Alejandro Fiore, Valentina Piedrafita, Vichi Palero, Gabriela Guembe, Noelia Pavez, Matías Longo, Lele Bengolea y Agustina Guillen.

Día y hora: hoy a las 21.

Lugar: teatro Independencia (Chile y Espejo).

Entrada: $ 20, en boletería del teatro, Ministerio de Cultura y centros de canje en los distintos departamentos.