Sociedad Miércoles, 21 de diciembre de 2016 | Edición impresa

Señalan que el desarrollo del ciclismo urbano está estancado

Desde la Asociación de Ciclistas Urbanos de Mendoza elaboraron un balance anual en el que llaman la atención por el levantamiento de la ciclovía de Juan B. Justo, la falta de estacionamiento e inseguridad, entre otros aspectos.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

La bicicleta llegó a Mendoza para quedarse por ser un medio de transporte económico y ecológico. No en vano desde hace varios años se han llevado adelante grandes esfuerzos municipales para comenzar a adaptar la ciudad a las dos ruedas y así descomprimir el tráfico vehicular.

Vías pensadas para bicicletas, programas de préstamo, eventos de incentivo, son algunas acciones que se han concretado. Sin embargo, desde la Asociación de Ciclistas Urbanos de Mendoza (ACUM) quienes trabajan a través del programa Pro Bici, concluyen en un balance anual que durante 2016 este crecimiento llegó a una situación de estancamiento y hasta incluso de retroceso. 

Desde la organización presidida por Lucas Burgos, diferencian las ciclovías con fines recreativos de aquellas con estándares de ciclismo urbano que son las que buscan fomentar.

“De los 44 kilómetros de ciclovías y bicisendas generados en el Gran Mendoza en estos años, 34 km (77%) pertenecen a vías recreativas. Apenas contamos con 8,3 km (23%) de ciclovías planificadas con un claro criterio de movilidad y ciclismo urbano”, detallaron en el texto que elaboraron.

Para ellos se trata de un número muy bajo que en este año en lugar de aumentar disminuyó con la desaparición de la ciclovía de calle Juan B. Justo a principios de este mes. 

“Hacemos una diferenciación porque no se termina de plasmar el concepto de ciclovía en la calle, con una buena extensión, que permita conectar diferentes puntos, para los desplazamientos cotidianos que se hacen en otros vehículos”, subrayó Burgos.

En su lugar- señaló- sigue primando ese concepto de la bici como medio recreativo, para hacer ejercicio o pasear. “Está bueno que se use para todo, pero hay que sincerarse a nivel tránsito y concentrar los esfuerzos para que se convierta en una alternativa cotidiana”, remarcó el responsable.

Por otro lado, Burgos aseguró que la ciclovía de Juan B. Justo cumplía con los criterios de ciclismo urbano, ya que a pesar de su corta distancia, estaba ubicada en un lugar estratégico que contemplaba conexiones con el Metrotranvía y otras calles principales.

“Vemos que en vez de crear se destruye, lo que habla de un claro retroceso de las políticas públicas”, expuso y añadió que si bien la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza asevera que se trata de una mudanza a la calle Avellaneda, esto tardará varios meses y por estos días hay ciclistas que la siguen utilizando porque no tienen otra alternativa.

Robos reiterados

Otro problema que aqueja a los ciclistas urbanos son los reiterados robos de bicicletas, lo cual se destaca en el informe de ACUM.

“Hemos tenido un año de muchos robos. Durante la primera mitad del año en la ciclovía de Godoy Cruz en la modalidad de asalto, los que pudieron neutralizarse con presencia policial”, explicó Burgos quien resaltó la iniciativa exitosa que se tomó.

La segunda mitad, tal como precisó, los hechos delictivos se trasladaron a Capital con modalidad de corte de cadenas.

“Esta situación obedece a dos realidades: una del usuario que no usa candados de seguridad y opta por lingas de mínima seguridad y otra por la ausencia de estacionamientos de bicicletas”, detalló el titular de ACUM.

Con respecto a este segundo punto, Burgos resaltó la necesidad de instalar estacionamientos públicos y de hacer cumplir una ordenanza de la Municipalidad de Capital que obliga a las playas de estacionamiento a ofrecer estacionamiento de bicicletas.

Burgos recordó además que a mediados de año se llevó adelante un concurso de diseño de bicicleteros que nunca se distribuyeron en las calles.

Por otra parte, señaló a los privados como un actor importante que puede jugar a favor del desarrollo de la bici. “Por ejemplo, en la universidad Champagnat ofrecen estacionamiento para bicicletas con cadena de seguridad y candado provisto por el personal de seguridad”, contó. Según su visión, la responsabilidad de fomentar la bici no es sólo del Estado.

“Nuestra sencilla intención con este informe es dejar un antecedente, un panorama de situación que pueda ser tenida en cuenta por nuestras autoridades, pero también por toda las personas y empresas”, manifestó.

Explicación municipal

Desde la comuna capitalina Mario Isgró, secretario de Planificación, Infraestructura y Ambiente, defendió la decisión tomada en la ciclovía de Juan B. Justo.

“Fue un proyecto que quizás haya estado en un contexto de recorrido de ciclovías pero finalmente no unía puntos estratégicos de la ciudad”, dijo el experto quien añadió que el espacio que quedaba para vehículos era muy reducido lo que generaba accidentes y hasta peligro para los ciclistas.

Además recalcó que en la actualidad cuentan con un proyecto de ciclovías integradas en la que la de Juan B. Justo se traslada a Nicolás Avellaneda.

“En 10 días vamos a estar largando la obra de la ciclovía calle Belgrano y conexión con Nicolás Avellaneda”, adelantó el funcionario y remarcó que esa red se conectará al sur con Godoy Cruz. “La idea es que no hayan tramos sin conexión de zonas y también con otros departamentos, ya que además de Godoy Cruz estamos haciendo lo propio con Guaymallén y Las Heras”, aseguró. 

Desde Godoy Cruz adelantaron que el 20 de enero arrancan las obras para concretar lo que reconocen como la primera ciclovía “real” en Carola Lorenzini, es decir, con parámetros de ciclismo urbano.

“La denominamos así porque tiene espacio diferenciado para bicis y peatones, en las otras tenemos carriles donde conviven ambos”, precisó Diego Coronel, de Ambiente de la comuna. La obra está dividida en etapas y tendrá casi 5 km.

Con respecto a la falta de estacionamiento en la ciudad, Javier Passera, responsable del programa de En La Bici de Capital, reconoció que se encuentran en deuda.

“El principal escollo que tuvimos para aplicar el bicicletero ganador del concurso que se llevó adelante a mitad de año fue que el fabricante dijo que era inviable”, explicó el funcionario. Con esta respuesta se le pidió un rediseño al ganador, pero tampoco resultó conveniente llevarlo a la práctica.

“Finalmente se desestimó, pero eso fue lo que nos demoró”, se defendió Passera quien adelantó que por estos días se está terminando de definir una licitación para finalmente colocar los bicicleteros. “Tenemos 25 puntos marcados en el microcentros, en espacios públicos, plazas y varios pedidos de comerciantes”, apuntó.

En relación a las playas de estacionamiento precisó que si bien hay una ordenanza aprobada para que reciban bicicletas, todavía no está reglamentada. “Nos vamos a reunir con la cámara que nuclea a los estacioneros porque queremos consensuar con ellos y que todos reciban las bicis”, señaló.

En tanto desde Godoy Cruz primero comenzarán a colocar estacionamientos de bicis para el personal municipal a quienes se los incentiva para que elijan este medio de transporte. “En un futuro lo extenderemos a todos pero tenemos hacer sinergia y ponerlos en lugares donde podamos tener control para poder ofrecerle seguridad a los ciclistas”, cerró Diego Coronel.

Experiencias personales

Eliana Assuma es una de las mendocinas afectadas por el robo de bicicletas. La joven, quien solía llegar hasta el trabajo en este medio de transporte, decidió dejar de hacerlo luego de sufrir 5 robos de bicis en 8 años. “Nunca me asaltaron a mí, pero donde las estacionaba con cadena me la sustraían”, contó con cierta tristeza.

Ahora ella elije el micro y deja este medio para el fin de semana. “Faltan estacionamientos seguros”, remarcó. Ella se mostró a favor de la retirada de la ciclovía de Juan B. Justo. “Estuvo mal hecha desde un principio, producía más inconvenientes en el tránsito que los beneficios para los ciclistas”, manifestó. 

Por su parte, Alfredo Vega, elige la bicicleta diariamente para ir a su trabajo ya que puede dejarla al cuidado de los guardias de seguridad de la empresa. “No es sencillo porque tengo que atravesar zonas con ciclovía y otras donde no hay y los autos te respetan muy poco”, se lamentó.

Por otra parte remarcó que al elegir este medio se ahorra un gran porcentaje de su salario que antes gastaba en auto y en transporte público. Con relación al retiro de la ciclovía de Juan B. Justo se mostró en contra. “De última primero tendrían que haber creado la nueva y luego sacarla porque así perjudican a los ciclistas”, dijo.