Más Deportes Miércoles, 6 de agosto de 2014 | Edición impresa

Regresa el "Fraile"

Luego de una década, el Club Atlético Fray Luis Beltrán vuelve a competir en el torneo doméstico. A las 15.30 recibirá en su estadio a Sportivo Banfield por la primera fecha de la Primera B. Enorme expectativa en un distrito que vuelve a latir su corazón

Por Diego Bautista - dbautista@losandes.com.ar

¡Sí señor! El fútbol de Mendoza recupera un club que supo ser el orgullo de todo un distrito: Fray Luis Beltrán. Cuando el reloj marque las 15.30, el Fraile volverá a sentir ruido de pelota. Como antes, como hace diez años cuando el club jugó su último partido en la Primera B de Liga Mendocina. El 24 de octubre de 2004, en una derrota 0-3 ante Boca de Bermejo por el torneo de Primera B, Beltrán jugó su último encuentro oficial en la Liga Mendocina de fútbol. Después, la década perdida.

La entidad nadó en la intrascendencia y el olvido. Un poco por impericia de conducción y otro tanto por el desinterés de la gente y los funcionarios de turno, durante muchos años la soledad de las instalaciones sólo se llenó con los "viejos" de las bochas y el grupo del truco de la cantina. Era de esperar que el ímpetu de aquellos “fundadores” volviera a plasmarse en este nuevo intento. 

La flamante Comisión Directiva encabezada por Javier Amar prácticamente refundó el club. Primero saneó las finanzas y luego apuntó al resurgimiento deportivo.

Sumó disciplinas (hockey, voley, fútbol femenino, taekwondo, danzas) que fueron dando vida a las instalaciones. Con la decisión de volver a tener fútbol federado, recuperó su espíritu. Actualmente tiene más de 300 chicos divididos en cada una de las disciplinas. Desde febrero compite en las Infantiles de la Liga. Ahora, le llegó el turno al fútbol grande. 

La expectativa es enorme y esta tarde, ante Sportivo Banfield de Perdriel, Gastón Salas, Latara, Labra, Pérez, Marín, Lorenzo, Cagliero, Ortega, Migliori, Alarcón y Navarro comenzarán a dar forma al operativo retorno. Éxitos, Beltrán. En tiempos cuando las instituciones luchan por subsistir, el fútbol de Mendoza celebra haber recuperado a uno de sus hijos pródigos. 

Un poco de historia

En 1931 jugaban aficionados al fútbol para la bodega Alonso en campeonatos de ligas independientes personas como Ventura González, puntero izquierdo que jugó en la primera de Palmira, Porfio Peñaloza, recordado centrodelantero y Eduardo González, centro medio que luego integró el equipo de primera de Andes Talleres. 

Recién el 2 de octubre de 1940, se organizó como club. Un grupo de deportistas se reunieron en la casa del señor José Maulén para dar forma legal a la institución. Fueron los señores Félix Sánchez, Juan Asmet, Jerónimo Montenegro, José Crespo, Benjamín Montenegro, Ángel Lascano, Mario Olguín, José Scanio, Rafael Salinas, Arturo Hidalgo, José Maulén, Ignacio Ibáñez e Ignacio Suárez quienes son los firmantes del acta fundadora que dio origen al club. 

En 1946 la entidad decide su afiliación a la Liga Mendocina de Fútbol y participa en los campeonatos de ascenso y divisiones inferiores. Lo importante, por aquellos años, era intervenir en el fútbol federado y ésa fue, por entonces, su principal preocupación.

Pero la idea, el anhelo cada vez más creciente de jugar en primera división se fue generalizando y, tras esa meta, se fueron canalizando esfuerzos y sacrificios, has que en 1959 se logra el tan ansiado título de campeón de Primera B, el que le dio el ascenso a la máxima categoría por primera vez en su historia. 

Con esa perspectiva se adquirió el terreno para la construcción del estadio actual (Mariano Moreno 516 de Fray Luis Beltrán). Se construyó un moderno estadio en un terreno de 20.000 metros cuadrados totalmente cerrado con blocks, columnas y vigas, y una gran tribuna de cemento armado con capacidad para 4.000 personas cómodamente sentadas que lleva el nombre del ex presidente Rafael Alonso.

El duro trabajo y el sacrificio de los vecinos que todos los días se reunían en el club a trabajar, otros aportando sus vehículos o carros, permitieron la construcción del estadio, además del generoso aporte de bolsas de cemento del resto de los vecinos de la villa, con la aclaración de que en aquel tiempo era muy difícil el acceso económico a este tipo de material

La escritura de este terreno se realizó el 2 de agosto de 1955, con el aporte de Alfredo y José Castelló y Juan Miras por el pago total del terreno. La primera parte se pagó con la venta del terreno de Carril Nacional y Cervantes (ex Bodega Foix) donde funcionó hasta 1955 la anterior cancha.

La primera cancha, allá por los años 30, estuvo en calle Sarmiento, entre Juan B. Justo y Alberdi, pero no tenía las medidas reglamentarias para la práctica de fútbol y entonces se produjo la mudanza a calle Nazar y Carril Viejo, para luego alquilar parte del terreno actual donde se encuentra el estadio, por 2 años. Posteriormente, compró un terreno ubicado en Cervantes y Carril Nacional, donde se encontraba la bodega Foix hasta que en 1955 se compró el actual terreno al señor Epis. 

Originalmente la camiseta del club tenía los colores del Club River Plate de Buenos Aires, pero en  1957 se cambia a los colores actuales: rojo, verde y blanco. 

El 3 de abril de 1960 se bendijo oficialmente el estadio, cuya obra estuvo a cargo de la siguiente comisión directiva: Mustafá Chalabe, Esteban Arnera e Ignacio Santos, y quien dirigió la obra fue Jorge Blanco (p). 

El consejero en la Liga Mendocina de fútbol era el Doctor Ventura González, y fueron presidentes desde 1940 los señores Rafael Salinas, Marcelino Fernández, Dr. Ventura González, Leonardo Irisarri, Fernando Santos, Ernesto Castelló, José María Rodríguez, Ignacio Ibáñez, Ignacio Santos, Rafael Alonso, Felipe Asmet, Pedro Cura Badín, Irineo Smargiassi, Humberto Zingaretti, Omar Masutti, Roberto Trillo, Néstor Labiano, Carlos Musso y Javier Amar.