Economía Viernes, 25 de diciembre de 2015

La Fundación Mediterránea prevé que la inflación "se acelere en el corto plazo"

La devaluación, la quita de retenciones a las exportaciones y el ajuste de tarifas afectarán los precios, según un informe de economistas.

Por DyN

La inflación probablemente "se acelere en el corto plazo" como consecuencia de la importante devaluación del peso, una eventual suba tarifaria, la baja en las retenciones, y la eliminación de las restricciones a las exportaciones, prevé un informe de la Fundación Mediterránea.

"La inflación en el mes de diciembre y durante los primeros meses del 2016 seguramente va a situarse en niveles superiores al de los últimos meses (2 por ciento mensual)", proyectó.

El informe planteó que "más allá de este impacto inicial, su dinámica posterior habrá de depender fuertemente de los siguientes dos factores".

El primero de ellos, especificar y cumplir un programa fiscal y monetario que muestre cómo los actuales desequilibrios fiscales van a ir reduciéndose en el tiempo".

"Este punto es fundamental para que la economía comience a tener un ancla de las expectativas inflacionarias y así poder guiar las negociaciones de las futuras paritarias", afirmó.

Piden especificar y cumplir un programa fiscal y monetario que muestre "cómo los actuales desequilibrios fiscales van a ir reduciéndose en el tiempo"

Por otro, aludió a "lograr acceder a los mercados de crédito (previo acuerdo con Holdouts), para reducir tanto el financiamiento monetario del déficit fiscal como el proceso inflacionario derivado de este último".

"Claramente estos dos factores no son de implementación automática pero mientras más rápido se avance en ellos, antes podrá frenarse el repunte inflacionario de los primeros meses, así como iniciarse la recuperación del nivel de actividad", señaló.

Según el análisis, un escenario optimista para alcanzar estos objetivos "podría ser el segundo trimestre del 2016".

"Hacia el segundo semestre del 2016, los mercados de crédito podrían estar abiertos y el gobierno debería poder empezar a sustituir la emisión monetaria por los mercados de capitales en la forma de financiar su déficit fiscal", evaluó. En esta etapa, sostuvo que las exportaciones deberían comenzar a repuntar como consecuencia de la mejora en sus precios relativos internos y el país podría comenzar a recibir un mayor flujo de fondos externos mejorando los indicadores de inversión. "De esta forma, la economía comenzaría a crecer nuevamente y la inflación a reducirse junto con las tasas de interés".

El informe explicó que una economía que crece impulsada por las inversiones y las exportaciones permitirían expandir nuevamente el nivel de empleo que junto con el descenso de la tasa de inflación y de las tasas de interés terminarían también empujando una recuperación en los niveles de consumo.

Según su visión, para iniciar esta última etapa "claramente quedan muchas cosas y bastante difíciles por hacer" y advirtió que "los riesgos sin duda son múltiples tanto del contexto externo (fortalecimiento del dólar, aumento del riesgo emergente, debilidad en el precio de commodities, desaceleración de países emergentes, Brasil con serios problemas) como interno (futuras paritarias, dinámica del ajuste tarifario, excedente de pesos y financiamiento del déficit fiscal, alta presión tributaria, etc.)". No obstante, la consultora juzgó que las primeras medidas tomadas por el nuevo equipo económico conducido por Alfonso Prat Gay "han ido claramente en la dirección correcta y su resultado por ahora ha sido más que satisfactorio".