Política Domingo, 28 de julio de 2013 | Edición impresa

Los precandidatos de centro derecha se definen

En esta segunda entrega, se suman las opiniones de los postulantes demócratas (Luis Rosales, Carlos Aguinaga y Eduardo Difonso) y del peronista disidente, Daniel Cassia.

Por Gabriela Valdés - Especial para Los Andes
Votando leyes para Mauricio Macri o para Adolfo Rodríguez Saá como presidentes es el escenario ideal que imaginan los precandidatos entrevistados en esta ocasión en la previa de las Primarias: Luis Rosales (PD), Carlos Aguinaga (PD) y Daniel Cassia (Compromiso Federal). Eduardo Difonso (PD), en cambio, imagina un candidato ideal que aún no se corporiza, pero lo hará para 2015.
 
La elección de una figura presidencial que sintetice su ideal de país es una de las formas de poner en blanco sobre negro las ideas de estos competidores por una banca en el Congreso de la Nación, tres de los cuales dirimen su propia interna partidaria en estos comicios previos a octubre.

Rosales, Aguinaga y Difonso (en las primarias compiten por ser el candidato del PD en octubre) dicen usar una brocha muy distinta dentro de la paleta del PD, pero no son tan diferentes los colores con el que pintan su estampa: los tres creen que hay que acabar con el kirchnerismo; los tres, con muy sutiles matices, tildan de populista o de tramposo el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner; los tres coinciden con todo el arco opositor en que existe un fin de ciclo iniciado por Néstor Kirchner en 2003.

Cassia considera, en este punto, que el kirchnerismo es una falsa opción de tinte izquierdista que sólo busca la acumulación de poder, niega que sea un "peronismo mejorado" y cree que el Pro es una buena opción para cobijar peronistas.

Los cuatro pre candidatos rescatan como positiva la Asignación Universal por Hijo, una medida de asistencia social contra la cual muy pocos políticos -entre ellos Francisco de Narváez y el mendocino Ernesto Sanz- han puesto reparos, aunque no mencionan entre las leyes a favor del kirchnerismo la estatización de las AFJP, que permite el financiamiento de esos planes.

En la lista de lo criticable al gobierno enumeraron: la prórroga de la emergencia económica y el blanqueo de capitales a través de los Cedin (Difonso), la inflación (Aguinaga), el porcentaje de coparticipación a las provincias (Cassia). Rosales no puntualizó una medida en concreto, sino que dijo que no está de acuerdo "con la mayoría" de las acciones de gobierno implementadas desde 2003 a esta parte.

Para torcer el brazo al oficialismo en las urnas, Rosales cita a Henrique Capriles (opositor a Hugo Chávez) como inspirador de su modelo opositor y admite que no tendría reparo en aliarse con cualquiera que se oponga al kirchnerismo. Aguinaga cree que la forma de revertir los ininterrumpidos triunfos kirchneristas es un Congreso opositor.

Difonso postula que el kirchnerismo caerá por su propio peso porque, según interpreta, cansó a la ciudadanía, y Cassia asegura que la única chance es "dar un debate ideológico" porque, desde su óptica, el kirchnerismo suma adeptos con posturas de centro izquierda a las que calificó de "barniz".