Sociedad Viernes, 22 de enero de 2016 | Edición impresa

Notocolossus: el gigante mendocino que asombra al mundo

Fósiles de uno de los dinosaurios más grandes que alguna vez pisaron la Tierra fueron hallados en Malargüe por un equipo de paleontólogos. Explican que es clave para entender cómo estas criaturas podían soportar su enorme peso.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Un equipo de investigadores comandados por el paleontólogo mendocino Bernardo González Riga descubrió una nueva especie que se encuentra entre los dinosaurios más grandes conocidos por la ciencia.

El hallazgo fue realizado en Malargüe y el animal prehistórico fue denominado Notocolossus gonzalezparejasi. Esta nueva criatura proporciona una información “clave” sobre la anatomía de la extremidad trasera de los titanosaurios gigantes, los cuales son considerados generalmente como los animales terrestres más grandes que han existido. 

Notocolossus fue descrito a partir de huesos fósiles pertenecientes a la espalda, cola, pata delantera y pelvis, sumando además un pie posterior completo. El artículo que describe este descubrimiento apareció esta semana en Scientific Reports, una revista de libre acceso de los editores de Nature.

“Es un avance muy importante que ha recibido muy buenas críticas de los colegas del exterior, los cuales suelen ser muy duros con ellas”, dijo González Riga a Los Andes, añadiendo que se trata de un estudio “muy importante”. 

“Nos interesa que sea tomado con detalle y seriedad este descubrimiento porque es muy importante para la ciencia argentina, que no tiene los mismos recursos que en otros lugares. Nos costó llegar a este resultado y es muy bueno lograr esta recepción”, dijo el investigador, que es profesor de la UNCuyo e investigador del Conicet. 

El hallazgo
El nombre, Notocolossus gonzalezparejasi, remite al “Coloso del Sur” y a Jorge González Parejas, un abogado de Mendoza que ha hecho contribuciones significativas para la protección del patrimonio paleontológico. Además, los huesos del Notocolossus, de la familia de los Titanosaurios, fueron hallados en el sur de la provincia de Mendoza en rocas de fines del Período Cretácico, cuya antigüedad se estima en 86 millones años. Otros dinosaurios de esta familia son el Argentinosaurus (expuesto hoy en Nueva York) y el Puertasaurus, también hallados en nuestro país. 

Del hallazgo, además de González Riga (director del proyecto), participaron el paleontólogo norteamericano Matt Lamanna (del Museo Carnegie de Historia Natural de Pittsburgh, Estados Unidos), y otros tres paleontólogos argentinos: Leonardo Ortiz David y Juan Coria (del Conicet-Ianigla y el Laboratorio de Dinosaurios de la UNCUYO), y Jorge Calvo (del Centro Paleontológico Lago Barreales de la Universidad Nacional del Comahue, Neuquén).

Según González Riga, director del laboratorio de Dinosaurios de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCuyo, los titanosaurios gigantes fueron las criaturas terrestres más pesadas que han existido, cuyas extremidades traseras son fundamentales para conocer su tipo de locomoción y modo de soportar el peso, que hasta el momento no eran completamente conocidas. “Ahora tenemos nuevas evidencias que ayudan a resolver parte de este misterio”, comentó el especialista.

De los más pesados
Según las evidencias halladas en el Notocolossus, se estima que el animal fue uno de los más pesados que haya caminado por la Tierra. Aunque el carácter incompleto de su esqueleto impide realizar estimaciones precisas de su tamaño, su húmero (hueso del brazo) tiene 1,76 metros de longitud, siendo más largo que el de cualquier otro titanosaurio conocido, incluyendo los gigantes Dreadnoughtus, Futalognkosaurus y Paralititan. 

Los científicos consideran que las proporciones corporales del Notocolossus son comparables a las de los titanosaurios mejor preservados y que tenía alrededor de 25 a 28 metros de largo y pesaba entre 40 y 60 toneladas, es decir entre 9 y 13 elefantes juntos. 

Por otra parte, el enorme tamaño alcanzado por los saurópodos gigantes (herbívoros con largo cuello y cola) ha generado interés para la biología, ya que el Notocolossus es el primer titanosaurio verdaderamente gigante que ha preservado uno de sus pies en forma completa. Curiosamente, sus pies muestran características anatómicas diferentes a las de otras especies, tales como metatarsos y falanges excepcionalmente cortas y robustas; y presentan un reducido número de falanges, menor que la de otros saurópodos. 

“Ahora que tenemos todo el pie de un titanosaurio gigante, podemos aprender más acerca de cómo estos dinosaurios fueron capaces de soportar más peso que cualquier otro animal terrestre en la historia de la vida”, señaló González Riga. “Argentina era verdaderamente la tierra de los gigantes durante el Cretácico y Notocolossus nos da nuevas evidencias de cómo estos gigantes alcanzaron tamaños colosales”, cerró el paleontólogo que lideró el descubrimiento en Malargüe.

Siete años de investigación

Según González Riga, la tarea de investigación desde el hallazgo de los fósiles del Notocolossus hasta la publicación de los resultados en la prestigiosa revista Scientific Reports demandó alrededor de 7 años de intenso trabajo. 

El proceso de descubrimiento, según explicó, no es rápido. Cuando se produce un hallazgo, no siempre está claro con lo que se encuentra. Para ello, primero se realiza un análisis de las piezas y cuando se determina que se ha hecho un descubrimiento, se lo compara con otros realizados en el mundo. 

“Luego viene la etapa en la que uno se plantea cómo comunicar el hallazgo. Escribir este trabajo demandó 2 años, a lo que debe sumársele el hecho de que fue observado por cinco especialistas que hicieron sus aportes o comentarios. Es un ida y vuelta que lleva su tiempo. No es asombroso que se demore en ser publicado”, aseguró González Riga.