Más Deportes Martes, 18 de junio de 2013 | Edición impresa

Miguel Converti, "El Cholo”

“El Cholo” Converti y su vida dedicada al fútbol.

Por Producción: Carlos Campana - Textos: José Félix Suárez - Ilustración: Guillermo Iragorre
A los 85 años de edad, cumplidos el 5 de febrero pasado (05-02-28), Miguel Converti mantiene vivo el fuego sagrado del fútbol que después de su familia ha sido el gran amor de su vida como jugador y entrenador.
 
Encendida pasión que todavía se prolonga como padrino del Club Sportivo Banfield, de Perdriel, Luján de Cuyo, la joven entidad que preside uno de sus más apreciados amigos, Carlos Ramón Montagnoli, que esta temporada participa por primera vez en el campeonato oficial de Primera división de la Liga Mendocina.

El “Cholo” es un ciudadano ilustre del más popular de los deportes, mendocino por adopción desde aquel lejano 1959, cuando llegó para quedarse definitivamente, singular personaje, único e incomparable, futbolísticamente hijo del Club Atlético Banfield de Buenos Aires, la entidad que desde la misma cuna se le grabó para siempre en el alma y en la  que transcurrió los mejores momentos de su exitosa y prolongada trayectoria.

Se lo considera el mejor puntero derecho del historial banfileño e integra como titular la selección ideal formada para el centenario de la institución (1896-1996): Ediberto Righi; Osvaldo Ferretti y Luis Bagnato; Javier Zanetti, Eliseo Mouriño y Héctor D’Angelo; Miguel Converti, Luis Maidana, Juan Taverna, Rafael Sanz y Roberto Zárate.

En el mismo libro de los 100 años, un magnífico trabajo editorial, se lo nombra a la par del gran capitán, Eliseo Víctor Mouriño, como los máximos ídolos de todos los tiempos. Desde el 29 de setiembre de 2012 es el presidente honorario de las peñas y filiales del club del “Taladro” de todo el país y viaja a Buenos Aires especialmente invitado dos o tres veces al año para participar en conferencias, reuniones y agasajos que son organizados por el Círculo de Socios Vitalicios para homenajear a otras viejas glorias, como los campeones del 2009.

Es por otra parte el último símbolo viviente de aquel inolvidable equipo de Banfield, que luego de mantener un invicto como local de 49 partidos entre 1949-1951, participó ese último año en las dos recordadas finales frente al Racing Club de Avellaneda (0-0 y 0-1) para definir el título de campeón anual.

El “Cholo” evoca emocionado aquella histórica formación que estuvo a un paso de ser el primer equipo chico campeón del fútbol argentino: Graneros;  Ferretti y Bagnato; Capparelli, Mouriño y D’Angelo; Converti, Sánchez, Albella, Moreno y Huarte. Comenta que si esa temporada hubieran tenido a Grisetti en el arco -transferido a Racing- y a Tito Pizzuti en la ofensiva, porque se perdieron 20 a 25 goles (había pasado a River) hubieran obtenido el campeonato.

En su hogar en Dorrego, Guaymallén, que comparte con su esposa Lilia de la Rosa, don Miguel guarda en tres grandes cajas cientos de fotos y recortes de diarios y revistas que son el testimonio de sus logros y triunfos con su inseparable amiga, la pelota.

Ídolo del Sur

Converti nació en la calle Malavia al 920, de Banfield, y es el menor de cuatro hermanos: Miguel, Roberto, Eduardo y la Ñata. Como el papá Pedro, que nunca lo vio jugar en Primera murió a los 47 años, él lo reemplazó en el ferrocarril como oficial tornero porque en esa época de la administración de los ingleses el hijo mayor debía reemplazar al padre fallecido. “Mi mamá Vicenta nos crió a todos con igual amor porque mi vieja era una santa” asegura el “Cholo”.

Cuenta que cuando tenía 16 años trabajaba en una carnicería porque su tío José, hermano del padre, era carnicero y él  hacía el reparto en bicicleta. Además jugaba en Columbia, un equipo del barrio con otros jóvenes, como Grillo y Otero.
 
Cuando entró al ferrocarril empezó a jugar de insider derecho, en un campeonato ferroviario de Remedios Escalada, donde lo vieron jugar el presidente de Banfield y el técnico, que era Renato Cesarini, quien le pidió al dirigente que lo hiciera firmar de inmediato. Después de ocho años en el semillero, en el ‘47 se incorporó a la Cuarta “B”, mientras que el Cabezón Pizzuti, con quién forjaría una gran amistad, lo hacía en la Cuarta “A”, hasta que ambos fueron promovidos a la Primera, cuando se produjo la huelga de los profesionales en 1948.

Converti pasó entonces a jugar de número 7, aunque como escribió Julio César Pasquato (Juvenal) en El Gráfico, fue el primer puntero ventilador del fútbol argentino, porque se tiraba atrás, organizaba jugadas y asistía a sus compañeros de la ofensiva. Su debut en la Primera fue curiosamente en un 2 a 2 frente a Racing ,el 24 de abril de 1949, en la  fecha inicial de ese campeonato, oportunidad en que marcó un gol, ahora con Emilio Baldonedo como entrenador.

En 1950 fue convocado por el técnico Guillermo Stábile a la Preselección argentina junto a Pedro Dellacha, José García Pérez, Palito Balay, Cacho Giménez y los wines Vernazza, de River, y Micheli, de Independiente, entre otros,  cuando el “Atómico” Boyé anunciaba desde Italia su regreso al país para jugar en Racing. Sin embargo la Argentina no participó en el Mundial de ese año en Brasil y tampoco en el de 1954, por lo que el “Cholo” nunca tuvo una chance mundialista. En esos tiempos encaró varios negocios particulares, entre ellos: Aceitera “El Cholo”, Camisería “El Cholo” y Rotisería y Fiambrería “El Cholo”.

Esa visión comercial le permitió tiempo después administrar en Mendoza cuatro galleterías y un minimarket en Luján de Cuyo. “Son locuras del Cholo Converti” fue el mensaje publicitario cuando inauguró Milgran (iniciales del nombre de sus hijos Miguel y Graciela) su primer fábrica de galletitas.

Después de Banfield, su campaña continuó en Fluminense de Brasil (55-56) hasta con goles inolvidables en el famoso Maracaná, donde formó el ala derecha con el célebre Telé Santana, y donde recibió el apodo de “El Che”. En 1957 regresó al país para jugar en aquel Rosario Central de Bertoldi, Biagioli, Cardozo, Álvarez, Minni, Larrosa, Mottura, el Gitano Juárez, Castro y Giménez.

El técnico

Con apenas 28 años inició en Almirante Brown de Isidro Casanova su carrera de exitoso entrenador, que continuó en Temperley (1958), donde entre otros dirigió a Vicente Bonavena y a su amigo Hardan Curi, al que luego trajo a Mendoza. Cuando en 1959 el doctor José Saba, “el médico rural” como se lo conocía, fue a la AFA en busca de jugadores para Gimnasia y Esgrima, se encontró con el nombre de Miguel Converti en la nómina de los libres, al que convenció e hizo viajar.
 
Lo notable es que firmó para el Lobo como jugador pero también se hizo cargo de la Cuarta y la Cuarta especial, en razón de la buena propuesta económica que recibió. El “Cholo” conocía Mendoza desde 1951, cuando en la fecha libre de Banfield acompañó a su amigo, el piloto Eusebio Marcilla, que participó en la Viñas y Sierras de ese año, oportunidad en que fue entrevistado por Hugo Maggi, que trabajaba en LV10. Vino por segunda vez para la Feria de las Américas de 1954 con la Selección de Provincia.

En el club del parque hizo historia en aquella recordada delantera de Converti, Legrotaglie, Curi, Montes de Oca  y Ledesma. Como técnico de primera empezó en Atlético Palmira en 1962 donde incorporó a Sergio Vázquez, Montero y Morgavi recomendados por Ernesto Duchini y en 1964 en un hecho sin antecedente  dirigió dos equipos en la misma temporada: Huracán Las Heras en la “A” al que salvó del descenso y clasificó sub-campeón tras dos finales con Gimnasia y Esgrima y a Andes Talleres en  la “B” al que sacó campeón y subió de categoría con Herminio Bracamonte como ayudante de campo, otro hijo pródigo como entrenador al igual que Alberto Isaías Garro, que fue el número uno, su preferido, que en 1985 lo acompañó en la DT de Banfield.
 
El “Cholo” sacó campeón a Godoy Cruz en 1968, a Independiente Rivadavia en 1970 y 1972 con una gran campaña en el Nacional del ‘73, dirigió a Unión de Santa Fe en 1965, Gimnasia y Esgrima y al Atlético Argentino en recordadas campañas. En 1979 subió nuevamente con los Azulgranas, a los que dirigió en el recordado triunfo sobre el Milán de Italia 3 a 2 y en varias oportunidades a la Selección de Mendoza en el Campeonato Argentino.