Fincas Sábado, 17 de diciembre de 2016 | Edición impresa

Marcelo Montoya, presidente de Coprosamen: “Mendoza tiene gran potencial ganadero"

El productor ganadero de Santa Rosa dialoga sobre la creación de la fundación y el estado actual de la actividad.

Por Redacción LA

¿Cuál fue el motivo de la creación de la Fundación Coprosamen?

Nuestra Fundación, como tantas otras en el país, nace en 1996 con el propósito de ejecutar un programa de vacunación coordinado con el fin de erradicar la fiebre aftosa de los rodeos bovinos de Mendoza, tarea  que cumplió y cumple eficientemente durante todos estos años.

Solo hubo focos de aftosa en nuestra provincia cuando el gobierno nacional -con una decisión más política que sanitaria- decidió dejar de vacunar para que el país pudiera obtener el estatus superior de “Libre de Aftosa sin Vacunación”, que le permitiera acceder a mercados de carne bovina más exigentes, aún cuando las condiciones no estaban dadas en ese momento por no tener un buen control de fronteras. Y como los virus no entienden de políticas humanas, en poco tiempo volvió a resurgir la enfermedad.

Ya retomado el control sanitario de este flagelo mediante el retorno  de la vacunación antiaftosa, se aprovechó la estructura que posee la Fundación Coprosamen en todo el territorio mendocino.  

A esto se suma su condición de ONG sin fines de lucro, reconocida por el Senasa (máximo organismo sanitario a nivel país) como único Ente Sanitario Provincial, integrado por todos los sectores productivos ganaderos a través de representantes de productores elegidos democráticamente en todos los departamentos que practican la ganadería. 

La Fundación cuenta además con otros dos representantes del Gobierno Provincial, un representante del Colegio Médico Veterinario y un representante de la Agricultura Familiar, organismo que depende del Ministerio de Agricultura de la Nación.

A partir del año 2.002, la Fundación ha ido realizando distintos convenios con la provincia, relativos a temas tanto sanitarios como productivos, en busca de mejorar la sanidad y la productividad de la ganadería mendocina. 

¿En qué consisten estos convenios?

Son variados. Por ejemplo, el control de productos y subproductos de origen animal se comenzó a aplicar en 2.001. Desde aquel momento la Fundación provee de personal idóneo y logística para que la Dirección de Ganadería de la provincia controle que dichos productos -principalmente carne bovina, pollos y lácteos- sean aptos para consumo.

En la actualidad se sigue, aunque con menor injerencia, pues la Dirección de Ganadería ha incrementado la cantidad de profesionales que realizan esos controles. Desde el año 2003 también administra y ejecuta, con fondos de la Dirección de Ganadería, el Plan de Selección de Vientres y Plan Toro, cuya finalidad es mejorar la eficiencia reproductiva de los rodeos bovinos de la provincia. 

Los productores acceden voluntariamente a estos planes, eligen su profesional veterinario y de acuerdo a sus características lo llevan adelante. Si el productor es pequeño lo realiza sin costo alguno para él y en el caso de productores más grandes, el costo de los planes es cubierto parcialmente.

También se coordina y ejecuta  desde hace ya 10 años, mediante la contratación de médicos veterinarios privados, la vacunación antibrucélica en caprinos, con muy buenos resultados en la disminución de la enfermedad. En estos momentos están en vías de concretarse dos planes más: el Plan de Mejoramiento Genético, que busca mejorar la calidad del rodeo bovino, y el Plan de Destete Precoz, con el objetivo de que los productores -a futuro- apliquen por sí solos esta técnica que mejora los índices reproductivos de los rodeos.

¿Estas acciones son suficientes para la producción ganadera de Mendoza?

No, de ninguna manera. Hay mucho por hacer, Mendoza no tiene una tradición ganadera como otras provincias y a su vez, se practica en ambientes muy difíciles y extensos como el desierto mendocino, con muy poca estructura de caminos, poca cantidad y en algunos casos baja calidad de agua para el consumo del ganado. Otra gran limitante son las comunicaciones, que prácticamente no existen... Esa quizás sea una de las mayores necesidades, estamos en el siglo XXI produciendo con tecnologías e infraestructura del siglo XIX. 

Es impensado que en la era de las comunicaciones podamos sostener por mucho tiempo tanto a productores como a trabajadores viviendo y trabajando en las explotaciones ganaderas incomunicados, sin acceso a energía, telefonía móvil ni Internet. Si se quiere tener en cuenta este tipo de producciones tan alejadas de los centros urbanos, mejorar las comunicaciones es imprescindible.

Otro factor a tener en cuenta es la producción de carnes en la zona bajo riego. Las producciones tradicionales de Mendoza, en su mayoría, han dejado de ser rentables.

Las carnes, sobre todo bovinas, cada día incrementan su valor en el mundo. Con un manejo eficiente se puede producir carne en el bajo riego con buena rentabilidad, con la ventaja adicional de que Mendoza trae de otras provincias la carne que consume. Por lo tanto, todo lo que podamos producir será requerido por el mercado local. Hace falta un ambicioso plan de atracción de inversiones que ocupe y ponga a producir muchas de las tierras ociosas o subocupadas que la provincia posee.

¿Cómo es la relación con el gobierno mendocino?

En general es buena; entienden el potencial que tiene la ganadería. 

En algunos momentos con la otra administración tuvimos problemas de retraso en el envío de los fondos, que complicaba la ejecución de los planes. Con esta administración hubo al principio retrasos en la firma de los convenios, lo que hizo que llegáramos en algunos casos no con la suficiente eficiencia con las acciones y por otro, provocó desequilibrios financieros. Creemos que en el 2017 se normalizará.

Nuestra Fundación no es una entidad gremial empresaria, no perseguimos fines de lucro, ni políticos. Somos parte de una actividad en la cual creemos; por eso estamos aquí eventualmente, continuando con la posta de otras personas que, como nosotros, tenían la visión de que Mendoza tiene un gran potencial ganadero.

Consejo administración

Delegado Santa Rosa: Marcelo  Montoya (presidente)
Delegado General Alvear: Jorge Beltramone (vicepresidente)
Delegado San Carlos: Zulema Morales (secretaria)
Delegado Zona Norte: Gustavo Guerrero (tesorero)
Delegado La Paz: Alberto Ogas 
Delegado Lavalle: José Oviedo
Delegado San Martín: Darío Vergara
Delegado San Rafael: Marcos Gianoncelli
Tupungato: Ángel Vargas
Tunuyán: Ángel Martínez
Rivadavia: Emiliano Carbonero
Malargüe: José Gutiérrez
Delegado Mesa Caprina: Luis Pérez
Representante Subsec. de Agric. y Ganadería: Lic. Orlando Di Giuseppe
Dirección de Ganadería: Dr. Néstor Guizzardi
Colegio Médico Veterinario: Dr. Federico Correa.