Escribe el Lector Lunes, 15 de junio de 2015 | Edición impresa

Lo que debemos saber sobre las Malvinas

“Latinoamérica es la reserva del mundo. Debemos mantenernos unidos, caso contrario, de a uno nos comerán a todos”. Juan Domingo Perón

De hecho, la frase incluía las Islas. Con seguridad que todos los latinoamericanos pensamos lo mismo. Por la seguridad del Continente, es imprescindible que estos países sigan apoyando el reclamo argentino ante la ONU y la Corona, por la devolución de nuestro territorio marítimo.

¿Por qué las Malvinas son argentinas? Abreviando el historial completo, mencionaré únicamente lo que es suficiente, acabada e indiscutible prueba.

1790: en la Convención de Nookta, Inglaterra renuncia a cualquier ambición sobre territorio en América Latina e islas adyacentes.
1811: se produce la toma efectiva por parte de la República Argentina, que deja 26 soldados en las Islas.

Nuestra plataforma submarina las engloba en un abrazo que las ubica como dependencia de nuestro territorio. Están unidas por el mismo zócalo submarino. El acto de piratería por parte de la Corona al desalojar a los soldados argentinos por la fuerza no resiste el menor análisis.

La consulta popular de 2013 carece de valor por cuanto los kelpers son usurpadores y apéndices de Inglaterra. Al no ser un pueblo independiente, no están amparados por las declaraciones de la ONU al referirse a la “autodeterminación de los pueblos” o “los pueblos tienen derecho a la libre determinación”. Sin duda los kelpers conocían estas declaraciones cuando decidieron seguir bajo el dominio de Inglaterra.

¿Por qué la ONU se limita a declarar que Malvinas es un territorio en litigio? Inclinarse a favor de la Corona sería romper lazos con Argentina y exponerse a un papelón ante muchos países que integran la OTAN. Y una declaración a favor de la República Argentina sería vedada por la Organización Tratado Atlántico Norte.

Las Islas están reservadas por la OTAN para instalar una base militar y, además, como trampolín a la Antártida.

Aún así, considero que los próximos gobiernos, al margen del color político, deben seguir con la misma política del actual gobierno y profundizarla, buscando apoyo fuera de América Latina, sin abandonar jamás el diálogo.

Está demostrado que en una guerra nadie gana.
  
Santos Isgro - DNI 6.898.411