Espectáculos Lunes, 2 de febrero de 2015

Katy Perry brilló en el show del medio tiempo del Super Bowl 2015

La artista llenó de ritmo pop y fuegos artificiales el estadio Glendale con un espectáculo vibrante. Actuó con Lenny Kravitz y Missy Elliott

Por Agencias

Fiel a su estilo colorido, la cantante Katy Perry llenó de ritmo pop y fuegos artificiales el entretiempo del Super Bowl, un vibrante espectáculo que puso en pie al estadio de Glendale (Arizona, sureste de EEUU) con la ayuda de Lenny Kravitz y Missy Elliott.

La artista impuso un ritmo frenético, pegadizo y fresco durante los más de 10 minutos de concierto, pasando de canción en canción sin dar aliento a los más de 80.000 espectadores que rugían en el estadio.

Subida a un inmenso tigre, como si de una experta domadora se tratara, y ataviada con un vestido que imitaba las llamas del fuego, Perry comenzó su actuación cantando "Roar", uno de los éxitos de su último disco "Prism", mientras avanzada en un mar de bolas iluminadas.

Perry siguió el centro del terreno de juego con "Dark Horse", uno de los temas más dance de su discografía, que se acerca a los 800 millones de visualizaciones en YouTube.

El estadio, donde los New England Patriots y los Seahawks Seattle jugaron el Super Bowl, se convirtió en una playa con palmeras, tiburones y olas bailarinas, en una puesta en escena fiel a la estética de Perry.

La cantante, de 30 años, revivió los éxitos "Teenage Dream" y "California Girls", dos de los cinco temas de su disco "Teenage Dream" que estuvieron en la lista Billboard Hot 100.

Como no podía ser de otra forma, "Firework" cerró el espectáculo, que cada año es seguido por más de 100 millones de telespectadores. La cantante se subió a una estrella fugaz que sobrevoló el estadio, mientras cientos de fuegos artificiales alumbraban el cielo.

Lenny Kravitz protagonizó uno de los momentos del concierto cuando apareció sobre el escenario vestido con su característica chaqueta de cuero negro, gafas de sol, cadena de oro y su fiel guitarra.

El roquero cantó a dúo con la princesa del pop "I Kissed a Girl", la canción con la que Perry saltó a la fama.

La rapera Missy Elliott se unió a la fiesta con "Get Ur Freak On", un cambio de ritmo para el que Perry vistió un vestido negro con tachuelas.

El partido comenzó tras el himno estadounidense, interpretado este año por la diva de Broadway Idina Menzel, también conocida por poner voz a la princesa Elsa de "Frozen" e interpretar el hit "Let it Go".

Menzel parecía segura, vestida toda de negro, interpretando lo que había asegurado que sería una presentación sin pistas. Tras la última nota exclamó emocionada: "¡Sí!''.

"No quería correr'', dijo Menzel en una entrevista tras la presentación. "Quería entrar en el momento y conectar con la canción que estaba interpretando, no dejarme llevar con la grandeza y la emoción. Conectar y cantar desde mi corazón''.

Su presentación llega un mes después de que la actriz ganadora del Tony fuera criticada por su interpretación de "Let It Go'' durante el programa especial de Año Nuevo "Dick Clark's New Year's Rockin' Eve''. En algún momento el público del Súper Bowl abucheó fuerte, pero eso fue porque apareció en una pantalla el entrenador de los Patriots Bill Belichick.

Cuando le preguntaron si los abucheos la distrajeron Menzel dijo: "Sabía que había hecho la nota bien así que no me preocupaba que fuera yo''.

John Legend puso el ritmo al interpretar "America the Beautiful''. Su canción fue perfecta mientras tocaba el piano antes del partido entre los Seahawks de Seattle y los Patriots de Nueva Inglaterra.El cantautor John Legend fue el encargado de cantar el patriótico tema "America the Beautiful".