Más Deportes Domingo, 6 de marzo de 2016 | Edición impresa

Honda y Renault dejaron su marca

Lima Capitao logró la pole con el Civic y Scalbi cantó victoria en el Sprint. Hoy, la competencia final.

Por Diego Espósito - desposito@losandes.com.ar

El sistema de competencia de la categoría, implementado desde el año pasado en sustitución de las series, permite que dos pilotos festejen por diferentes motivos. Primero, todos pelean por ser el más veloz y así obtener la pole que en 2016 otorga 3 puntos al mejor. Después, sin descanso, es momento del Sprint: la mini carrera que invierte el orden de partida del 1° al 12° del clasificador para otorgar más paridad.

Ayer, las celebraciones vinieron por el lado del PSG16 Team y el JM Motorsport. Honda y Renault, dos marcas que ya saben lo que es destacarse sobre el autódromo de San Martín, dejaron su sello en el Jorge Ángel Pena.

A raíz de la exclusión en la verificación técnica que sufrió Antonino García, ya que su Ford Focus no dio con el peso reglamentario (faltaron dos kilos) después de dominar la clasificación, Agustín Lima Capitao heredó el sitio de privilegio en su estreno con el Civic, sumando así su primera pole en TC 2000. Manuel Luque resultó segundo apostando este año por un Fluence y Bruno Armellini culminó en el tercer puesto al volante del Peueot 408.

Rápidamente, los vehículos se ordenaron para la grilla del Sprint a 12 giros. Augusto Scalbi, que había resultado décimo en clasificación a bordo del Fluence que lo llevó a pelear por el título, aprovechó los primeros metros de carrera para doblegar a Gianfranco Collino y Tomás Cingolani, quienes movían desde la fila inicial.

La prueba no fue entretenida ya que el auto de seguridad hizo su presencia por despistes y golpes, como el de Matías Galetto a Mariano Pernía en la tercera curva que dejó al hombre de Toyota sobre un costado del trazado.

Aferrado al primer lugar, Scalbi manejó las diferencias y Collino colocó al mejor Corolla en el segundo puesto, mientras que Cingolani padeció un retraso y Diego Azar aprovechó para ocupar la tercera plaza haciendo experiencia con el Línea en su arribo al Pro Racing.

Hoy, respetando la clasificación sabatina, el poleman Lima Capitao será quien largue desde el mejor cajón en la competencia final mientras que Scalbi saldrá décimo tratando de remontar lugares para demostrar que lo del Sprint no fue casualidad.

Pudieron reivindicarse

Con el paso cambiado. Así comenzaron la clasificación los locales Emmanuel Cáceres y Lautaro Estrada, quienes no pudieron marcar ningún registro en sus respectivas tandas. El campeón ni siquiera pudo salir a pista debido a que constató inconvenientes en la dirección del Fiat Línea en boxes, por lo que debió seguir la sesión por televisión. Mientras, el debutante de la Escudería Río de la Plata protagonizó un despiste en la segunda curva -que provocó la rotura del piso del auto y de una manguera de aceite- a poco de haber tomado contacto con el trazado.

“Si bien no pude clasificarme, creo que fue un día positivo porque pude marcar el mejor tiempo en los ensayos matutinos y el auto se mostró competitivo. Se giraba el volante y me quedé sin dirección, pero por suerte cambiamos el repuesto a tiempo y fuimos de la partida en el Sprint”, expresó Peluche.

Por su parte, el godoicruceño comentó que “fue complicado porque salí con poca carga aerodinámica y venía ajustado con (Matías) Galetto. Partí para afuera y tuve roturas que increíblemente fueron reparadas por el equipo en menos de 15 minutos para poder correr el Sprint”.

Ambos partieron desde el fondo de la grilla y pudieron avanzar a lo largo de las 12 vueltas. Cáceres fue uno de los que más trepó finalizando en el octavo puesto, en tanto que Bocha culminó 15° con el Toyota Corolla.

“El auto funcionó muy bien en el Sprint y mañana (por hoy) habrá que remarla otra vez. Me siento tranquilo”, confesó Cáceres que saldrá desde el 25° cajón. 

“El objetivo es hacer experiencia y poder terminar; será una carrera exigente”, lanzó Estrada en su debut tras su paso por la Fórmula Renault.