Sociedad Sábado, 14 de febrero de 2015 | Edición impresa

Harán obras para extender la vida útil de El Carrizal

Se ampliará el aliviadero, lo que permitirá recuperar el 54% de su volumen. Así, el embalse servirá para el riego por 30 años más.

Por Redacción LA

El Gobierno anunció ayer la obra de ampliación del aliviadero del embalse El Carrizal que permitirá recuperar en un 54% su volumen y asegurar la distribución de agua para riego a los productores de la zona por 30 años más.


“Ésta es una obra de corto plazo y de una inversión de $ 30 millones. Vamos a seguir trabajando para hacer las obras adicionales”, comentó el gobernador Francisco Pérez, que adelantó que también se avanzará con la represa de Los Blancos, que tiene un presupuesto actualizado de $ 11.900 millones “para la que ya está acordado el desarrollo por parte de empresas locales y con mano de obra local”.


Actualmente, El Carrizal ha disminuido su capacidad de retención debido a la gran acumulación de sedimentos, lo que afecta de manera directa la distribución del agua en su área de influencia. En el momento de su construcción, en 1971, se estimó una vida útil de 45 años para el embalse, período que concluiría en 2016.


La ampliación de la capacidad de almacenamiento del dique mejorará sustancialmente las condiciones de riego y asegurará en el tiempo la sustentabilidad de 20 mil productores y unas 99 hectáreas que se distribuyen desde allí.


Equipos técnicos de Irrigación, junto a la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo y expertos internacionales en la temática, estudiaron juntos distintas alternativas para recuperar la vida útil del embalse, resultando el recrecimiento del vertedero la alternativa más viable.


Un escenario preveía el abandono de la presa, tal como ha sucedido en España con las presas de Robledo de Chavela (Madrid), abandonada en 1990; o la de Elche, reconstruida dos veces y abandonada en 2007.

También se consideró la construcción de una nueva presa sobre el río; el abandono de la actual y utilización sólo de agua subterránea o la extracción de los sedimentos que a valores actuales representarían una inversión de  $ 1.200 millones, según informaron los especialistas.


La obra que llevará adelante el Departamento General de Irrigación comenzará a ejecutarse en abril y demandará un presupuesto de $ 27.000.000, precisaron desde el organismo.