Más Deportes Miércoles, 26 de noviembre de 2014 | Edición impresa

Globo campeón 1984: a 30 años de un golpe al corazón

Al cumplirse tres décadas de su primera vuelta olímpica, el emotivo recuerdo de aquel Huracán Las Heras campeón en 1984 al derrotar a Gimnasia y Esgrima 1 a 0 y 3 a 1, tras dos intensas finales en el estadio mundialista. Convocados por Más Deportes, algun

Por José Félix Suárez - Especial para MÁS Deportes

La fusión entre Deportivo Huracán-Bombal y Unión Sport Club Las Heras en la sede social de la Sociedad Italiana, el 5 de octubre, dio origen el 24 de diciembre de 1939 al Deportivo Huracán Las Heras, que al año siguiente, en 1940, inició su participación en la Primera División del fútbol local y que debió esperar 44 años para festejar recién en 1984 su primer título de campeón de la Liga Mendocina.

Aquellos primeros campeonatos fueron desalentadores, más tristezas que alegrías, sinsabores, frustraciones y derrotas. Incluso con la pérdida de la categoría en ese mismo 1940, descenso que se definió en un triangular con Andes Talleres y Leonardo Murialdo que lo condenó a la “B”.

Aunque subió en 1942, volvió a descender en 1944, cuando ganó solamente un partido, empató 5 y perdió 12. Desde entonces, la del Globo fue una lucha permanente para mantenerse en el círculo superior, por lo que el periodista y escritor Rubén Edgardo Lloveras llegó a escribir en su libro ‘La historia de un grande’, que “el Globo había nacido para sufrir”.

Además, en la década del ‘40, al no poder utilizar su vieja cancha de Olascoaga y Coronel Díaz, tuvo que jugar de local en distintos escenarios como los de Arizu, Talleres y Godoy Cruz, que le facilitaron sus instalaciones según evoca Carlos Aroma, en esa época, jugador de inferiores. 

Tras un largo peregrinaje, el domingo 8 de junio de 1952 se inauguró el actual estadio General San Martín, en un partido con Gimnasia. Más allá de las muy discretas campañas, lo que comenzó a llamar la atención resultó el gran poder de convocatoria del Globo de Las Heras, así llamado desde 1946, cuando por iniciativa de aquel gran dirigente que fue don Francisco Clemente Peña utilizó por primera vez su clásica camiseta blanca con vivos rojos y un globo del lado izquierdo a la altura del corazón.

Durante las décadas del 40, 50 y del 60, lo más rescatable fue un quinto puesto en 1947, un tercero en 1961, un subcampeonato en 1964 -cuando compartió el primer lugar con Gimnasia y Esgrima, que terminó superándolo en dos finales- y nuevamente un tercer lugar en 1966, torneo que se disputó a tres ruedas y cuando jugó un recordado amistoso con el llamado “Equipo de José”, el Racing Club de Avellaneda dirigido por José Pizzuti, que terminó 2 a 2 en el estadio de Andes Talleres. 

Detrás de la buena marcha de 1971, cuando Huracán se clasificó al “Torneo de los 4”, alcanzó la tercera posición en 1973 y después vino el gran fracaso de 1977, año en que perdió la categoría por tercera vez, justamente cuando había ganado por primera y única vez el tradicional Torneo Vendimia que organizaban los clubes Independiente Rivadavia, Godoy Cruz y el Círculo de Periodistas Deportivos. Ese descenso del 77, con 2 triunfos, 8 empates y 10 derrotas, se tomó con una desazón y angustia muy grande en Las Heras, porque no se esperaba una campaña tan pobre y semejante desenlace.

“Otro golpe bajo a la ilusión del Globo” fue el sugestivo título de Los Andes en su edición del lunes 7 de agosto, después del 0 a 0 con Deportivo Guaymallén en Rodeo de la Cruz que lo marginó a la “B”. El ansiado regreso se produjo cuatro años después, en 1981, con 17 victorias y un empate sobre 18 juegos, convirtiendo 72 goles a favor y apenas 5 en contra y superando por dos puntos al Deportivo Maipú, con el que peleó el ascenso fecha a fecha. 

Campeón del ‘84

De acuerdo a los testimonios de la época, el proceso de aquel Globo campeón comenzó a gestarse después de la desilusión y el sabor amargo que dejó el torneo oficial de 1983, cuando Huracán Las Heras, tras un mediocre Apertura, se clasificó para las semifinales del Clausura pero fue eliminado por Gimnasia y Esgrima, con el que empató 3 a 3 y cayó 3 a 2 y una vez más se despidió de un sueño. 

El historiador Rubén Edgardo Lloveras recordó que a comienzos de la temporada 1984, la segunda generación de los Pumas del Norte sumó una nueva canción a su variado repertorio de temas futboleros: “!El Globito lasherino, seguro sale campeón, de la mano de Ariel Gómez, Lucerito y de Pajón, es por eso que decimos, dale campeón, dale campeón!”. 

Según Los Andes, el primer acierto del entonces presidente de la entidad, Dr. Norberto Parma, respaldado por su activo vicepresidente, Hugo Peña, fue la contratación del DT Sergio Abel Vázquez acompañado por el profesor Francisco Romero como preparador físico.

A la base del plantel que integraban Félix Orangel Martínez, Rafael Giardini, José Alberto ‘Pepe’ Bravo, Daniel Alberto ‘Cachavacha’ Pérez, Rubén Ariel Gómez, Ricardo Raúl Lucero, Daniel Velot, Reynaldo Vallejos, Claudio Rulli, Roberto De Faveris, Mario Rubén ‘Miliki’ Moyano, Daniel Vargas y Carlos Alberto Miranda, se sumaron valiosos refuerzos de una reconocida experiencia como Leonardo Borgna, Oscar Ramón Fornari, Carlos Horacio Bartolucci, Pedro José Fóppoli, Norberto Oscar Avendaño, Luis Fortunato Pajón, Jorge Grimoldi y Marcelino Blanco.

En su condición de semifinalista del Apertura de ese año, el Globito volvió a ser eliminado por el Lobo del Parque tras igualar 1 a 1 en la ida y ser superado por un inapelable 4 a 0 en la vuelta. Esa abultada derrota y los problemas económicos, en especial el pago de los sueldos y premios atrasados del plantel, provocaron la renuncia de Sergio Abel Vázquez y de ‘Pachi’ Romero, quienes fueron reemplazados por Francisco Manuel Ontiveros y Armando Brusadín en las respectivas funciones de DT y PF.

Huracán fue el ganador del Clausura, segundo torneo del año luego de vencer en las semifinales al Centro Deportivo Rivadavia (2-2, 0-0 y 5-4 en la definición por penales) y en la final, al Atlético Club San Martín (0-1, 2-1 y 5-4 también por penales). Como vencedor del Clausura, Huracán Las Heras enfrentó a Gimnasia y Esgrima, ganador del Apertura, del que por fin se tomó revancha con dos merecidos triunfos, ambos en el Malvinas Argentinas.

El domingo 14 de octubre 1 a 0 con un impresionante disparo del defensor Fóppoli desde casi 45 metros, conquista que se inmortalizó como “el foppolazo del año”, y el domingo 21 de octubre, 3 a 1 con dos goles de Moyano y uno de Blanco, mientras que Quintana marcó para el perdedor. Con posterioridad, con los refuerzos de Luis Galán, Ricardo Próstamo, Marcelo Bachino, José Orlando Berta y Oscar ‘Pinino’ Mas, el Globo adquirió el derecho de representar a Mendoza en el Nacional de 1985, oportunidad en la que cumplió un digno papel.

Se recuerda que en una instancia decisiva por la rueda de perdedores, tras ir perdiendo 3-1 igualó 3-3 con San Lorenzo para ser eliminado luego por penales el domingo 31 de marzo de 1985, en Río Cuarto, donde fue acompañado por una multitud.