Economía Domingo, 6 de julio de 2014 | Edición impresa

En un año se perdieron 8 mil empleos privados registrados

Se registró entre el primer trimestre de 2013 contra el mismo período de 2014, según un estudio de la Fundación Ideal en base a datos oficiales. Los sectores más afectados.

Por Gastón Bustelo - gbustelo@losandes.com.ar

Entre el primer trimestre de 2013 y el mismo período del este año, en Mendoza se perdieron 8 mil puestos de trabajo privado registrado. Así lo indica un informe de la Fundación Ideal realizado en base a los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). 

Las causas se deben, además de la disminución del ritmo de crecimiento, al agotamiento del sector exportador, las heladas que destrozaron la agroindustria, a la paralización de la minera Vale y a la caída de la obra pública. Los sectores más afectados son servicios a empresas e intermediación financiera (-14%), industria manufacturera (-6,5%), construcción (-6,2%) y transporte, almacenaje y comunicaciones (-2%).

La cifra de empleo registrado privado perdido es 62% mayor a la cantidad de puestos de trabajo privados que se eliminaron durante la recesión que golpeó a la provincia como consecuencia de la crisis financiera mundial en 2009. En ese año, 4.900 puestos privados registrados fueron dados de baja. 

A nivel nacional, Mendoza se encuentra en el grupo de las cinco provincias que más empleo privado registrado perdieron con un 3% negativo. Lidera el ranking San Juan con una caída del 8,7%, seguida de La Rioja (-5,8%), Tucumán (-3,5%), Mendoza y La Pampa con         -2,7%. Los datos de la Fundación Ideal coinciden con un informe realizado por la consultora Noanomics en cuanto al porcentaje de variación interanual del empleo privado registrado en Mendoza.

El informe indica que “entre el primer trimestre de 2012 y el primer trimestre de 2014, la producción privada de Mendoza ha estado prácticamente paralizada” y por este motivo el empleo privado no ha podido mantenerse en los niveles que venía teniendo.

La luz amarilla se encendió en 2012, cuando la creación de empleo privado registrado se desaceleró y no se crearon 2 mil puestos para llegar a los 10 mil ó 15 mil que se pueden generar por año cuando el crecimiento es alto y sostenido como sucedió entre 2004 y 2008 y entre 2010 y 2011. Pero la luz amarilla pasó a ser roja en el primer trimestre de 2013 cuando comenzó a producirse destrucción de empleo y el proceso se mantuvo durante todo el año. 

Cuesta abajo

Como adelantamos, en 2009 en Mendoza impactó la recesión, pero no duró demasiado. De hecho los números indican que si bien en ese año se dejó de crear empleo registrado, al comenzar 2010 comenzaron a volver las contrataciones de personal privado registrado sin parar hasta el tercer trimestre de 2011. Luego el escenario se complicó y de crear 15 mil puestos al año se pasó a destruir 8 mil. 

En aquella recesión se instrumentaron medidas anticíclicas como la Asignación Universal por Hijo, los programas de empleo Recuperación Productiva (Repro) a través de los cuales el Estado paga una parte de los salarios de las empresas que cumplen determinados requisitos. 
“El país tenía herramientas para hacer políticas contractivas y se podía aumentar el gasto. Ahora los motores están agotados”, indicó el economista Rodrigo González, de la Fundación Ideal.

Qué dice el Gobierno

La titular de la Dirección de Empleo, Dora Balada, explicó que están aplicando distintas medidas, tanto nacionales como provinciales para mantener el empleo. “Sostenemos 3.500 empleos rurales por el impacto de las heladas y un número similar con los Repro, además de los beneficios que va a generar la ley de registración y fraude laboral”. 

Balada admitió que “hay retracción”, pero también dijo que no maneja el número de los 8 mil puestos de trabajo menos. “Hay que ver qué pasa en el año. Vamos a seguir interviniendo para apoyar al sector privado”, concluyó. 

¿Qué advierten las consultoras de empleo?

Juan Carlos Rosetto, de Rosetto-Oliva y Asociados, ve un escenario difícil: “En forma presencial es un desfiladero de gente que viene con el currículum en mano. Son personas con calificación baja. En la página de Internet, 80% de las postulaciones son jóvenes profesionales. 

Tanto la presentación espontánea personal como en Internet ha crecido más del 100% y la mayoría son personas que tenía empleo y lo perdió o no tenían trabajo. Después de las elecciones del año pasado, está planchado el mercado laboral”.

Por su parte, Mario González, director de Master Consulting, también advierte que más gente sin empleo llega con su currículum a su empresa. “Esto lo vemos muy claro desde noviembre del año pasado y se acrecentó en febrero, que coincide con lo que pasó en algunas actividades como en las agencias que venden motos, camiones y automotores. Mucha gente de ese sector perdió el empleo. También en otros puestos de venta del mercado inmobiliario, otro tanto en personal de ventas en general. Los pequeños negocios cuando bajaron las transacciones, si tenían tres empleados despidieron a uno”. 

Desde la consultora Randstad señalaron que “en las últimas dos semanas ha aumentado alrededor de un 15% la cantidad de currículum que recibimos tanto en la sucursal como a través de nuestra página web, pero no podemos precisar si ese incremento tiene que ver con postulaciones de gente que se quedó sin empleo”.

Lo que viene

En el informe de Ideal se señala que el dinamismo del empleo privado en blanco es sinónimo de generación de riqueza, apertura de ampliación de nuevos negocios y mercados, y existencia de nuevas oportunidades sociales para el progreso. En la medida en que este segmento del mercado laboral se resiente -agrega el estudio-, se socavan seriamente las posibilidades de gestar mejoras de ingresos familiares. 

González entiende que en el corto plazo “no se ve una salida rápida. Quizás el comercio siga manteniendo empleo, al igual que el turismo a partir de las mejoras salariales por las paritarias y el impacto del aguinaldo, pero eso no alcanzará a compensar la caída de puestos de trabajo no registrados. Hemos entrado a una etapa de contracción del trabajo registrado privado”.

Caída del poder adquisitivo

En lo que respecta a los salarios privados del sector formal de la economía, el cocktail de inflación y devaluación fue letal para el poder adquisitivo que en el promedio país se replegó el 9,8% en términos reales durante el primer trimestre del año (deflactando con el IPC de la provincia de San Luis), según lo indica un informe realizado por el economista Félix Piacentini de la consultora Noanomics en base a datos del Indec. 

Desde la consultora afirman que ya se contabilizan dos trimestres consecutivos de caídas en el salario real, de las que ninguna de las provincias del país ha podido escapar. La mayoría de las provincias se sitúa cerca del promedio, despegándose de manera notable San Juan que encabeza las disminuciones con una abrupta baja del 19,4% en el salario real privado.

El segundo y tercer lugar en cuanto a pérdida de poder adquisitivo lo ocupan Tierra del Fuego y San Luis con 12,7% y 12% respectivamente. Quinta está Buenos Aires, con una baja del 10,5% y pegada Mendoza con el 10,4%.