Política Lunes, 22 de abril de 2013 | Edición impresa

Embraer admite que pagó coimas para vender aviones en Argentina

La empresa brasileña, proveedora de aeronaves para Aerolíneas y Austral, reconoció la situación ante la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos. Detalles del caso.

Embraer, la fabricante estatal brasileña de aviones, amplió la investigación interna por el posible pago de coimas en diferentes países, entre ellos la Argentina.

Embraer es uno de los mayores fabricantes mundiales de aviones y se convirtió en el principal proveedor de aeronaves para la renovación de sus flotas que Aerolíneas y Austral encararon en los últimos años.

Como empresa que cotiza en la bolsa de Nueva York, Embraer debe someterse a los controles de la Securities and Exchange Comission (SEC), la Comisión Nacional de Valores estadounidense.

En setiembre de 2010, la SEC emplazó a la empresa brasileña a brindar información sobre una serie de operaciones sospechosas de venta de aeronaves en el extranjero. Así, Embraer inició una investigación interna sobre sus ventas a tres países.

Según publicó el diciembre de 2011 el diario brasileño Valor Económico, la primera alarma se había encendido en la SEC por la venta de 20 aeronaves a la Argentina en mayo de 2009 por 700 millones de dólares. Ese valor fue financiado en 80% por el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil con una tasa que es del 7% anual a 10 años, una tasa inédita para un préstamo que no es financiero, sino destinado a inversiones.

Esa venta de aviones E190AR para Aerolíneas Argentinas fue negociada por el entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime cuando presidió la aerolínea el hoy ministro de Justicia, Julio Alak. Al poco tiempo, el juez federal Ariel Torres abrió un expediente por presunto pago de sobreprecios en aquella compra a la que luego agregó la investigación por el posible pago de coimas.

Ante el reclamo de la comisión de valores estadounidenses, Embraer decidió encarar una investigación interna sobre las ventas de aeronaves a tres países. En el último reporte 6-K presentado ante la SEC el 12 de marzo pasado, al que tuvo acceso este diario, la empresa admite que extendió esa investigación a otros dos países, llevando el total a cinco. En ese mismo documento, Embraer explicar que la investigación interna sigue "en curso" y "todavía no es posible estimar su duración, alcance y resultado".

Ayer, el columnista del diario La Nación, Joaquín Morales Solá informó en la columna que también publicó Los Andes, que el caso de la fábrica brasileña se suma a las denuncias de corrupción de alto vuelto que salpican a los más altos estamentos del kirchnerismo. Según indicó "la empresa brasileña Embraer acaba de informarle a la poderosa Security Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos que pagó sobornos en tres países para vender sus aviones. Uno de ellos es la Argentina".

Y agregó que "el juez federal argentino Sergio Torres mandó en el acto un oficio para que le confirmen formalmente esa noticia lapidaria".

En diciembre de 2011, el juez Torres ya había enviado un exhorto a Estados Unidos reclamando información sobre la investigación que estaba llevando adelante la SEC para agregarla al expediente que tiene a su cargo. Pero aún no tuvo respuesta.

Embraer viene afirmando en sus balances ante que "los términos de intimación recibidos de la SEC mantienen el carácter confidencial de las averiguaciones de los hechos". Y hasta el momento los organismos norteamericanos "no propusieron ninguna sanción". La Foreign Corrupt Practices Act de Estados Unidos castiga a empresas, sean nacionales o del exterior, que sobornen funcionarios extranjeros en la medida en que tales compañías coticen en la Bolsa de Nueva York o tengan filiales en Estados Unidos. Es el caso de Embraer, con operaciones en mantenimiento de sus aeronaves en Fort Lauderdale y Nashville y una fábrica en construcción.

La aeronaves compradas a Embraer comenzaron a ser entregadas con Jaime aún como secretario de Transporte y las últimas fueron recibidas por el actual presidente Aerolíneas, Mariano Recalde. Todas operan en Austral.