Espectáculos Jueves, 6 de agosto de 2015 | Edición impresa

El documental sobre el origen de Los Redondos

"El alucinante viaje de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota", que se estrena hoy en dos funciones en el teatro de Maipú, incluye imágenes inéditas que adorarán los ricoteros.

Por Pablo Pereyra - ppereyra@losandes.com.ar.

En la edición del festival de rock de Cosquín del año pasado, muchos curiosos se sumaron a la peregrinación de ricoteros en dirección de una carpa de circo  para presenciar el estreno del documental del colectivo de artistas porteños Comando Luddista "El alucinante viaje de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota". 

Más allá de los resultados de un film del que se sabía hasta esa fecha poco y nada, el estreno marcó una fecha importante en la antología fílmica del rock nacional, en un panorama actual en el que los materiales audiovisuales, en la medida en que vamos retrocediendo en el tiempo, son escasos o insuficientes, están seriamente dañados o celosamente protegidos y los guiones se sujetan a una acumulación de datos biográficos. 

No es el caso precisamente de "El alucinante viaje..."; los ludistas, el Capitán Balurdo, Walter Blanco, Hidroman y Miguel Funes, amigos de escuelas de cine y comunicación, tras algo más de ocho años de investigación, consiguen realmente asombrar con sus imágenes inéditas, la mayoría de las más íntimas entregadas en mano del mismo videasta Guillermo Beilinson, hermano de Skay, confiándoles la restauración de las cintas Súper 8 al formato digital. 

"El aporte de Guillermo marcó una visagra", afirmó Miguel Funes, una de las mentes del proyecto. "Cuando fuimos recolectando rollos nos dimos cuenta de que al final había un 99 por ciento de material nunca visto, tanto en hallazgos de audio como el de las imágenes grabadas en la cámara Súper 8. Esto nos puso algo nerviosos porque estábamos manipulando cintas de más de tres décadas que podían dañarse si algo salía mal, así como los audios, con los que duplicamos nuestros cuidados especiales". 

Evidencias de la leyenda

La construcción del mito ricotero que tanto embriaga a su público más acalorado, con este largometraje deja de ser expresado de forma literaria o discursiva para develarse a través del lenguaje del cine. 

"Cuando comenzamos a estudiar las imágenes que nos prestó Guillermo Beilinson descubrimos los dos primeros recitales de Patricio Rey. También el viaje a Salta que hicieron alquilando un colectivo llenando asientos con valijas, instrumentos, amigos y novias en enero del 78, en plena dictadura militar. Ver todo esto fue una aventura de descubrimiento y asombro. Un tesoro". 

Ninguno de los miembros del Comando Luddista tuvo la suerte de ver a la banda del Indio en vivo, pero su valoración musical y artística hacia ellos fue el motor que impulsó la película en su extenso camino de producción. 

"Sabemos que Solari ha visto el documental, de hecho, mientras lo estábamos cerrando, vio varias versiones. Ha sido lo más cerca que pudimos estar cerca de él durante el rodaje", nos confesó Miguel.  

Narrado como una travesía surrealista, la cinta se inicia a fines de los '60 con un viaje a Europa de los hermanos Beilinson para detenerse en 1985, en la presentación del legendario "Gulp!" en la también legendaria disco Cemento. 

A través de cien minutos y nueve secuencias (tenían 120 horas de crudos en la mesa de edición), entre testimonios de Rocambole, Alfredo Rosso, Claudio Kleiman, Isa Portugheis, Willy Crook, Lalo Mir, entre muchos otros, la cinta es un festín para los ricoteros: se muestra a sus miembros en una comunidad hippie en Valeria del Mar, los primeros ensayos, se cruzan fotogramas de su transformador viaje a Salta, pasando por los shows iniciáticos del grupo pre Patricio Diplodocum Red & Brown (que se fusionaría con La Cofradía de la Flor Solar), así como fragmentos de los cortos realizados por Guillermo, algunas micro-ficciones protagonizadas por el mismo Carlos "El Indio" Solari, en happenings delirantes y violas psicodélicas. 

"Momentos clave como lo de encontrar lo que sucedió dentro del teatro Lozano de La Plata en el debut de la banda en vivo, por ejemplo, o cómo su colectivo pasaba los controles de la policía militar en su viaje al Norte, o verlo al Indio como actor, nos llenó de satisfacción, de locura y le pusimos mucho empeño para ajustarlo todo a un solo film", expresó Funes, quien, como es su costumbre, con Balurdo e Hidroman, se viene a Mendoza a presentar el documental personalmente.

Desde su estreno en Cosquín,   la cinta ha tenido más de 60 funciones itinerantes por diferentes capitales del país, como Córdoba, Tucumán, Rosario, Gualeguaychu, Mar del Plata, e incluso Montevideo, especialmente en clubes de fans, centros comunitarios y teatritos rockeros.

"El tema de las funciones es abierto. Desde nuestra página web (elalucinanteviaje.com), nos vamos ordenando para cumplir con aquellos que quieran proyectar el documental", nos informó Miguel, a la espera de las dos funciones de mañana en Imperial.