Espectáculos Martes, 5 de febrero de 2013 | Edición impresa

El desafío de jugar en grandes ligas

Cómo es la realidad de las empresas dedicadas al software en Mendoza. Cómo son las características del sector, las particularidades de cada emprendimiento, y su lugar en el mercado.

Por Diego Istúriz- Especial para Estilo
En Argentina el mercado de desarrollo de software y servicios informáticos muestra un crecimiento ininterrumpido en los últimos diez años. La industria tiene una proyección de más de 70 mil puestos de trabajo, 900 millones de dólares en ingresos desde el exterior y 3 mil millones de dólares en concepto de ventas totales. Gradualmente, el sector ganó terreno entre las principales fuentes productivas del país y se posicionó en el continente como jugador de peso en materia de exportación de servicios.

En sintonía con la realidad nacional, Mendoza acompaña las tendencias positivas. El Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios (Idits) informa que la provincia cuenta con 402 empresas de software, servicios informáticos, hardware, telecomunicaciones y electrónica industrial, generadoras de 4 mil empleos. La expectativa de crecimiento es del 20% anual.
Con una vocación claramente exportadora, el software mendocino mira al mundo y juega de igual a igual con los grandes titanes internacionales. Mantenerse a la altura de las circunstancias es su gran reto.

La sombra de la inflación

A pesar del buen rumbo, la actividad enfrenta desafíos que jaquean la rentabilidad del negocio. Los empresarios se manifiestan inquietos ante el aumento persistente de la inflación, un tema central que incide de forma negativa en la competitividad. Para ejemplificar el alcance del problema, basta señalar que los salarios representan entre 70% y 90% de los costos del capital de trabajo.

“Esto tiene un impacto directo e inmediato en los contratos y en las relaciones comerciales”, explica Jerónimo Vargas, director de Aconcagua Software Factory; empresa mendocina dedicada a la construcción de software para nuevos productos, con exportaciones a Brasil, Chile y Estados Unidos, entre otros destinos. 

En este punto coincide Luis Robbio, CEO de Belatrix; firma de origen local con 200 empleados y oficinas en Mendoza, Perú y Estados Unidos: “La inflación nos pega muchísimo porque nuestros clientes en Canadá, Estados Unidos, Inglaterra y Alemania no están abiertos a negociar precios todos los años. Tratamos de aumentar la rentabilidad mejorando la oferta de servicios. Para poder cobrar más, vamos potenciando a nuestros ingenieros con capacitaciones y cursos. El piso de exigencia es cada vez más alto”. Y advierte sobre la creciente competencia: “Toda América Latina está haciendo un esfuerzo por incorporarse al negocio del software”.

“La relación cambiaria que existía durante el gobierno de Néstor Kirchner hacía que nosotros fuéramos muy baratos. Hoy no somos competitivos”, añade Oscar Roberto Gómez; director de Tiempo Soluciones Informáticas, empresa de larga trayectoria en el mercado de soluciones de software de gestión.

Rodolfo Giro, presidente de Inamika Interactive; compañía que brinda soluciones de software y diseño, agrega que las trabas del dólar y las restricciones “también complican la operatoria. No generan un ambiente favorable en el exterior. En países como Estados Unidos esto hace mucho ruido”.

Luis Robbio añade: “La otra cosa que nos presenta dificultades es el cierre de las fronteras para la importación de tecnología de última línea. Tenemos un cliente que nos ha confiado la investigación y desarrollo de su laboratorio de nuevas tecnologías móviles. Esto requiere que compremos el último celular que hay en el mercado en Estados Unidos, y se nos complica hacerlo por las restricciones”.

“En nuestro caso en particular, achicamos la gama de producto, aumentamos la cantidad de clientes e incorporamos mucha tecnología para que el cliente pueda autoadministrarse. Así nos hemos reacomodado. La cantidad de programadores se achicó al 20% de lo que teníamos. Por otro lado, el avance tecnológico nos ha permitido reunificar todo el soporte que antes teníamos en 17 provincias. Ahora lo centralizamos en una atención telefónica 0-800. Tenemos 7 mil clientes locales, pero perdimos demanda extranjera en sistemas de trazabilidad y gestión de calidad”, comenta Oscar Roberto Gómez.

Escasez de recursos

Desde el punto de vista de los Recursos Humanos, las profesiones vinculadas a las áreas de Sistemas tienen una histórica particularidad: la demanda supera a la oferta. Los perfiles IT son insuficientes en todo el mundo, lo cual representa un inconveniente para las empresas que deben hacer frente a sus proyectos y responder a las necesidades de los clientes.

De acuerdo a un relevamiento realizado en 2012 por la consultora ManpowerGroup, los técnicos, ingenieros y el personal IT están presentes en el listado de los diez puestos más difíciles de cubrir en Argentina.

Según Idits, Mendoza cuenta con una amplia oferta educativa en carreras de grado e intermedias relacionada con las tecnologías. La provincia posee siete casas de estudios entre universidades e institutos de formación terciaria, que congregan en su conjunto acerca de 3 mil estudiantes afines a dichas carreras. Se dictan 17 carreras intermedias y terciarias, 10 carreras de grado y 6 de posgrado.

Sin embargo la propuesta no cumple con las exigencias del mercado. Sobre este tema, Jerónimo Vargas expresa: “Queda mucho por hacer en la parte de educación. Hay que tratar de revertir el déficit de profesionales de informática. Están quienes opinan que las empresas privadas deberíamos tomar la iniciativa de capacitar al personal técnico. Otros creemos que son las escuelas y universidades las que tienen que asumir ese rol. Si logramos superar el déficit informático, eso nos va a posicionar muy bien en relación a los países que no lo hacen”.

“Lamentablemente los chicos están estudiando poco las carreras duras, que son fantásticas porque permiten creatividad, viajes y muy buenos sueldos. A nosotros nos gusta que los profesionales se reciban. Estamos evaluando mecanismos para incentivar los estudios de esta carrera. No nos da tiempo para buscar gente. La falta de recursos en Mendoza se nota mucho”, alerta Luis Robbio.

¿Qué rol debe ocupar el Estado?

Aunque existen discordancias sobre el papel del estado en su interacción con el sector, los referentes consultados valoran positivamente la gestión del gobierno provincial y nacional. “Es cierto que han apoyado mucho. Hemos sido merecedores de varios subsidios y existen líneas de créditos, programas y leyes específicas. Si tenés un problema, el gobierno te escucha, en línea directa, tanto acá como en Buenos Aires”, opina Rodolfo Giro de Inamika Interactive.

“Este gobierno ha sido el que más ayudó a las empresas de software. Lo hizo a través de ProMendoza e Idits, el Ministerio de Tecnología de La Nación y un montón de oportunidades de fondos”, aporta Robbio. Y aclara: “Es central que se proteja y se ayude a crecer a las empresas locales. Si vienen empresas de afuera, que compitan en el mismo plano. Nosotros competimos con el mundo. La gente en Estados Unidos nos compra por buenos, no por mendocinos”.

“Este gobierno terminó de sancionar la ley de software, la cual es una herramienta extraordinaria para atraer inversiones de capitales extranjeros, además de capitales nacionales, por supuesto”, indica Jerónimo Vargas. Mediante esta iniciativa, las empresas exportadoras o desarrolladoras  de software pueden acceder a beneficios impositivos, según encuadren en determinaciones requeridas.

En esta línea, la creación del Polo Tecnológico de Godoy Cruz es un proyecto que se propone articular a los diferentes actores del sector de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la provincia de Mendoza. Lo conforman el sector privado con más de 40 empresas socias, el sector académico y el gobierno. “En este momento se está llamando a la licitación para los terrenos. El parque está urbanizado y se encuentra en construcción un edificio que el gobierno ofrece para alquilar oficinas”, detalla Rodolfo Giro; que participa como uno de los directores del nuevo establecimiento. “Dentro del Polo se dio una iniciativa de asociatividad con más de diez empresas que nos unimos para lograr sinergia, potenciarnos, licitar y construir un edificio en el parque”, subraya Jerónimo Vargas, quien también cumple un rol directivo en el nuevo parque TIC.

Mirar hacia adelante

“Queremos un entorno donde se pueda hacer negocios de manera planificada, continua, orgánica e inteligente”, señala Alex Robbio, responsable del desarrollo de Nuevos Negocios para Belatrix desde Estados Unidos.

El pedido parece tener eco en buena parte del empresariado IT local, satisfecho con el crecimiento del sector, pero atento a las demandas sin resolver: inflación, escasez de recursos y mejora de las inversiones en investigación y desarrollo, entre las más importantes.