Sociedad Miércoles, 18 de mayo de 2016

Cultura será el área encargada del Espacio de la Memoria de Mendoza, el ex D2

El Gobierno será parte del Consejo, que también conforman agrupaciones de DDHH, para administrar el ex centro clandestino de detención.

Por Ignacio Zavala Tello

El Ejecutivo provincial informó hoy que la Secretaría de Cultura será desde hoy el área responsable de coordinar el Espacio de la Memoria, ubicado en el edificio que fue el centro clandestino de detención más grande que tuvo Mendoza durante la última dictadura, el denominado D2. Desde agrupaciones de Derechos Humanos aclararon que, en realidad, la cartera formará parte del Consejo que coordina el Espacio.

El ex centro clandestino de detención D2 se convirtió en un espacio para la memoria el 12 de septiembre del año pasado. Los calabozos, salas de tortura y algunas oficinas que se utilizaron durante la última dictadura fueron cedidos por el Gobierno provincial

Desde entonces el lugar se planteó como un ámbito de referencia nacional e internacional de políticas públicas de memoria, promoción de valores democráticos y de defensa de los derechos humanos.

El ex D2, ubicado en el Palacio Policial, inició su reconocimiento como sitio de la memoria en el informe de la Conadep, de 1984, en el que se describía una nómina de sitios de detención clandestina en todo el país.

A partir de allí, los organismos de derechos humanos comenzaron a indagar sobre el pasado y ex presos políticos a denunciaron las terribles situaciones que vivieron ahí.

El 24 de marzo de 2013 -en el marco del Día Nacional de la Memoria, la Verdad y la Justicia- se lo señalizó como uno de los sitios de detención y represión más emblemáticos durante la última dictadura cívico militar y se anunció su refuncionalización.

“El Espacio ya viene funcionando hace meses. Conformamos un reglamento interno y formamos un Consejo a través del cual planificamos actividades, muestras, visitas guiadas. Desde diciembre no tenemos un director designado y eso nos preocupa”, indicó a Los Andes, Ernesto Espeche, miembro mendocino de la Liga argentina por los Derechos del Hombre.

“No hay un representante del Gobierno provincial que esté a cargo del área de Derechos Humanos y también nos parece mal que hayan bajado de rango esa área, que antes era un ministerio. Es una desprolijidad desde el punto de vista normativo”, apuntó Espeche.

“Nos parece bien que el Estado tome partido. Hay que ver cuál es la línea con la cual se va a manejar el Espacio de la Memoria, que no es un órgano de gobierno sino que intervienen distintas partes. Si el enfoque va a ser limitarlo sólo al área de cultura, sería un despropósito. Ese un desafío porque atraviesa a un montón de áreas que van mucho mas allá de lo meramente cultural”, cerró Espeche, quien es hijo de desaparecidos.

El también docente de la UNCuyo se ilusionó con que en la brevedad el Estado ceda otras oficinas donde funcionó el D2, cuando los policías que trabajan allí desocupen sus despachos y sean integradas al Espacio de la Memoria.