Economía Miércoles, 21 de junio de 2017 | Edición impresa

Comprar un departamento en pozo cuesta hasta 30% menos

Esta diferencia se da frente a uno ya terminado. La financiación y comodidad de pago es otra de las ventajas que ofrece esta modalidad.

Por Laura Saieg - lsaieg@losandes.com.ar

Para ganarle a la inflación, para defender los ahorros, para hacer funcionar el dinero y no colocarlo en un plazo fijo, o simplemente para inversión o uso personal, cada vez son más los mendocinos que eligen comprar en pozo. Sin embargo, la realidad es que a la hora de ingresar a este negocio, diversos son los motivos que impulsan al inversor o al interesado en adquirir una unidad bajo este sistema. El principal, es que se puede adquirir una unidad un 30% por debajo del precio que si la misma vivienda hubiera estado terminada. 

En primer lugar, el ingeniero Jorge Perelló, de la empresa Constructora Perelló-Siri S.A, puntualizó que hay que desmitificar el hecho de que comprar en pozo es lo mismo que comprar al costo. "Esto no es así, ya que en el precio de la unidad que se va a comprar están incluidos diversos gastos que la empresa desarrolladora tiene, tanto de materiales, rentabilidad, contador, abogados, inflación estimativa, etcétera". 

No obstante, a pesar de todos estos ingredientes, Perelló estimó que aquel que decide comprar un departamento en pozo le puede sacar una diferencia con respecto a uno ya terminado de aproximadamente el 30%. 

En línea con ello fueron las opiniones de Manuel Otero, de la inmobiliaria que lleva su nombre, aunque sentenció que el verdadero negocio está en comprar al inicio del desarrollo. Ya que como todo, a medida que la obra avanza el precio de las unidades también lo hacen. Por lo tanto, cuando ya pasó una etapa importante del emprendimiento, no conviene comprar porque ya la rentabilidad que le dejará es muy baja. 

En este sentido, ejemplificó que hoy un departamento de dos dormitorios en un complejo ubicado en una zona linda de Mendoza, como Godoy Cruz, puede oscilar los 2 millones de pesos terminado. Mientras que aquel que lo compró en pozo, seguramente lo pagó en 1,4 millones de pesos. 

Coincidió con ello Emilio Correas socio de Pleno Desarrollos Inmobiliarios. En este caso, indicó que ellos llevan adelante más de cinco emprendimientos y todos ellos, en un porcentaje se venden en pozo. 

En este aspecto, dijo que por lo general entre el 20% y hasta el 50% del proyecto se vende en pozo, el resto se lo deja la empresa para venderlos ya terminados y así "se consigue tener mayor rentabilidad". 

Entre los beneficios de cada parte, Correas indicó que por lo general las empresas desarrolladoras utilizan este mecanismo de venta en  pozo, con el objetivo de financiar la obra de manera más económica que si tuvieran que acudir a una entidad financiera. Mientras que por el lado del comprador, "es la forma de pagar más económico una vivienda y de manera financiada". Es que este producto por lo general se compra, con un porcentaje inicial de contado y luego en cuotas.  

Coincidió con ello Perelló, y agregó que resulta más liviano para un inversor pequeño ya que la cantidad de cuotas están limitadas a la estimación de terminación de obra. Por lo tanto, pueden oscilar entre los 18 y 24 meses. 

Por otro lado, el empresario dijo también que hay riesgos. "Uno de ellos, es que pagas y apostás por un proyecto que solo ves en un papel o planos (renders). Por lo tanto, en este punto es importante elegir una buena empresa, que tenga trayectoria. Ha pasado en muchos casos, que las personas han ingresado y los edificios no se han terminado o se han demorado mucho más allá de lo estimado", sentenció Perelló. Y agregó que "esta modalidad resulta conveniente si el departamento es comprado para revender o para uso propio”.

Cómo funciona la pre-venta

La compra en pozo ha comenzado a llamar más la atención de los mendocinos luego que el Procrear comunicara que lanzará créditos hipotecarios para adquirir viviendas bajo esta modalidad. No obstante, para muchos es un negocio de años y que tiene diversidad de público e interesados. 

Emilio Correas explicó cómo funciona este sistema. Una vez que el desarrollo ya está expuesto en planos, entre un 25% y 50% de ese producto se lanza en "pre-venta". El resto se deja para cuando se termina de construir. Aquellos que compran por esta vía, necesitan hacer un primer desembolso que oscila entre el 30% y 50% del costo del departamento. El resto se abona en cuotas que varían según la proyección de terminación de la obra, que puede ser en general entre 18 y 24 meses. 

"En cada monto de la cuota -continuó Correas- están incluidos los incrementos de costos, inflación, y demás servicios. En nuestro caso es así, por lo que son cuotas fijas y en pesos". 

No obstante Perelló dijo que también hay casos en donde las cuotas son variables y se ajustan de acuerdo al índice de la Cámara Argentina de la Construcción. En este sentido explicó que "si estamos en un contexto inflacionario, la persona debe considerar esto y tener cuidado ya que la cuota puede variar cada mes y el incremento puede ser considerablemente". 

A pesar de ello, "este es uno de los riesgos por comprar más barato y con financiación". 

Sobre el público que lo elige, Manuel Otero dijo: "En el caso de los proyectos de departamentos chicos, de diez unidades, por lo general, lo eligen parejas o profesionales que los compran para invertir ya que el mismo puede sacar una diferencia entre el precio de entrada y el de la reventa que ronda el 15 y 22%".

Pero también está el caso de las unidades más grandes, de dos dormitorios por ejemplo, "que lo compran aquellos separados con hijos o familias pequeñas para primera o segunda vivienda", indicó el inmobiliario. 

No obstante, también está el público y desarrollos Premium, que en esos casos, "muchos son para invertir y en estos casos la rentabilidad puede ser mayor al 20%, al igual que el porcentaje de ingreso y cuotas, que en la mayoría de los casos son en dólares", remarcó Otero. 

En cuanto a cómo se formaliza la operación de comprar en pozo, Correas señaló que se hace a través de un boleto de compra venta, y ahí la empresa detalla que la unidad ubicada en tal piso de tanta cantidad de m², de tantos dormitorios, baño, terminaciones, se venderá a tal persona. 

"Una vez que el proyecto terminó y ya tiene todas las habilitaciones, recién ahí se hace una escritura", puntualizó el empresario de Pleno Desarrollos Inmobiliarios.