Espectáculos Martes, 10 de diciembre de 2013 | Edición impresa

Tan Biónica: una fiesta cargada de hits

La Fiesta de la Cerveza de Godoy Cruz culminó el domingo con un show a todo volumen de la mano de Chano Moreno Charpentier. La previa, con Dancing Mood, encendió la chispa en el predio cervecero.

Por Lorena Misetich - Especial para Estilo

Domingo a la noche, el calor aprieta en Godoy Cruz. El predio de a poco se va copando de público que marcha en busca de una cerveza, esperando escuchar el cierre del festival.
Pasadas las 22.30 de la noche, la big bang Dancing Mood, lideraba por Hugo Lobo comenzaba el cierre de la sexta edición de la Fiesta Provincial de la Cerveza.

Sorprendido por la platea heterogénea que se agolpó en el lugar, el trompetista agradecía el apoyo de los mendocinos, y durante más de una hora tocó una docena de canciones instrumentales, con su exquisita mezcla de ska, reggae y jazz.

Así, jóvenes con su chop en la mano, y familias enteras bailaban al compás de las trompetas. “Gracias por el respeto y la paciencia, hasta la próxima”, se despedía Lobo dejando el ambiente más que caldeado para que siguiera la fiesta.

Para ese entonces, el espacio verde ya contenía a unas diez mil almas, a la espera de la banda electro pop Tan Biónica.

Una hora transcurrió de presentación a presentación, hasta que las pantallas del escenario comenzaron a pasar un video que indicaba el comienzo del cuarteto porteño en Godoy Cruz. Un joven corriendo por la ciudad de Buenos Aires; los bosques de Palermo, el Planetario conformaban el paisaje de esa carrera. 

Sólo fue necesario contar hasta diez hasta que Chano Charpentier, Bambi Charpentier, Diego Lichtenstein y Sebastián Seoane dieron rienda al recital más esperado de la noche.

Los papelitos de colores acompañaban el festejo y el sonido electrónico de “Vámonos” (su último disco Destinología) daban comienzo al recital biónico.

Lookeados de negro, chaquetas con brillos y pieles, dieron  rienda a los hits más conocidos de la banda.

“Gracias Mendoza, buenas noches”, fue el saludo inicial del vocalista y los acordes de “Hola Noviembre” y “Loca” vistieron de melancolía la medianoche mendocina.

Por unos minutos, Chano dejó el micrófono e hizo sonar los sintetizadores y desgranar una intro electrónica para “Ella”, tema que los catapultó a la fama, y así la platea estalló en un coro y saltos colectivo, con los celulares que se multiplicaban registrando el momento.

La chispa biónica estaba encendida, para seguir cantando “Tus ojos mil”, “Mi madrugadita” y “Mis noches de enero”.

De repente, el cuarteto desaparece del escenario, y aparece un video con Chano recitando una especie de credo biónico. Al culminar, el vocalista junto con Sebastián Seoane estaban sobre la plataforma de la caja de luces y sonidos frente al escenario, para cantar “Momentos de mi vida”.

“Se habrán tomado una buena cantidad de cerveza. Muchas gracias ciudad mágica de Mendoza”, fue otro de los saludos que formaron parte del preciso freedback con la platea.
Después de atravesar un pasillo que dividía en dos al público, “Ciudad mágica”, “Duelo”, “Música” y “Arruinarse”, temas de sus tres últimos discos anticipaban la recta final del show.

Antes de la retirada “Obsesionario en La Mayor” y “La melodía de Dios” fueron las canciones elegidas para culminar una velada mágica y agitada, de la mano de la banda electro pop más escuchada del momento. Con saludo final incluido, Tan Biónica cerró cuatro jornadas de celebración cervecera plagada de música.