Espectáculos Domingo, 26 de marzo de 2017 | Edición impresa

Alejandro Fadel, el horror que se te graba

El director de "Los Salvajes" regresa para filmar su próxima obra: un filme que abreva en el género terror pero que se abisma en oscuridades más desafiantes. "¡Muere, Monstruo, muere!" será filmada íntegramente en la provincia y con actores locales.

Por Mariana Guzzante - mguzzante@losandes.com.ar

Es el monstruo siempre asechante. El temor presente desde los relatos míticos de las primeras civilizaciones. Ese Otro que patea en el claustro de la mente. A la locura y a lo concreto: el miedo.  

Entonces, cuando Alejandro Fadel dice que la película que tiene en la cabeza se llama "¡Muere, Monstruo, muere!", todo ese campo semántico se enciende.

¿El director de "Los salvajes" se embarca en un filme de terror? "De horror", corrige. Y, a medida que desentrañamos las líneas de ese guión que piensa filmar en Mendoza, entendemos la precisión.

El terror tiene reglas de género y busca el susto, la pulsión de sangre, los pelos de punta; el horror, en cambio, trabaja con la insinuación y la falsa sensación de estar a salvo. "Se cocina despacio, como un pan", dice el cineasta que ha vuelto a ver en estos meses las películas que amaba a los 16: aquellas cintas de Argento, Carpenter y Cronenberg que venía a alquilar en VHS al videoclub del centro cuando aún vivía en Tunuyán.  

Ahora, sentado en un escalón de la Nave Cultural donde se está desarrollando el festival Graba, arma un cigarro y sonríe a medias. Le da pudor hablar de algo que todavía no ha hecho, dice. Pero nuestra curiosidad es tanta. Porque si por un lado estimula saber que será una coproducción entre Argentina, Chile y Francia, más interesante se pone cuando Fadel asegura que piensa rodar la película íntegramente en Mendoza y con mayoría de actores de acá. 

 - ¿El monstruo es real?

- El monstruo se ve.

De a poco, va dándonos claves. Aclara que el proyecto es ambicioso. Que habrá efectos especiales y labor de post producción en estudios europeos pero que el monstruo estará allí -un actor bajo un disfraz- en el rodaje. Animatronic.

No, no busca hacer un filme clase B. Tampoco intenta un homenaje. "No soy un nerd del género. Posiblemente los fans del terror esperen ver otra cosa", reflexiona. "Así como 'Los Salvajes' es una suerte de western al revés, porque no se construye una épica sino que se vacía una épica; digamos que, de ese modo, esto tampoco es terror en sentido clásico".

Como proyecto, "¡Muere, Monstruo, muere!" ya lleva cuatro años de gestación y un proceso de escritura que ha pasado por varias mutaciones. 

Fadel rememora su estadía en París, los aeropuertos, los circuitos de festivales y las clínicas de cine. La sensación de extranjería y la exposición en público. Prefiere estar echado en el escalón que ante los flashes sobre la alfombra roja. Y ahí, al ras del piso, clava la mirada en un horizonte interno: "una vez crucé la Cordillera en bicicleta", recuerda. En ese cruce conoció algunos de los lugares que piensa filmar.

Masticar el miedo

Primero, fue apareciendo la idea de un documental. Mientras filmaba "Los Salvajes" en las sierras cordobesas, que semejaban su paisaje de la infancia en el Valle de Uco, sintió que quería volver a tres sitios: un monasterio, un regimiento de alta montaña y un hospital. Volver para hacer un retrato documental de personajes que eligieron o fueron confinados a vivir al margen de la sociedad, en retiro. 

"Pero después se involucró la ficción y fue tomando cada vez más forma. Apareció la idea del monstruo. Se metió lo sobrenatural, lo fantástico. Y el modo en que los personajes lidian con eso en plena soledad".

- ¿Catarsis?

- Ojalá.

- ¿El horror se aliviana con humor?

- Sí, claro. Pero no es estrictamente cómico. Hay momentos de absurdo. 

Volvemos a "Los salvajes", que también tiene su oscuridad. La mirada del director buscó llevar las acciones hacia la abstracción. Pero el rodaje, detrás de cámara, fue divertido. 

- ¿Cómo trabajás con los actores? 

- Antes que pensar en el actor, pienso que lo que tengo adelante es una persona. El primer trabajo es, entonces, conectar con la persona. Tratar de entendernos y avistar el personaje. Me gusta que los rodajes sean disfrutables. Claro que para un proyecto como este hay esquemas de tiempo y eficacia, pero para mí es necesario trabajar también con cierto margen de espontaneidad. Dejar que lo imprevisible ocurra. 

- Esos momentos donde ocurre la magia. 

- Esos momentos donde todos la vemos. 

El desafío es, finalmente, conjurar al monstruo con la magia del cine. Refractar en historias inventadas los miedos propios. Y lograr desnudar el alma en el espejo distorsionado de la ficción. 

La ficha

Graba: Festival Audiovisual

Del 23 al 26. Entrada general $20.

En la Nave Cultural. (España y Maza). A las 18.30. 327 cuadernos (panorama). A las 19.

El viento (proyección especial con música en vivo. Presentación: Fernando Martín Peña).

En la Nave Universitaria. (Maza 223). A las 18. El porvenir (panorama).

De plano

Alejandro Fadel nació en Tunuyán, en 1981. Es director y guionista mendocino de proyección nacional e internacional. En 2002 gana con "Felipe" el Premio a "Mejor Cortometraje" en Bafici, el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires.

En 2003 presenta en la Semana de la Crítica del Festival de Venecia "El amor (primera parte)", película que codirigió junto a  Martin Mauregui, Santiago Mitre y Juan Schnitman.

Luego, en 2016, presenta en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes el corto "Gallo Rojo" co dirigido junto a la cineasta sudafricana Zamo Mkhwanazi. 

En 2011, funda la compañía de producción La Unión de los Ríos junto a Agustina Llambi Campbell, Santiago Mitre, Martín Mauregui y Fernando Brom. Un año después, presentan su primera película, "Los Salvajes", en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes. 

Como guionista, es co-autor de reconocidas producciones dirigidas por Pablo Trapero como  "Leonera" (2008), "Carancho" (2010), el segmento del filme colectivo "Siete días en La Habana" (2012) y "Elefante blanco" (2012). También escribió junto a Walter Salles, Damián Szifrón, Israel Adrián Caetano, Peter Weber, entre otros. 

Actualmente, se encuentra en etapa de desarrollo de su segunda película "¡Muere, Monstruo, muere!"

Está participando como jurado del "Graba festival audiovisual" que se realiza en la Nave Universitaria.