Espectáculos Martes, 15 de septiembre de 2015

"Entre caníbales" se despide hoy de la pantalla chica

La producción de Campanella no cautivó a la audiencia por lo que redujeron a la mitad la cantidad de capítulos. Hoy finaliza en Telefe.

Por Redacción LA

Este martes, Telefe pondrá al aire el último capítulo de "Entre caníbales", la ficción de Juan José Campanella que no logró el nivel de audiencia esperado. Sufrió cambios de horarios y finalmente acortaron la historia a 60 capítulos cuando en el guión original tenía previsto 120.

La tira protagonizada por Natalia Oreiro, Joaquín Furriel y Benjamín Vicuña debutó en mayo con 14.4 puntos de rating y un pico de 18.3. En el segundo capítulo logró 12.3 puntos y en el tercero bajó a 7.5 puntos. El rating no creció y la audiencia escogió las ficciones "Esperanza mía" y "Las mil y una noches" de su canal competidor, El Trece.

Pese a que Campanella aconsejó por Twitter a los seguidores de la ficción que vieran los episodios en el sitio Telefe.com y que Oreiro defendió al producto: "Estoy re orgullosa de lo que hicimos y siento que crecí como intérprete", nada se pudo hacer y hoy "Entre caníbales" se despide de la pantalla chica.

El capítulo final será emocionante porque habrá intriga y mucha adrenalina pero también amor, ternura y desenlaces insospechados. En la historia, Valmora (Furriel) decide sumarse al plan de Ariana (Oreiro) y Lessin (Mario Alarcón) para exponer a Agustín (Vicuña) como violador ante las cámaras. Sin embargo, Ariana sabe que esto implicaría que su hijo se entere por televisión de la verdad sobre su pasado. Decide adelantarse a los hechos y junta coraje para enfrentar a Diego (Gabriel Gallicchio), confesarle su identidad, y develarle quién es su verdadero padre.

Por otra parte, Agustín graba su primer spot publicitario, intentando que no se note que la situación se le está yendo de las manos. Como parte del plan, Lessin lo amenaza con la información que tiene sobre su pasado y le ofrece negociar para salir impune. Agustín desconfía y decide tenderle una trampa para terminar con sus problemas de una vez por todas.