Miércoles, 20 de septiembre de 2017
  • Domingo, 10 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

World Roller Games: Argentina se hizo dueño del bronce

La Selección dio vuelta el marcador y venció a Italia (4 a 2) para subir al podio. El mendocino Samuel Amado anotó para los tanos.

Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

La medalla de bronce en el pecho no es un desahogo, es la marca de un dolor profundo para los integrantes de la Selección argentina de hockey sobre patines. Ayer, los dirigidos por Darío Giuliani, se impusieron a Italia (4 a 2) para sumar una presea más a la delegación nacional en los World Roller Games. 

La derrota ante Portugal, por las semifinales la jornada anterior, fue un trago muy amargo y difícil de asimilar. Sin embargo, los albicelestes apretaron sus dientes y fueron en busca de su quinta victoria en el presente torneo de seis partidos. Los italianos, contra quienes dirimieron el liderazgo de la Zona A en la fase clasificatoria, habían dado cuenta de una defensa cerrada y potencia. Al menos ése fue el balance expuesto tras el triunfo de los cuyanos (6 a 1), el martes pasado.

Italia esta vez cambió su plan y fue el que intentó en el inicio del partido manejar  el ritmo; un remate peligroso de Giulio Cocco (que pegó en el palo) y también la primera falta de equipo. Eran síntomas de un cambio de actitud en el plantel de Massimo Mariotti.

Pero a la sombra de aquella velocidad, Argentina comenzó a desnivelar la cancha; más aún cuando un remate seco de Matías Platero (9’49”) fue la apertura del goleo. Pero los altibajos albicelestes  eran notables, como su falta de efectividad a la hora de la definición, e Italia aprovechó su momento. 

Dos minutos después, el mendocino Samuel Amado cristalizó en el marcador el empate de la Azzurra. El defensor, surgido de la cantera de Andes Talleres, entrando   -desde la derecha- en diagonal al área argentina logró desviar un pase de Illuzzi para colar la bocha junto al palo izquierdo del arco defendido por el mendocino Valentín Grimalt. Pisando el descanso, Andrea Malagoli, tras un rebote del arquero albiceleste, volvió a golpear la red para el 2 a 1 en favor de la Azzurra.

En el segundo tiempo, la imprecisión, el coraje y la entrega fueron el vocabulario de los americanos en el rectángulo de juego. Acevedo -que reemplazó a Grimalt- evitó que la cuenta italiana fuera en aumento. A los 15’, Matías Pascual dejando a dos hombres en el camino empató. Argentina sacó su chapa de campeón.