Sociedad Martes, 14 de noviembre de 2017 | Edición impresa

Vuelven a aumentar emisiones mundiales de carbono

Ayer, especialistas que participan en la Convención de la ONU en Bonn presentaron el informe de este año.

Por DPA

En medio de la conferencia del clima de las Naciones Unidas se ha dado a conocer un estudio deprimente: tras tres años al mismo nivel, las emisiones mundiales de CO2 volverán a aumentar previsiblemente en 2017 cerca de 2%. 

Todo transcurría sin problemas en la 23 conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en la ciudad germana de Bonn. 

Alemania como “anfitriona técnica” anunció avances. Los enviados del presidente estadounidense Donald Trump se comportaban tranquilamente. Y en el pabellón dominaba una buena atmósfera con música de Fiyi, país que preside la COP de este año. Sin embargo, todo se truncó. En el centro de prensa, investigadores de renombre presentaron un estudio con una mala noticia: las emisiones de CO2 aumentan. 

El informe “Global Carbon Budget” anunció una subida de un dos por ciento para el año en curso, hasta alcanzar las 41 gigatoneladas, es decir 41.000 millones de toneladas, según los datos de los expertos publicados en la revista “Environmental Research Letters”. 

 

 

Anteriormente, las emisiones habían permanecido igual durante tres años. Los expertos esperan también para 2018 un incremento. La mayor parte de las emisiones proceden del carbón, gas y petróleo, como suele ser habitual. 

¿Quién asume la responsabilidad? “Esto tiene mucho que ver con lo que pasa actualmente en China”, comentó Glen Peters, uno de los autores del estudio. Se calcula que el gigante asiático emitirá un 3,5 por ciento más que el año pasado, hasta alcanzar las 10,5 gigatoneladas, por un mayor uso del carbón. En India también se registrará un aumento aunque menor, del dos por ciento, debido a la actual debilidad económica en el país. Si la economía india se recupera pronto, las emisiones de CO2 podrían aumentar rápidamente en 2018. 

Por el contrario, en Europa y Estados Unidos disminuyeron las emisiones entre un 0,2 y un 0,4 por ciento. Sin embargo, lo hicieron a un ritmo demasiado lento como para compensar la subida en otras regiones del mundo, destacaron los investigadores.