Más Deportes Sábado, 7 de octubre de 2017 | Edición impresa

Trabajo matutino y tarde liberada

El técnico Sampaoli les dio el resto del día libre luego del entrenamiento matinal. Hoy comienza a definir el equipo.

Por Redacción LA

El Seleccionado argentino de fútbol se entrenó ayer en el predio de la AFA en Ezeiza, después del pobre empate frente a Perú y con la mira puesta en el decisivo partido del martes ante Ecuador, en Quito, en busca de la clasificación al Mundial de Rusia 2018.

Los futbolistas que jugaron frente al conjunto incaico realizaron ejercicios regenerativos en el gimnasio, mientras que los suplentes y aquellos que tuvieron menos minutos en cancha, por caso Ángel Di María, remplazado en el entretiempo, participaron de una práctica de fútbol frente a los sparrings.

En ese ensayo, Di María jugó como volante por la izquierda. Ante Perú, Sampaoli lo incluyó sobre la derecha para intentar conformar una sociedad con Gabriel Mercado y favorecer el encuentro con Lionel Messi, pero el volante de PSG francés estuvo muy lejos de su mejor versión.

Pese a que llega sin mucho rodaje en el equipo parisino después de haberse recuperado de la lesión que sufrió frente a Venezuela, Di María ha jugado buenos partidos en la altura, por ejemplo en La Paz frente a Bolivia, y es una opción para jugar por izquierda en Quito.

Sampaoli deberá definir además si mantiene en el equipo a Banega, de flojo desempeño en La Bombonera, o apuesta por un mediocampista con mayor recorrido.

Los jugadores que fueron titulares y los que disputaron más minutos realizaron trabajos regenerativos en el gimnasio y después un trote liviano alrededor de las canchas del predio. El cuerpo técnico dio el resto del día libre a los futbolistas, que debían regresar a Ezeiza por la noche. Messi, Mascherano, Lucas Biglia, Ángel Di María y Nahuel Guzmán permanecían por decisión propia en el predio.

El seleccionado volverá a entrenarse hoy desde las 10.30 y mañana, después de una nueva práctica matutina, volará hacia Guayaquil a las 15. El plantel albiceleste permanecerá en esa ciudad hasta el martes, cuando partirá hacia Quito para intentar contrarrestar los efectos de la altura.

 

Un gol en 4 partidos y 1 triunfo de los últimos 6

Argentina suma tan sólo un gol en sus cuatro últimos encuentros, y ni siquiera ése fue obra de un jugador suyo sino un autogol en el empate del 5 de setiembre ante el colero Venezuela. Sus 16 tantos en 17 fechas son la segunda menor cantidad en la eliminatoria, por encima de los 14 de la penúltima Bolivia. 

El otro obstáculo, más allá del rival de turno que ya está eliminado, serán los 2.850 metros sobre el nivel del mar de Quito, la capital ecuatoriana donde se disputará el encuentro y en la que Argentina sólo ganó uno de los seis partidos que jugó allí, hace 16 años en las eliminatorias para la Copa del Mundo de 2002.