Mundo Club House Jueves, 28 de septiembre de 2017

Todos los tips para elegir la cortina para tu baño

Te acercamos consejos importantes para que puedas elegir la cortina adecuada para decorar tu baño y a su vez evitar salpicaduras indeseadas.

Por Redacción CH


Las cortinas de baño cumplen dos funciones básicas: una utilitaria, evitar que el agua se extienda al usar la bañadera o la ducha; y otra, decorativa, ya que son uno de los accesorios más vistosos dentro de este espacio.

El diseño es muy importante a la hora de elegir la cortina porque marcará el estilo que le quieras dar a tu baño.

Existe una amplia variedad de materiales de cortinas de baño: poliéster y PVC, entre otros.

En función de tus preferencias podés decantarte por una de las opciones de sujeción de la cortina a la barra: las tradicionales argollas, de trabas o con una argolla cuya principal ventaja es que es más rápido de sacar y poner.

Las cortinas de baño se reinventan y se mantienen vigentes por ser una opción económica, fácil de instalar, y en el mercado existen una amplia variedad de modelos que combinan con todo tipo de ambientes y estilos: tradicionales, modernos, infantiles...

En función del diseño, podés elegir la cortina lisa o estampada, monocromática o con varios colores, con o sin textura… solo con cambiar la cortina podés conseguir darle un nuevo aire a tu baño.

MATERIALES

Las prestaciones principales que deben cumplir las cortinas del baño son la impermeabilidad, y la resistencia al moho. En la elección, tené en cuenta las ventajas que te ofrece cada material.

• Tejido textil (poliéster). Destacan por su tacto natural y por su facilidad de limpieza. Podés lavarla en el lavarropas a 30 grados.

• Tejido plástico (PVC, vinilo, EVA, PEVA). La opción más impermeable y resistente al moho.

En cuanto a las prestaciones de las cortinas de baño, es recomendable las de plástico cuenten con un tratamiento antiestático para evitar que la cortina se pegue al cuerpo. Para las textiles se aconseja que incluyan un tratamiento impermeable adicional para mejorar la resistencia a la humedad. 

También podés optar por combinar dos tipos de cortinas: una de tejido plástico para el interior de la bañera que haga las veces de forro, y otra, de fibras naturales para darle la estética deseada.

SUJECIÓN

Existen diferentes modelos para sujetar la cortina de baño a la barra. Lo principal es la comodidad de apertura y la facilidad para poder quitar y poner la cortina para lavarla.

• Están las argollas, que son el método estándar. Con él se fija la cortina a la barra por medio de un anillo con un clic de apertura y cierre.

• Se conoce como argolla rápida al sistema por el que se introducen directamente las argollas en la barra. Se destacan por su comodidad y sencillez. 

• Se conoce como presillas a la tira de la cortina (dobladillo) que sobresale y que queda en la parte superior para introducir la barra en su interior. Este sistema carece de argollas, de modo que se fija directamente a la barra.

MANTENIMIENTO Y LIMPIEZA

El baño es uno de los rincones de la casa más arduos de limpiar. La humedad, los cambios de temperatura y el alto uso que se hace dentro de él, repercuten en las cortinas de baño o de ducha. De ahí la importancia de cuidarlas y mantenerlas en perfecto estado.

CONSEJOS PARA QUE TUS CORTINAS ESTÉN CUIDADAS:

- Ventilá el baño a lo largo del día. 

- Después de usar la ducha o bañadera, aireá el espacio, ya sea abriendo la puerta, la ventana o poniendo en marcha el extractor de aire, si se disponés de él.

- Evitá la acumulación de agua y, por tanto, las humedades posteriores al uso del baño teniendo siempre la cortina extendida. Los pliegues de la cortina son la parte más propensa al moho.

- Evitá los tirones al plegar y desplegar la cortina. Así disminuirás el daño sobre la misma y sobre la barra de sujeción. Para correr la cortina intentá agarrarla por la parte alta.

- Para saber el tipo de lavado que permite hay que consultar las indicaciones del fabricante. Algunas cortinas pueden lavarse en lavarropa. Otras, solo a mano. En el caso de las cortinas de poliéster hay que lavarlas con agua jabonosa (nunca detergente), a una temperatura tibia de unos 15-20º y tender en un lugar sin humedad (nunca plancharla).

- Por último y lo más importante, hay que dejar que se seque bien, en un lugar ventilado, sin humedad.