Más Deportes Martes, 14 de noviembre de 2017 | Edición impresa

Italia, afuera del Mundial

La selección ganadora de cuatro títulos ecuménicos no estará en Rusia. Será el primer certamen sin la Azzurra en 60 años.

Por Redacción LA

Siamo fuori dal Mondiali. Italia no jugará la Copa del Mundo por tercera vez en su historia y por primera luego de 60 años. En San Siro, Milán, igualó 0-0 ante Suecia, no pudo revertir el 1-0 de la ida, en Solna, y será el gran ausente en Rusia 2018. La Azzurra fue campeón del mundo en cuatro oportunidades (Italia ‘34, Francia ‘38, España ‘82 y Alemania ‘06), finalista en México ‘70 y Estados Unidos’94 (ambas derrotas ante Brasil) y participaba de manera ininterrumpida desde Chile 1962.

Los primeros minutos fueron de estudio. Italia, con la presión de los 70 mil hinchas en el estadio y con todo el peso de su historia, no encontró los caminos. Suecia se paró 4-4-2, a cuidar el resultado y sin salirse del libreto. En los primeros 15’ casi no hubo situaciones de gol, pero sí polémicas.

 

 

Los italianos pidieron un penal -que no fue- de Ludwig Augustinsson sobre Parolo; y el árbitro español Mateu Lahoz despojó a los suecos de un penalazo por una clara mano de Darmian en el área.

Después, el local contó con dos chances. La primera de Ciro Immobile (sin ángulo, definió desviado); la segunda de Candreva, que elevó su remate por encima del travesaño. En otra contra rival, otra polémica. Forsberg se metió en el área y buscó un pase que fue interceptado por el brazo derecho de Berzagli.

Otra mano clara que el ‘pito’ prefirió no cobrar. Luego la Azzurra demostró su superioridad y generó más situaciones: una de Immobile que Granqvist sacó sobre la línea, otra de Parolo que tapó el arquero Olsen y la última un cabezazo de Chiellini, que se fue apenas arriba.

En el ST la presión era más pesada para los ‘tanos’, mientras los de amarillo se metían cada vez más en su área. Tras un centro de Darmian, Florenzi conectó con una volea que se fue cerca. Parecía que Italia se acercaba a ese gol que necesitaba.

 

 

Pero careció de ideas para quebrar a una defensa ordenada que ganó siempre en el juego aéreo y que contó con un seguro Olsen bajo los tres palos. Ventura movió el banco -tarde- y mandó a la cancha a Belotti y a El Shaarawy: iban 18’ pero ya se jugaba como si faltasen apenas un puñado de segundos. Centros al área y a la carga a puro empuje y coraje. Le faltó fútbol a Italia. Y encima Suecia no aprovechaba los espacios para contraatacar y defensivamente había formado un muro en el área propia.

En el final, Italia ‘bombardeó’ por todos lados, pero nunca estuvo cerca de conseguir igualar la serie para estirar la definición al alargue o penales.

Aunque varias pelotas pasaron cerca del arco de Olsen y mantuvieron la tensión en el estadio hasta el último suspiro, el árbitro español pitó el final tras haber adicionado cinco minutos y desató el festejo interminable de los suecos. En Italia, llanto y preocupación: deberán esperar hasta Catar 2022 para volver a ver a la Azzurra en un Mundial, claro, si clasifica.

El último Mundial sin Italia. Si para Argentina el Mundial de 1958 fue “el desastre de Suecia”, Italia ni siquiera llegó a calificarlo. Es que, como ocurrió en la tarde de ayer, entonces, el conjunto de la península no llegó a clasificarse a la Copa del Mundo.

 

 

Así como el verdugo en el Giuseppe Meazza fuera Suecia, a principios de 1958, la guadaña la portó Irlanda del Norte. Sesenta años después, un gigante a nivel selecciones volverá a mirar la acción en una cita ecuménica, a la distancia.

Nueve cupos se repartían entre 27 equipos aspirantes en las Eliminatorias Europeas antes del Mundial de Suecia. A Italia le tocó en suerte el Grupo 8, junto con Irlanda del Norte y Portugal. Y, contra todos los pronósticos, fueron los británicos los que se quedaron con la plaza para la competencia.

 

 

El camino había comenzado con una victoria para la Azzurra. El 25 de abril de 1957, en Roma, venció 1-0 a los irlandeses. Como local también celebró 3-0 frente a los portugueses. El tema es que, como visitantes, los italianos tropezaron sus dos encuentros.

Portugal lo superó 3-0 e Irlanda del Norte, en el encuentro decisivo, le ganó 2-1. Así, el 15 de enero de 1958, en Belfast, se dio un hecho histórico: Italia, que había alzado la Copa del Mundo en 1934 y 1958, que solo se había perdido por decisión propia la edición de 1930, se quedaba sin su pasaje.