Política Jueves, 11 de enero de 2018

Sindicatos y escándalo: cómo Vidal se animó a denunciar al temerario Monteros

No tuvo miedo en decir que eran una mafia que extorsionaba para construir. Era un secreto a voces que nadie se animaba a blanquear

Por Redacción LA

Humberto Monteros, el ex líder de la Uocra detenido acusado de encabezar una asociación ilícita con otros integrantes del gremio, manejó un sindicato apuntado por la gobernadora María Eugenia Vidal, renunció a la conducción, hoy a cargo de un interventor, y fue comparado con Juan Pablo "Pata" Medina.

El nombre de Monteros comenzó a circular con fuerza en los medios después de que Vidal acusara a la delegación bahiense del gremio de los albañiles de impedir la realización de obras en su zona influencia.

La mandataria afirmó, en septiembre pasado, que había "cuatro rutas en obra" que estaban "paradas" porque se exigía que se contrate determinadas empresas de catering, de transporte y de otros servicios por parte del gremio.

En esa oportunidad, la gobernadora apuntó contra uno de los lugartenientes de Monteros, José Bernardo Burgos (ex secretario adjunto del sindicato), que también fue detenido esta madrugada.

La gobernadora se refirió a las obras de las rutas 51 y 60 y dijo que la Uocra bahiense buscaba "obligar a los contratistas a contratar determinados proveedores de comida, transporte y equipamiento, en un acto claramente corrupto".

Los dichos de la mandataria provincial, en una visita a Bahía Blanca, se completaron con su pedido de intervención judicial.

Tras los dichos de Vidal, la justicia bahiense comenzó una investigación de oficio y, luego de un primer comunicado en el que rechazó las acusaciones, el 2 de octubre pasado, Monteros y toda la cúpula gremial decidieron renunciar.

"Hasta tanto se esclarezca judicialmente la absoluta inocencia de todos los involucrados en los delitos que se nos imputan, renunciamos a los cargos para los cuales fuimos electos por mayoría absoluta de los afiliados en elecciones ejemplares llevadas a cabo en diciembre de 2016, poniéndonos a disposición de la Justicia", fue uno de los párrafos de la renuncia de los líderes gremiales.

Tras la salida de Monteros y su grupo, la Uocra nacional colocó como interventor de la seccional bahiense a Ricardo Rodríguez, un dirigente del gremio en Trenque Lauquen.

Cuando la gobernadora lanzó sus acusaciones, arreciaban las noticias sobre el caso del jefe de la Uocra La Plata, Juan Pablo "Pata" Medina, también detenido por asociación ilícita.

El intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay (Cambiemos), equiparó a Monteros con su par platense.

"Acá hay aprietes e intentos de extorsión similares a los de La Plata. Es pesado, se desmadró", dijo el jefe comunal al diario La Nación en septiembre del año pasado. 

Si bien el intendente bahiense consideró que ambos dirigentes gremiales tienen similitudes, planteó que hay "algunas diferencias", y remató: "Creo que Monteros no tiene un avión y 40 autos, como el 'Pata' Medina". 

En la casa del ex secretario general de la Uocra de Bahía Blanca en Monte Hermoso, donde fue detenido, se hallaron más de 5 millones de pesos y 100 mil dólares escondidos en bolsas y bolsos, además de un arma calibre 9 milímetros.

Monteros manejaba la Uocra bahiense desde 2005 hasta su intervención el año pasado, y su poder gremial se amplificaba porque también comandaba la CGT local. 

En las últimas elecciones, que se realizaron en diciembre de 2016, la lista de Monteros se impuso con más del 50 por ciento de los votos, resultado que se contrapone a lo alcanzado en 20005, cuando accedió a la conducción, en las que ganó sólo por cuatro votos.

El gremialista detenido recibe críticas fuertes desde su propio gremio, con denuncias de opositores que aseguran que comandó ataques como el que afirmó haber sufrido Gerardo González. 

En noviembre de 2016, en la previa a las últimas elecciones gremiales, el dirigente opositor a Monteros denunció que un local de su agrupación fue atacado a tiros.

"Sospechamos que viene del señor Humberto Monteros", señaló González en ese momento en declaraciones a medios bahienses.
Monteros también denunció agresiones, como la de marzo de 2014, cuando una granada explotó en su domicilio, según contó, y acusó a dirigentes sindicales que identificó con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.