Mundo Club House Viernes, 29 de septiembre de 2017

Sillones colgantes: con los pies en el aire

En esta nota de revista ClubHouse conocé las maravillosas cualidades que las sillas colgantes aportan a la decoración y al relax.

Por Redacción CH

Por diseñadora de interiores Noelia Serna

Sentarse a cierta distancia del piso y dejarnos mecer por el vaivén que permiten estos muebles, invita a disfrutar nuestros espacios de una manera particular al tiempo que les damos un toque encantador. Al pensar en un mobiliario que combine creatividad y comodidad, las sillas colgantes son todo un clásico debido a que se trata de elementos encantadores y hasta inesperados en los interiores de las casas.

Por este motivo, si deseamos destacarnos y, al mismo tiempo, aportar un toque de distinción a nuestros ambientes, estos muebles son una garantía ya que sorprenden y visten. Las sillas colgantes están pensadas para el relax y la diversión. Nadie puede resistirse a usar una de ellas ya que son casi amor a primera vista. Aunque suelen ser más habituales afuera o en los jardines, estos particulares muebles son una evolución de las típicas hamacas para llevarlas y disfrutarlas adentro.

Su riqueza radica en su aspecto ornamental más allá de su funcionalidad propiamente dicha. En líneas generales, no importa el diseño o el esquema de nuestra decoración ya que siempre encontraremos una de estas sillas que se ajuste al espacio que queremos vestir. Sobre todo, debido a la gran disponibilidad de colores, diseños y materiales empleados para su fabricación. En el caso de estos últimos, se destacan el ratán, el metal y el mimbre.

Se pueden hacer colgar en cualquier sitio ya que se fijan al techo. No obstante, también hay modelos que tienen un soporte fijo integrado.

Veremos, también, que muchos de los diseños de columpios o sillas colgantes tienen forma redonda o de nido. El propósito de esto es, básicamente, ofrecer comodidad y confort de modo que la persona pueda sentarse tranquila a la vez que resguardarse del sol. Se trata de modelos que cubren la parte superior formando una especie de visera.

Los sillones colgantes, de este modo, son muebles relajantes y perfectos para tu jardín, patio y -ahora también- para el salón de tu casa o cualquier ambiente que elijas. Es porque, entre otras cosas, son la herramienta perfecta para desconectar y disfrutar.

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa de setiembre. Ingresá a la edición digital para leerlo igual que en el papel, haciendo click aquí