Salud Domingo, 3 de diciembre de 2017

¿Se puede utilizar el cannabis para tratar los síntomas de la fibromialgia?

Este año marca el inicio de una serie mundial de ensayos clínicos con cannabis medicinal estandarizado.

El primer ensayo se está realizando en Países Bajos, un estudio sobre los efectos del cannabis medicinal en los síntomas de la fibromialgia.

La fibromialgia es un trastorno caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado y sensibilidad al tacto. Estos síntomas suelen estar acompañados de fatiga crónica, trastornos del sueño y cambios emocionales. Se estima que entre el 3 y el 5% de la población general se ve afectada por esta enfermedad. Curiosamente, y por razones desconocidas, la mayoría (80 a 90%) de los pacientes diagnosticados son mujeres.

Los tratamientos farmacológicos más utilizados incluyen el depresor del sistema nervioso central pregabalina y el inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina y norepinefrina duloxetina Sin embargo, aunque estos ensayos clínicos han demostrado ser eficaces y relativamente seguros, no todos los pacientes han respondido al tratamiento. Además, se ha encontrado que en algunos pacientes se produce una variedad de efectos secundarios, incluyendo mareos, somnolencia o cambios emocionales que pueden conllevar a una depresión.

El cannabis como tratamiento alternativo

La investigación demuestra que los cannabinoides -los compuestos activos presentes en la planta de cannabis- pueden tener un efecto beneficioso sobre los síntomas de la fibromialgia al reducir el dolor y mejorar la calidad del sueño.

Por otra parte, algunos pacientes han informado que el cannabis produce menos efectos secundarios que los tratamientos convencionales disponibles y, lo que es más importante, que es eficaz. En las clínicas comunitarias/dispensarios de cannabis las opciones para los pacientes van desde aceite a base de cannabis, jabones, cremas de cannabis con jarilla/romero y hasta con café. También son muy buen complemento masajes con crema de cannabis.

Dosificación

Se utiliza especialmente el endocanabinode THC, pero también se puede complementar con CBD.