Sociedad Jueves, 12 de octubre de 2017

España celebraba su Día Nacional con Letizia y el rey Felipe y se estrelló un avión

El accidente esombrece aún más a los españoles, sumidos en una profunda crisis por Cataluña. El piloto murió

Por Redacción LA

Los españoles celebraron hoy el Día de la Hispanidad, la Fiesta Nacional, con el tradicional desfile militar, marcado este año por el desafío independentista catalán y ensombrecido por el accidente en el que perdió la vida uno de los pilotos que participaron en los actos conmemorativos. 

El avión, un Eurofighter, se siniestró en la ciudad de Albacete (sureste), en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, donde se ubica la base a la que regresaba el aparato desde Madrid. 

El trágico suceso se conoció nada más terminar el desfile, que estuvo presidido por los reyes Felipe VI y Letizia, y en el que en esta ocasión se brindó un reconocimiento especial a la Guardia Civil y la Policía Nacional que marchó por primera vez este año. 

Los reyes de España, acompañados por sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, fueron recibidos por cientos de ciudadanos con aplausos y gritos de "Viva España" y "Viva la Corona". 

También se escucharon gritos contra el presidente del Ejecutivo regional de Cataluña, Carles Puigdemont, y a favor de la unidad de España. 

Junto a los reyes presenciaron también el desfile, bajo el lema "Orgullosos de ser españoles", el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el resto de los miembros de su gabinete, además de las más altas autoridades del Estado y la mayoría de los líderes políticos. 

El momento más emotivo fue el homenaje a las víctimas de los atentados yihadistas del pasado agosto en Cataluña, en los que fallecieron 15 personas. 

También fue recordado Ignacio Echevarría, el español que murió en junio en los atentados de Londres cuando se enfrentó a los terroristas. 

Los fallecidos en el atentado de agosto estuvieron representados en una ofrenda floral por los embajadores de sus países de origen: Argentina, Bélgica, Canadá,

Estados Unidos, Alemania, Italia, Portugal, Reino Unido y Australia. 

Tras el homenaje, los actos prosiguieron con un desfile aéreo y terrestre en el que participaron unos 3.900 efectivos, entre militares de los tres Ejércitos, guardias civiles, policías y Guardia Real. 

Se vieron volar 78 aeronaves, entre ellas cazas de combate F-18, Eurofighter (uno de los cuales sufrió el accidente posterior en el que falleció el piloto), y Harrier, de transporte Hércules, el novedoso A400-M y los de patrulla marítima y contraincendios, así como helicópteros Chinook y Tigre. 

El desfile terrestre contó con la novedad de la presencia de la Policía Nacional por primera vez desde hace más de 30 años. 

Precisamente la Policía y Guardia Civil fueron los más aplaudidos por el público, junto a los legionarios que, como es tradición, desfilaron con su mascota, un carnero. 

La presencia internacional se completó con los 120 cadetes gendarmes franceses que se están formando en la escuela de la Guardia Civil de Valdemoro (Madrid) en materia antiterrorista y que desfilaron junto a las fuerzas armadas españolas. 

Junto a la exhibición de las banderas de todos las fuerzas de seguridad y militares se pudo ver la bandera del Líbano, como agradecimiento a su apoyo a España tras los atentados yihadistas en Cataluña. 

Tras finalizar el acto los asistentes se dirigieron al Palacio Real de Madrid donde cada año se celebra la recepción oficial ofrecida por los reyes.