Vecinos Miércoles, 8 de noviembre de 2017 | Edición impresa

Se anegaron 23 casas por la lluvia

La zona más afectada fue la de Bajo Perdriel, donde 17 viviendas de un asentamiento se inundaron.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

La tormenta de ayer tuvo la particularidad de que en pocas horas cayó gran cantidad de agua. En algunas zonas del Gran Mendoza llegaron a precipitar entre 20 y 30 milímetros.

Como consecuencia de esto hubo 23 casas anegadas, árboles caídos y cables del tendido eléctrico que hicieron cortocircuito. Desde dos de los municipios más afectados resaltaron que las obras de drenaje funcionaron bien pero que falta conciencia de la gente, que ensucia las acequias y canales.

El director de Defensa Civil de la provincia, Daniel Burrieza, indicó que si bien en Divisadero cayeron 6 milímetros y en Alto Agrelo 8, en la mayor parte del Gran Mendoza precipitaron entre 16 y 18 milímetros, mientras en Guaymallén precipitaron 20 y en Luján 30. Este volumen, en un corto período de tiempo, ocasionó que el escurrimiento fuera más complicado.

Defensa Civil atendió 54 situaciones en toda la provincia. Más de 20 fueron viviendas anegadas, 17 de ellas en Luján, en la zona de Bajo Perdriel, 3 en Guaymallén y 3 en Maipú. Asimismo, hubo 4 árboles caídos y varios cables que hicieron cortocircuito y afectaron a usuarios del servicio eléctrico.

Burrieza comentó que, en los diversos recorridos que hicieron, se encontraron con varias calles anegadas como consecuencia de la acumulación de hojas, que los frentistas barren y arrojan a las cunetas, y de residuos que van a parar a estos canales de riego y desagüe pluvial. El funcionario planteó que las municipalidades limpian pero la gente tira más basura de la que tienen capacidad operativa de retirar.

Asimismo, aunque Defensa Civil no interviene en estos casos, señaló que hubo varios accidentes en horas de la mañana (al menos cinco, uno en Costanera frente a la Clínica Francesa y dos en Acceso Norte, cerca de Pescadores).

Por eso, Daniel Burrieza recomendó a los conductores que manejen con precaución, con las luces encendidas y, sobre todo, que respeten la distancia con los otros vehículos, para evitar los choques en cadena.

El departamento más afectado, tanto por la cantidad de agua caída como por el número de viviendas que se inundaron, fue Luján. El secretario de Obras e Infraestructura de la comuna, Rolando Baldasso, detalló que hubo inconvenientes en un asentamiento en Bajo Perdriel, que está en un terreno inundable y, por no tener la situación dominial regularizada, carece de obras de protección aluvional.

En cuanto a las obras para favorecer el desagüe aluvional que han realizado, Baldasso mencionó que se hizo un complemento en Perdriel Viejo, entre la ruta 15 y Cuadro Estación Perdriel, que siempre se inundaba y funcionó muy bien. También se mejoró el drenaje en esta última localidad.

En Vistalba, donde reconoció que hay muchas quejas por el anegamiento de la calle Guardia Vieja, se completó un canal de 800 metros entre la rotonda de la Virgen y la rotonda del Arado, y pronto se seguirá desde este punto hasta la curva de calle Pincolini. Además, con Hidráulica, Irrigación y Vialidad planean mejorar el drenaje en un sector de casi un kilómetro donde se acumulan 30 cm de agua.

El intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias, señaló que desde que fines de 2015 han construido o reparado unas 400 alcantarillas, aunque señaló que son miles las que necesitan una intervención, sobre todo en Dorrego, San José y Villa Nueva. Pero con las que han terminado hasta ahora han dejado de colapsar sectores donde esto usualmente ocurría, como la esquina de Remedios de Escalada y Moldes, o la de Concordia y Bandera de los Andes.

 

 

 

Sobre obras de drenaje más significativas, el jefe comunal comentó que terminaron el canal Lagunita, el de la calle Moreno y el de la calle Gorriti, todos conectados, con lo que por primera vez en años no se anegó esta zona. En cambio, manifestó que colapsó la calle Allayme, entre Gomensoro y Lagunita, donde se está iniciando el movimiento de suelo para hacer otro canal.

Sin embargo, Iglesias advirtió que el canal Sáenz Peña derramó un poco por el volumen de líquido, pero también porque arrastró “un mar” de botellas, por lo que advirtió que es necesario un cambio de cultura o de lo contrario no habrá desagüe con tamaño suficiente.

 

Seguirá inestable

La probabilidad de nuevas lluvias y tormentas aisladas se mantendrá hasta el jueves inclusive. Según el pronóstico extendido del Servicio Meteorológico Nacional, hoy estará nublado durante la mañana y podría llover, aunque las condiciones mejorarán un poco por la tarde y noche. La mínima será de 14° y la máxima 21°. Mañana se esperan precipitaciones y que las temperaturas oscilen entre los 17° y los 29°. Recién el viernes comenzará a alejarse la inestabilidad y el sábado podría volver a asomar el sol con más fuerza.