Vecinos Jueves, 30 de noviembre de 2017

Habilitan un nuevo pabellón en el hogar San Martín de Tours en San Rafael

El sitio atiende a casi 70 personas con discapacidades. Funciona con sacerdotes, monjas y un voluntariado.

Por Carlos Simón - csimon@losandes.com.ar

El hogar San Martín de Tours de San Rafael, emplazado en calle Cubillos al 3.000 camino a Valle Grande, es utilizado para atender desde 1994 a 70 personas entre niños, adolescentes, adultos y adultos mayores discapacitados o con discapacidades que le impiden valerse por sí mismos. Muchos de ellos fueron abandonados por sus familiares y otros están ahí por la atención personalizada que reciben de sacerdotes y monjas del Instituto del Verbo Encarnado.

 

 

Ellos están apoyados a su vez por un importante número de voluntarios y más de 40 empleados que se encargan de las tareas de atención a los residentes o internos, de mantenimiento del lugar de una belleza inusitada donde resaltan el verde de árboles y jardines. Al fondo, en el costado izquierdo hay otra estructura, todavía en construcción, que alberga una pileta climatizada recientemente construida.

“El hogarcito”, como se lo conoce popularmente, en funcionamiento las 24 horas y todo el año es supervisado por el padre  Javier (Eduardo Javier Urquiza) y otros sacerdotes y la hermana Notre Dame que también ayuda con otras monjas como Pompeya, María del Nihuil y Buen Pastor, de la misma congregación.

Es de destacar que la tarea que se lleva acabo en el sitio pasa generalmente desapercibida pese a que está a la vera de una de las rutas más transitadas de San Rafael, la que lleva a El Valle Grande y al Cañón del Atuel.

Con una sonrisa permanente, buen humor a flor de piel y una evidente calidad humana, son el padre Javier y la hermana Notre Dame los que acompañan el recorrido por las nuevas instalaciones y tímidamente se animan a detallar, como al pasar, que se inaugura el edificio con fondos  otorgados por  la Conadis - Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad - aunque con muchas falencias inmobiliarias.

 

 

“Llegamos hasta aquí y estamos orgullosos” dijeron sonrientes mientras seguían con la tarea de preparar el lugar para el acto protocolar de la noche.

“En todo también hemos contado con apoyo municipal con algunas cosas como es la obra en construcción para unir el nuevo edificio con la parte antigua que ahora estará totalmente al servicio de los ancianos que residen en el sector denominado “Casa San Vicente de Poul porque los chicos pasarán al pabellon nuevo”, dijeron los anfitriones.

“También recibimos donaciones para equipar especialmente los dormitorios como los casi 30 acolchados confeccionados por el sector de Ayuda Inmediata de Cáritas San Rafael y muchas cositas que tenemos que agradecer”, señalaron.

“Las señoras de Cáritas San Rafael, anticipándose a la inauguración de la casa Santos Angeles Custodios vinieron a entregar veintiséis acolchados para las nuevas camas de los chicos, que ellas mismas han confeccionado con mucho amor. Queremos destacar su constante preocupación y cercanía y que Dios las bendiga por eso”, dijeron casi a coro el padre Javier y la hermana Notredame de San Rafael.

 

El complejo

Las casas que conforman este complejo tiene denominaciones particulares, la casa Sagrado Corazón, contiene a 26 personas con distintas discapacidades aunque tienen cierta autonomía, la casa San Vicente de Poul es habitada por 16 ancianos, entre ellos algunos con serias discapacidades.

La casa de los Angeles Custodios sirve a 21 personas con discapacidad profunda y con dependencia total las 24 horas, estos residentes serán los trasladados a las nuevas intalaciones.

 

 

La casa San Juan Bosco le da contención a otros 15 jóvencitos sin problemas físicos o médicos aunque sí de protección. Varios de ellos terminan la secundaria y otros ya estudian en la universidad carreras como ingeniería, educación física, docencia y enfermería.

También colaboran en el sitio voluntarios como Rosita y Luján, dos chicas que provienen de la parroquia del Valle o Juan Cruz que estudia psicología. Es de Buenos Aires y vino a para hacer una práctica precisamente a este Hogar. Relata que su pasantía duró 8 meses y decidió quedarse y seguir la carrera en San Rafael, así lo hizo y vive en el hogar y colabora como voluntario.

 

Qué se inauguró

El edificio inaugurado es de aproximadaemtne 400 metros cuadrados y contiene un salón de usos múltiples con comedor, sala de estar, que debe ser amoblado con alrededor de 30 sillas y mesas. Todo el sitio tiene amplios ventanales con vista a los jardines. Esto está conectado con otro sector que es para ser usado como cocina, otro es para instalar un consultorio o enfermería y una maplio dormitorio, también cuentan con baños especialmente diseñados para la titánica tarea que se desarrolla en el sitio que será destinado a las personas que ellos denominan  “angelitos” y que tienen discapacidad profunda.

Si bien tanto el sacerdote como la monja no admitieron las necesidades es obvio que gran parte del lugar que funciona con la excelencia aportada por todos pero hace falta equipamiento.

Quienes deseen donar materiales, equipamiento de cocina, mobiliario como sillas y mesas y otros elementos pueden consultar con el mismo padre Javier al teléfono 26044618587 o a su correo javierurquiza@ive.org. Otra de las posibilidades es visitar el lugar en calle Cubillos 3305, Rama Caída, camino al Valle Grande.