Economía Domingo, 8 de octubre de 2017 | Edición impresa

Salarios le ganan por 9 puntos a la inflación en Mendoza

Según el Ministerio de Trabajo de la Nación, los sueldos promedio del sector privado subieron 29,8% entre junio de 2016 e igual mes de 2017.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

Los trabajadores registrados del sector privado de Mendoza recuperaron 9 puntos de poder adquisitivo en un año, según las estadísticas oficiales. 

De acuerdo a los datos publicados por el Ministerio de Trabajo de la Nación, en junio del año pasado el salario promedio bruto de Mendoza fue de $ 21.215 (aguinaldo incluido). En junio de este año, la remuneración bruta media ascendió a $ 27.539. Es decir, que en doce meses se registró un ajuste salarial promedio del 29,8%. 

En ese mismo periodo, la inflación de la provincia avanzó un 20,66%, según la medición del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE).

Si se analizan ambas estadísticas en forma conjunta, se deduce que los sueldos subieron 9,15 puntos más que la inflación, logrando recuperar parte del poder adquisitivo perdido en los últimos años. 

El mismo resultado se obtiene si se comparan meses sin aguinaldo, ya que lo importante en este caso no es el monto total cobrado, sino la diferencia con igual mes del año anterior.

En mayo del año pasado, por ejemplo, el salario bruto promedio fue de $ 14.811 y este año alcanzó los $ 19.089, lo que deja una diferencia del 28,88%, frente a una inflación del 22,08%.

 

Paritarias e inflación

La relación entre salarios e inflación es hoy muy diferente a la que se vio en año anteriores. En 2014 y 2016, por ejemplo, los precios subieron mucho más que los salarios. La falta de estadísticas oficiales hace difícil saber cuánto poder adquisitivo perdió el sector privado en esos años, pero claramente las paritarias no lograron contrarrestar a la inflación.

 

 

Este año el escenario ha sido muy distinto y tiene su explicación. Jorge Day, economista del Ieral, Fundación Mediterránea, recordó que en 2014 y 2016 el Gobierno hizo dos devaluaciones muy fuertes, lo que provocó saltos inflacionarios importantes que las paritarias no pudieron seguir.

"La situación es diferente este año. El dólar está estable y la economía está empezando a recuperarse, lo que conduce a subas reales de salarios", comentó.

"Más allá de la incidencia del dólar sobre la inflación, las variaciones en la cotización de la moneda norteamericana influyen de forma directa sobre los sueldos. Cuando el dólar sube, los salarios pierden poder adquisitivo y cuando el tipo de cambio baja, lo recuperan", indicó Day.

Pablo Salvador, economista de Fundación Ideal, hizo más foco en las subas de precios. "La inflación está desacelerando. Mes a mes se ven variaciones interanuales del IPC más bajas y los resultados están a la vista", analizó. 

"Eso sucede porque muchas paritarias se hicieron con la mirada puesta en la inflación del año pasado y con expectativas de aumento del IPC más altas de lo que realmente ocurrió", agregó.

Daniel Garro, economista y director de la consultora Value International Group, coincidió en que "hay una recuperación real del poder adquisitivo, pero advirtió que los nueve puntos de diferencia entre salarios e inflación se ven sólo haciendo la comparación en este momento. 

"La mayoría de las paritarias del 2016 cerraron con índices del 30% o más y se pactaron ajustes en cuotas. Muchos de esos aumentos terminaron de aplicarse durante el segundo semestre de ese año", señaló.

"Es decir, que cuando se compara junio del 2016 contra junio del 2017, se están tomando en consideración algunos aumentos que se hicieron en los últimos meses del año pasado en función a una inflación del 40%", explicó. 

"Esos ajustes, comparados con una inflación que va en retroceso, marcan una diferencia de nueve puntos en el poder adquisitivo. El resultado es correcto desde lo matemático, pero no desde lo tangible. Seguramente a fin de año, cuando la comparación abarque solo lo ocurrido durante el 2017, se seguirá viendo una ventaja de los sueldos por sobre la inflación, pero con un margen cercano a los cuatro puntos porcentuales"; concluyó Garro.

 


Realidades diferentes

El crecimiento de los salarios nuevo puntos por encima de la inflación es un promedio de todos los trabajadores del sector privado, pero si se analizan los resultados por rama de actividad, se encuentran realidades muy diferentes. 

Por un lado, son muy distintos los niveles salariales que se encuentran en los diferentes sectores. Los de peor remuneración son los trabajadores de agricultura, ganadería, caza y silvicultura, que en junio de 2017 cobraron unos $ 13.838. Por el otro extremo están los empleados del sector de explotación de minas y canteras, que con aguinaldo incluido llegaron a $ 90.192 en junio pasado.

Si se analiza el porcentaje de aumento salarial entre junio de 2016 y junio de 2017, se encuentra que la construcción fue el sector que mayor ajuste tuvo (40,63%), seguido por la explotación de minas y canteras (36,69%) y agricultura, ganadería, caza y silvicultura (33,52%).

El sector de peor resultado fue el de enseñanza. Los trabajadores de la educación tuvieron una suba promedio del 20,99% entre un año y otro, superando por apenas 0,33% el aumento de la inflación.

El segundo con menor incremento salarial fue el sector de salud (24,55%) y el tercero fue intermediación financiera.

Para los economistas, esa diferencia se debe a dos motivos. Por un lado, señalaron que la recuperación económica por ahora se ve solo en algunos sectores e indicaron que los de mayor recuperación, consecuentemente registran mejores ajustes salariales.

A modo de ejemplo mencionaron la construcción, que de la mano de la obra pública ha logrado un fuerte crecimiento durante este año y a su vez, es la que mayor incremento salarial ha tenido. 

La otra explicación de las diferencias entre los sectores económicos, radica en las formas de negociación paritaria.

Los expertos observaron que la educación y la salud, las dos actividades económicas con menos ajuste, estuvieron muy influenciadas por las paritarias estatales.

"Aunque las estadísticas comprenden solo al sector privado, en esos rubros hay una fuerte influencia de los índices de ajuste que aplica el Estado para la parte pública", aseguró Jorge Day.