Da La Nota Viernes, 6 de octubre de 2017

Sabrina Garciarena realizó una tierna producción de fotos junto a sus dos hijos

La actriz y esposa del periodista Germán Paoloski habló del posparto, su relación y su rol de mamá de Beltrán y León. Mirá las fotos

Por Redacción LA

Sabrina Garciarena es una de las protagonistas de la nueva ficción de Telefe "Golpe al corazón" y hace solo tres meses dio a luz a segundo hijo. Por ambos motivos, la actriz es tapa de una revista nacional junto a los pequeños León (3) y Beltrán.

La artista que está en pareja con Germán Paoloski realizó la primera producción fotográfica con sus retoños y abrió su corazón para hablar de todo: embarazo, posparto, maternidad y matrimonio.

 

 

Garciarena, como en su primer embarazo, no hizo dieta y sin pudor contó: "Engordé como 17 o 18 kilos, que en mí, que mido 1,60 metros, se nota... Para mí, lo de que dar de mamar adelgaza es un mito. Entiendo que hay gente a la que le pasa, pero a mí no me pasó. Bajé 14 kilos en el parto y postparto inmediato, pero todavía tengo algunos ahí dando vueltas. El obstetra me dijo que me iba a costar bajar los últimos y es verdad, hago una dieta, voy al gimnasio..., pero acá están".

Sobre el postparto, la actriz admitió: "Lloraba, me dolía todo. El postparto es complicado, tanto con León como con Beltrán me pasó lo mismo. Los primeros días, cuando vuelvo a casa después de estar en la clínica, me pasa que me pongo a llorar por todo. Pero por todo, eh. Germán me decía '¿qué te pasa?' y yo lloraba... Y no sé, es algo muy hormonal. En ese momento es una sensibilidad muy extrema". Y sumó: "La verdad es que todo el primer mes te lo pasás en pijama, en tu casa, dando la teta y conociéndote con el bebé".

 

 

En cuanto a la intimidad de la familia y del hogar, Sabrina reveló: "Germán no me la rema en el sentido puntual de las tareas de la casa, pero ahora que León está más grande y están súper enamorados entre ellos, me ayudó mucho con él los primeros días después del nacimiento de Beltrán. Igual, cuando Germán me dice algo, le digo, 'agradecé que hago todo y encima tengo una sonrisa en la cara, porque no es fácil'".

Y en cuanto a la intimidad de la pareja, contó: "El otro día me avisó que no tenía programa y, como tenemos una persona con cama desde que nació Beltrán, y el freezer lleno de leche, entonces decidimos salir a comer. Y nos miramos onda ´uf, qué fiaca tener que salir´, pero al final la pasamos bomba".