Sociedad Lunes, 13 de noviembre de 2017

Quiso vender un riñón para festejarle los 15 a su hija

Llevado por la desesperación de cumplirle el sueño a su primogénita, Maximiliano Almandoz publicó la oferta en su cuenta de Facebook.

Por Redacción LA

Maximiliano Almandoz, quien fue campeón de taekwondo en dos oportunidades, hoy trabaja 17 horas por día para poder mantener a su familia. Ante la desesperación de celebrar el cumpleaños de 15 de su hija con una gran fiesta, decidió ofrecer uno de sus órganos a través de Facebook.

Almandoz practica taekwondo y este año ganó dos medallas de oro representando a la Argentina en el exterior. Lamentablemente, en la actualidad no puede vivir del deporte.

Almandoz, único sostén de familia, trabaja como mozo en La Rural y tiene un pequeño almacén de barrio en su casa en González Catán, en el partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires. Con estos dos trabajos Maxi llega a juntar cerca de 14.000 pesos mensuales que apenas alcanzan para mantener a su esposa y sus dos hijos.

 

 

El hombre asegura que necesita por lo menos unos 300.000 pesos para poder hacer la fiesta soñada por él para Araceli, su hija de 14 años y su debilidad. Almandoz afirma haber pensado en diferentes posibilidades para conseguir el efectivo, desde vender su auto hasta jugar a la lotería.

Pero la falta de tiempo y dinero fueron más fuertes: "Vendo riñón para hacerle la fiesta de 15 años a mi hija", publicó en una nota periodística, donde decenas de personas ofrecen sus órganos desde distintas partes de América Latina. "Si salva una vida y puede darle el festejo a mi hija, es un negocio redondo" afirmó el deportista.

"Si salva una vida y puede darle el festejo a mi hija, es un negocio redondo"

Las respuestas no se hicieron esperar y luego de recibir las ofertas de ayuda de diferentes personas que se mostraron conmovidas ante semejante medida, Almandoz recapacitó y decidió realizar un festejo más modesto.