Economía Viernes, 13 de abril de 2018

Qué es la inflación núcleo y por qué preocupa al Gobierno

Subió 2,6% en marzo, el valor más alto desde abril del año pasado. La política monetaria/anti-inflacionaria no estaría dando resultados.

Por Laura Saieg

Además de los datos comunicados por el INDEC y la DEIE en Mendoza sobre el IPC general, el dato que generó preocupación entre los especialistas consultados por Los Andes fue el dato del IPC núcleo que terminó en marzo con un incremento del 2,6%.

Este número, que se resiste a bajar, marcó el mayor aumento desde que el organismo hace el cálculo y fue el más alto en los primeros tres meses del año. En el trimestre, la inflación subyacente cerró en 6,3% para el país. Esto quiere decir que mostró un avance mensual promedio de 2,1%.

Por ahora, la DEIE sólo dio a conocer la inflación núcleo de Mendoza correspondiente a enero (1,4%), pero el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) publica mensualmente el dato correspondiente de la región Cuyo. De acuerdo al último estudio, el IPC núcleo de Mendoza, San Juan y San Luis fue de 1,5% en enero, 2,6% en febrero y 2,5% en marzo, lo que demuestra que por ahora no hay una tendencia a la desaceleración, al menos para la región en su conjunto. 

Qué es la inflación núcleo

La inflación núcleo es un indicador de aquellos precios que no están influenciados por estacionalidades puntuales, de productos o servicios (sobre todo de aquellos que ponderan alto dentro del índice, por ejemplo, luz, gas, agua, teléfono, transporte, etc., que además, arrastran a otros bienes y servicios a aumentar). En Estados Unidos se utiliza un concepto que se denomina “core inflation”, que implica sacarle al IPC, la energía y alimentos y bebidas, que son los que tienen más volatilidad. Si bien la metodología no es la misma, el concepto es desagregar lo que no tiene volatilidad por estacionalidad, en el caso argentino y su “inflación núcleo”.

Qué pasó y porqué preocupa

Como mencionamos, la inflación núcleo marcó el mayor índice de los últimos meses. Según explicó el economista Daniel Garro, de la consultora Value International Group, en el dato de marzo, el IPC Núcleo subió un 2,6%, prácticamente sin subas de servicios/tarifas, es decir, sin cosas estacionales de importancia, lo que implica que, los precios han subido sin cuestiones puntuales a considerar, es una suba inercial/estructural. 

"Esto estaría demostrando que la política monetaria/anti-inflacionaria del gobierno/BCRA no está dando resultados a pesar de haber flexibilizado la meta en diciembre", remarcó el especialista.

Por su parte, Rogrigo Gonzalez, economista de Fundación Ideal, mencionó que la inflación núcleo está relacionada con la politica macroeconómica, esto quiere decir que va más allá de los precios regulados. Preocupa, porque se habla de cómo avanza la economía, sacando actualización tarifaria de servicios y se toman aquellos precios que están liberados y responden a la oferta y demanda libre de mercado".

En cuanto a las causas, Gonzalez dijo que no hay solo una causa. "Una de las explicaciones es la emisión, pero también responde a la devaluación y cómo el dólar escaló en este trimestre e impactó en aquellos precios que no están regulados, como también el combustible que se meten en las subas de costos en producción". 

Para Garro "la variación del índice de precios va a terminar igual que el 2017. Salvo que cambien la política monetaria, algo que parece casi imposible por las presiones de la parte política del gobierno hacia el BCRA para que no modifique dicha política de tasas más bajas y cierta expansión monetaria, con “metas de inflación”, algo que no es del gusto del presidente del BCRA, pero es eso o se va. Además, la banca pública “ayuda” a expandir el crédito de forma artificial vía préstamos de todo tipo, lo que potencia la suba de precios".

Por ello explicó: "es importante comprender que la inflación es el aumento de la oferta monetaria por sobre la demanda de dinero. Esto significa que, los precios suben producto de la emisión monetaria". 

Según explicó Jorge Day, con ese IPC el Banco Central está reconociendo que hay un problema de emisión monetaria. “Actualmente la emisión monetaria crece 30% anual. En un contexto de bajo crecimiento, es difícil que la inflación núcleo sea baja”, comentó.