Arquitectura Domingo, 26 de noviembre de 2017

Puesta en valor del edificio más antiguo de Mendoza

Hoy presentamos la remodelación del Concejo Deliberante de Godoy Cruz, declarado Patrimonio Cultural en 2006 por ser el de mayor antigüedad.

Por Arq. Carlos A. Grisolía - Director de CETArq

Declarado según Ordenanza n° 5365/06 Patrimonio de Mendoza, es el establecimiento de función gubernamental público más antiguo de la provincia, por ello fue necesario  que la empresa constructora contara  con antecedentes de ejecución de obras que reúnan características similares a la misma.

La buena madera que tenía el Concejo Deliberante de Godoy Cruz no se cambió, pero parecerá muchos años más joven gracias a un tratamiento especial y delicado que se realizó sobre ese material original. Es parte de la obra de remodelación del Consejo Deliberante de Godoy Cruz, que buscó poner en valor la estructura edilicia y algunos materiales nobles existentes desde su creación.

Pintura nueva, más y mejor iluminación y otros detalles mejorados se pueden apreciar como parte de las obras de restauración y puesta en valor del edificio público más antiguo de Mendoza, que está ubicado en la esquina de Rivadavia y Perito Moreno. Las refacciones, que incluyeron la desinfección, el tratamiento de maderas originales y el acondicionamiento de cielorrasos y columnas.

Pese a que la construcción ya contaba con la declaratoria de interés departamental y fue puesta en valor en el año 1990, la declaración de Patrimonio Cultural en 2006 por ser el edificio público más antiguo de Mendoza, “testigo de la vida política y cultural del departamento y la provincia”, y por sus valores tangibles e intangibles, permitió que se le incorporara un presupuesto anual para mantenerla.

Para la remodelación y puesta en valor de los espacios exteriores, interiores y semi-cubiertos del edificio se trabajó en la desinfección, el tratamiento de maderas originales y el acondicionamiento de cielorrasos, cenefas, barandas y columnas de galerías. Además se realizaron trabajos de carpintería y pintura, e instalaciones eléctricas y luminarias. Para esto, la empresa constructora tuvo que contar con antecedentes de ejecución de obras con características similares.

El Concejo Deliberante se construyó en 1889 y desde esa época se mantienen los colores originales, borravino y marfil. La edificación se destaca por su estilo arquitectónico italiano, propio de esa etapa histórica del país y por su forma octogonal, similar a la villa italiana. En marzo de 1891 se instalaron allí todas las dependencias comunales y pasó a denominarse Casa Municipal de la Villa de San Vicente.

Sin embargo, el nacimiento de esta casa municipal se remonta al año 1824, cuando se suprimió el Cabildo y el gobierno provincial se vio en la necesidad de delegar las funciones administrativas y de custodia. Las obras comenzaron en 1887, pero en 1872, la Ley Orgánica de Municipalidades había dispuesto que se construyeran edificios para el funcionamiento de los municipios.

Casi contigua a este edificio se encuentra la iglesia de San Vicente Ferrer, que también ha sido declarada Patrimonio Cultural de Godoy Cruz, al igual que otros inmuebles, como el Cine Teatro Plaza. La iglesia y la comisaría ubicada frente a la Plaza departamental se destacan por su altura y porque comparten el mismo tipo de revoque: arena de San Luis, que otorga una tonalidad marrón símil piedra, terminación muy utilizada en los edificios públicos que se construyeron en la provincia a fines del siglo XIX y principios del XX.

De hecho la firma Desarrollo Ingeniería S.A contrató al artista Miguel Angel Marccioni a cargo de acondicionar la carpintería en madera, como el  pórtico principal y los herrajes antiguos. Durante la restauración,  se recuperó la llave de la entrada principal,  que a partir de ahora,  será símbolo  distintivo del Vecino Honorable.

En 1889 se construye el Concejo Deliberante. Según la estructura temporal de Luis Romero; la construcción de este edificio pertenece a la etapa aluvión del desarrollo histórico del país, el cual es de estilo italiano y considerado testimonio arquitectónico de este periodo. Fue construido durante el gobierno municipal de Agustín Vaquié, es el edificio más antiguo de la provincia que sigue cumpliendo la función para la que fue creado.

En 1891 fue inaugurado y comenzó a funcionar la institución en ese sitio. La obra fue diseñada en planta octogonal, en la cual un gran salón se comunica con 4 bloques de oficinas. La entrada principal es una puerta de dos hojas de doble altura con vista al oeste, enmarcada por columnas dóricas con basamento de cuerpo liso, sobre las que se apoya el dintel que sostiene el frontis triangular. Presenta dos entradas secundarias en los laterales norte y sur, a las que se accede por sus escalinatas y galería semi-cubiertas particulares.

En 1990 comenzó la primera restauración del edificio y fue re-inaugurado el 11 de septiembre de 1991. En 2006 fue declarado Patrimonio cultural y ahora se puso en valor este edificio emblemático.