Sociedad Martes, 17 de abril de 2018 | Edición impresa

Proveedores escolares de la provincia quieren cobrar más por las raciones

Unos 40 empresarios coparon ayer el 5° piso de Casa de Gobierno para reclamar que se les aumente la prestación de ese servicio.

Por Horacio Meilán - hmeilan@losandes.com.ar

Los pasillos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social tuvieron una especie de déjà vu del tiempo en que gobernaba el peronista Francisco Pérez.

Es que unos cuarenta proveedores llegaron hasta Casa de Gobierno a plantear un reclamo.

Aunque a diferencia de esos días, cuando las quejas eran por grandes atrasos en los pagos, lo de ahora fue un planteo más relacionado con la inflación que con el incumplimiento del Gobierno, pero dicen que si no hay arreglo “puede peligrar” el servicio.

Específicamente los reclamantes -que al igual que en aquellos otros tiempos, se negaron revelar identidades por temor “a represalias”- fueron a pedir que se les aumente el monto que perciben por entregar meriendas o el almuerzo, según el caso.

Desde su visión, el proceso inflacionario ha sido tal, que lo que el Ejecutivo les asignó en enero pasado, “es insuficiente”. Y aseguran que “peligra” el servicio que prestan o la estabilidad de las 220 pymes que lo realizan cada día, entre marzo y diciembre de cada año.

En enero pasado, empresarios y Gobierno acordaron un aumento del pago del servicio que ronda el 15%. “Nos manejamos con la pauta inflacionaria que planteó el Gobierno”, confirmó Marisel Trevisán, Directora de Derechos Alimentarios, que recibió a los microempresarios en nombre de la subsecretaria de Desarrollo Social, Marcela Fernández.

Buscaremos alternativas, pero no queremos que se baje la calidad de las viandas y las meriendas.” - Marisel Trevisán, Directora.

Ese aumento llegó acompañado de un notable mejoramiento en la calidad de las comidas, como la incorporación de leche líquida en lugar de en polvo, carne todos los días y frutas todos los días.

Nadie cuestiona ese aspecto, que fue recomendado por el equipo de nutricionistas del Ministerio y beneficia directamente a los más de 5 mil chicos que cada día reciben los platos.

Pero los proveedores aseguran que ese salto de calidad afectó con fuerza sus bolsillos. Algunos aseguran que crecen “hasta un 30%” sus costos. 

Así, critican aspectos finos del menú. “Antes entregábamos una milanesa de 140 gramos, ahora debe tener 140 gramos de carne más el pan rallado y el huevo”, indicaron. “El pastel de papas antes tenía 80 gramos de carne, ahora 100. Son costos que debemos afrontar”, dicen.

Además, dentro del fuerte incremento, cuentan los gastos “logísticos”, que presentaron en un estudio particular.

“No es lo mismo costo que gasto. El costo de las raciones es uno, pero para que podamos cumplir debemos pagar también tarifas de gas, luz, hacer más viajes para entregar la leche líquida, entre otros aspectos”, señalaron.

En total, son 280 mil raciones al año para 1.500 escuelas.

Más plata o menos ración

Por el momento, todas son intenciones. “Hoy (por ayer) fuimos a hablar al Ministerio de Hacienda. Queremos ver si se puede aumentar lo que se les paga, porque efectivamente, los insumos se han encarecido”, reconoció Trevisán.

Cabe destacar que el servicio implica unas 280 mil raciones anuales (45 mil de comedor y el resto de meriendas) para unas 1.500 escuelas, con una asignación de $60 millones mensuales. El presupuesto total pasó de $ 480 millones en 2017, a $ 550 millones este año.

Entre los emprendedores en tanto, no falta el que reconoce en el comportamiento del Gobierno, una actitud sistemática. “Está empecinado en que se gaste poco, pero lo está haciendo a costa de nuestros propios gastos”, señalan.

Es por eso que plantean una dicotomía entre el “posible” aumento y la actual ración mejorada. “Si no nos aumentan, volvamos a la ración  del año pasado”, piden.

En el Gobierno se niegan. “Buscaremos alternativas, pero no queremos que se baje la calidad de viandas y meriendas”, indicó Trevisán.

La solución tendrá otros nombres

Cuando proveedores y funcionarios estaban reunidos en el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, una pregunta quedó sin respuesta. “¿Qué pasará con los cambios que se vienen?”, inquirió un empresario.

Lo dijo en razón de que su reclamo difícilmente se solucione en lo inmediato. Y atendiendo a que el próximo viernes será el último día de trabajo de la subsecretaria Marcela Fernández.

La funcionaria asumirá la semana que viene como diputada provincial y el gobernador, Alfredo Cornejo, aún no ha comunicado quién ocupará su cargo. Además, en los pasillos dicen que “con Fernández se van varios”, aunque da detalles al respecto.

Entre los comentarios aparece Marisel Trevisán (sería asesora de Fernández en la Legislatura). Lo cierto es que con estos cambios, difícilmente las actuales autoridades sean las que terminen de resolver el planteo de los proveedores escolares.