Vecinos Domingo, 11 de febrero de 2018 | Edición impresa

Portezuelo del Viento: hay cinco posibles lugares para relocalizar a Las Loicas

Los lugareños prefieren vivir sobre la nueva traza de la ruta 145. El Gobierno asegura que escuchará a los puesteros.

Por Daniel Peralta - dperalta@losandes.com.ar

Las Loicas, es el pueblo que quedará sumergido cuando se llene el lago de Portezuelo del Viento. El proyecto avanza y la amenaza del agua se empieza a volver una realidad posible, aunque todavía lejana.

Desde el Gobierno ya empezaron a evaluar opciones para la relocalización del pueblo que se encuentra a una hora de la villa cabecera de Malargüe, a unos cien kilómetros.

Hay cinco lugares posibles ya marcados en la zona de afectación, todos ubicados al sur del futuro lago, por pedido expreso de los habitantes de la zona.

Quieren vivir cerca de la nueva traza de la ruta 145 y todos los posibles lugares para la relocalización están cerca de ese camino, porque el actual también quedará sumergido cuando se llene el dique. La audiencia pública para someter a consideración esos cinco lugares se realizará en abril.

Las Loicas es una población que no es muy numerosa, pero tiene como característica particular que buena parte de ellos trabajan en la cría de chivos, una actividad que tiene como elemento diferenciador el movimiento del ganado en la "veranada", en busca de pasturas tiernas, crecidas después del invierno en las zonas de alta montaña.

El término técnico es trashumancia. Se mueve el ganado en los meses de verano hacia tierras altas para el engorde y vuelven en abril a sus hogares, para pasar el invierno. Entonces la futura ubicación de Las Loicas también debe prever ese movimiento de gente y animales.

La audiencia pública está planteada en abril justamente previendo el retorno de los puesteros de la veranada.

Los Andes empezó a preguntarse por el tema hace algunos meses. El 5 de noviembre pasado, este diario visitó la zona, consultó a los habitantes y ya se reflejaba la duda.

Muchos de los consultados indicaban que no se les había dicho dónde los iban a relocalizar. Desde el Gobierno se indica que los vienen visitando desde marzo del año pasado, cuando la promesa de la obra empezó a tomar cuerpo.

A la distancia, el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, aclara de entrada que "lo primero que les dijimos es que no íbamos a hacer nada sin consultárselos"; más adelante, diría que este proceso que lidera, incluirá una inevitable reconversión productiva; seguirá los lineamientos del plan de ordenamiento territorial

Los puestos de trabajo de los que se ha hablado hasta ahora, cerca de cinco mil, tienen que ver con la construcción del dique y se terminan cuando la obra concluya.

Las posibles relocalizaciones

Son cinco los posibles lugares y de esos hay dos que priorizaron los propios pobladores de Las Loicas. Nadia Rapali, representante del Gobierno en la Agencia de Ordenamiento Territorial y Mingorance, piden no determinarlos claramente en la publicación, porque temen que aparezca alguien y empiece a alambrar. "Los límites de los campos se mueven, tienen vida" dice el secretario de Ambiente.

Es cierto, hay nombres conocidos de Argentina y Mendoza que fueron corriendo alambrados para ocupar terrenos que no les pertenecían, incluso ha pasado cerca de las ciudades.

Según Rapali, los cinco predios de unas 30 hectáreas, pasaron un primer filtro técnico respecto de pendientes y que tengan laderas con insolación.

Según la funcionaria, ahora se desarrollan estudios más exhaustivos, que denomina de "amenazas naturales y viabilidad de la infraestructura" e incluyen análisis de riesgo aluvional, de avalanchas, vulcanismo, geológicos en busca de fallas sísmicas y de "remoción en masa", es decir de deslizamiento de laderas de montañas.

El análisis de vulcanismo no es por la presencia de volcanes en la zona, sino por el efecto que podrían tener las plumas de ceniza que liberen los del sur de Chile. Además, se incluye un estudio de vientos, a pesar de que a esa altura en todos lados hay.

Los cinco lugares marcados en el mapa están ubicados en tierras fiscales. Los Andes preguntó entonces por qué no informar las cinco opciones en evaluación. Mingorance dijo que un eventual desalojo es un incordio que puede llevar tiempo.

De los cinco, hay dos que los pobladores han priorizado, pero todos los posibles están sometidos a estudio. Un dato llamativo acerca de esos dos sitios preferidos: son los que están más cerca de la actual localización de Las Loicas y cerca del empalme de la ruta que quedará sumergida y la futura ruta que se construirá para mantener el paso de vehículo hacia Chile por El Pehuenche. Las dos localizaciones preferidas están alejadas del futuro paredón del dique.

De todos modos, todos los lugares están sometidos a estudio; el resultado de ese análisis terminará por definir técnicamente las conveniencias y amenazas de cada uno. 

La aduana también deberá ser removida, pero su futura localización será definida por el Gobierno nacional. Eso también afecta el movimiento del futuro lugar para Las Loicas.

Apenas un puñado de los pobladores tienen títulos de propiedad de la tierra.