Fincas Sábado, 25 de noviembre de 2017 | Edición impresa

Pellegrina: “En el mundo me preguntan por qué no hay más vinos argentinos en sus góndolas"

El representante de SRA aseguró que es necesario trabajar sobre la reconversión frutícola en todo el país.

Por Javier Álvarez - Corresponsalía Buenos Aires

Daniel Pelegrina tiene 55 años, es ingeniero agrónomo y desde hace dos semanas es el nuevo presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), en remplazo de Luis Miguel Etchevehere que asumió como ministro de Agroindustria de la Nación.

En su primera entrevista con un medio gráfico desde que conduce la SRA, Pelegrina habla de la competitividad, de la necesidad de la reconversión de los productores frutícolas mendocinos y del campo como generador de empleo registrado.

- ¿Cómo ve al campo argentino tras dos años del gobierno de Cambiemos?

- Lo veo totalmente cambiado. Hubo un cambio de rumbo cierto y correcto, fueron 180 grados, muy positivo. Intervinieron rápido con medidas que veníamos solicitando y que han sido motivo de conflictos: retenciones y restricciones al comercio. Estábamos de espaldas al mundo y hoy nos estamos incorporando para sacar adelante nuestra producción.

- ¿Cómo analiza la baja progresiva de las retenciones a la soja? 

- Es lo posible. No podemos desentendernos de la realidad social. Hay mucha gente todavía con problemas. Nos hubiera gustado, obviamente, otro cronograma pero éste es el posible. El Gobierno apreció verdaderamente el arrastre que teníamos.

Lo importante es tener la certidumbre de que esto va hacia la eliminación total. Es muy importante que se haya arrancado eliminando las insólitas e inexplicables retenciones a las economías regionales que tienen tantos problemas de competitividad. Estamos confiados.

- A dos años de la salida del cepo ¿cómo está hoy el tipo de cambio?

- Le falta competitividad. Lo que sucede es que la inflación nos va erosionando los precios e inflando los costos. Si bien está retrasado, el precio del dólar no es el único componente de la competitividad. Falta infraestructura y logística. No se resuelve todo con una devaluación.

- ¿Qué es lo más urgente que debería resolver Etchevehere?

- Nos desespera la competitividad y las posibilidades para colocar nuestra producción en el mundo. Si no, vamos a estar en problemas. Argentina es superavitaria en producción agrícola por lo que necesariamente debemos vender en el exterior.

Dimos mucho hándicap (ventajas) al mundo y los competidores avanzaron por acuerdos bilaterales que van bajando aranceles. Ahora nos llevan diez años de ventaja accediendo a mercados envidiables.

- ¿Hay potencial para el vino en ese mundo?

- El vino argentino es destacado en el mundo. Tenemos una cepa propia que es ícono. Los contactos internacionales que tenemos nos preguntan: ¿Cómo no hay más vinos argentinos en las góndolas del mundo? Hace poquito nos lo decía el ministro de Economía inglés, Philip Hammond.

Obviamente, ahí tenemos que mejorar la competitividad intrínseca que nos permita estar acordes al mundo en cuestión de precios. También se necesita un trabajo ordenado de promoción. Creo que hará un aporte clave la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional creada en 2016.

- Un estudio de productores y exportadores dice que la producción frutícola en Mendoza está en crisis terminal. ¿Qué visión tiene la SRA?

- Entendemos que está en un momento muy difícil, pero tiene que ver con una estructura de producción que hay que revisar. Debemos buscar la forma para que la mayor cantidad de productores puedan reconvertirse y no morir en el intento.

Es un tema que nos desvela. El Gobierno nos propuso trabajar en mesas sectoriales de competitividad. Esto se viene haciendo. Le faltaría un poquito más. Ése es el camino.

- Coninagro tiene más presencia que la SRA en Mendoza. ¿Tienen pensado un desembarco?

- Nosotros somos una entidad federal, con gobernanza federal. Hay un trabajo permanente en cada región y en Mendoza también. Pero no quiero compararme con otras entidades que tienen una actividad distinta por la actividad comercial.

En Mendoza hay muchas cooperativas, una modalidad que nos parece muy atractiva porque empodera a los productores ante posibles abusos de las posiciones dominantes de industrias. Nosotros tenemos socios directos a los que atendemos. Quizás le daremos un poquito más de énfasis a trabajar sobre las economías por regiones.

- ¿Hay posibilidades de desarrollar la ganadería extrapampeana? 

- Hay que desarrollar polos locales y fuertes de producción, de la mano de actividades agrícolas crecientes en zonas extrapampeanas que a veces necesitan ser transformadas in situ por una cuestión de razonabilidad económica. No es razonable que haya regiones del país que estén importando carne. Hay una oportunidad enorme para la ganadería extrapampeana, de la mano de la carne y de la leche.