Mundo Club House Viernes, 6 de octubre de 2017

Patrimonio arquitectónico: la distinción de un clásico

Revista ClubHouse te invita a descubrir una joya del patrimonio mendocino: la casa Boccia - San Martín. Recorrela en esta nota.

Por Redacción CH

Esta hermosa casa en la quinta sección fue proyectada por el reconocido arquitecto Luis Ricardo Casnati a quien le gustaba estar en todos los detalles. Tanto, que también diseñó los muebles fijos de esta vivienda que -rodeada de un bello jardín fue ideada hace 46 años y continúa vigente.

La casa Boccia - San Martín fue proyectada en 1971 por el arquitecto Luis Ricardo Casnati , quien también dirigió su construcción. Fue levantada en un pequeño terreno de 300 m2 con un frente de 10 metros hacia el norte.

Para ingresar a esta hermosa vivienda se atraviesa una puerta de rejas sobre la línea municipal. Luego, se recorre el jardín frontal por un camino sinuoso hasta la puerta principal construida con madera de peteribí, que deja a la izquierda la cochera y rodea el decágono del estar o sala.

Al entrar, un vestíbulo de distribución conecta a los espacios diurnos como la sala y el comedor principal, estar – comedor diario y cocina. La sala se desarrolla dos escalones más arriba que el resto.

El partido de la casa se desarrolla sobre un eje de circulación que se recuesta sobre el límite oeste del terreno. Este mismo une el estar íntimo con los dormitorios que se abren hacia el este, sobre un jardín lateral que recorre toda la vivienda. Este espacio verde recibe también a la cocina y al comedor principal, que se extienden hacia el asador.

Sobre el decágono de la sala mayor descansa una cúpula rebajada de ladrillo visto separada de éste por un tambor de vidrio translúcido, de apariencia ingrávida para quien la observa. El resto de la casa se techa con losa plana calada en el comedor y en los dormitorios principales, donde aparecen dos cúpulas de menor diámetro. Todos los ambientes participan de los jardines lateral y frontal con aberturas de piso a techo logrando un balance perfecto de luz y vistas.

TODOS LOS AMBIENTES PARTICIPAN DE LOS JARDINES LATERAL Y FRONTAL CON ABERTURAS DE PISO A TECHO LOGRANDO UN BALANCE PERFECTO DE LUZ Y VISTAS.

Los muros, tanto hacia fuera como hacia dentro, son de ladrillo visto con junta enrasada pintados de blanco. Los cielorrasos, salpicados de mezcla gruesa, son de color beige.

Con el roble reciclado de vasijas se hizo el piso del estar y de los dormitorios. El resto es cerámica de azotea rojo, curado y encerado.

La arquitectura de la morada está resuelta formalmente con líneas geométricas puras. Decágonos, cúpulas, arcos de medio punto y planos dan como resultado un lenguaje casi atemporal, reforzado por el uso de materiales en estado bruto: piedra, ladrillo, cerámica, madera y hormigón visto.

El arquitecto Casnati diseñó todos los muebles fijos de la casa, realizados en roble reciclado con fragmentos de tallas antiguas. Las puertas interiores fueron resueltas con tableros replanados y molduras aplicadas en petiribí.

DECÁGONOS, CÚPULAS, ARCOS DE MEDIO PUNTO Y PLANOS DAN COMO RESULTADO UN LENGUAJE CASI ATEMPORAL.

LA ARQUITECTURA DE LA MORADA ESTÁ RESUELTA FORMALMENTE CON LÍNEAS GEOMÉTRICAS PURAS.

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa de setiembre. Ingresá a la edición digital para leerlo igual que en el papel, haciendo click aquí