Turismo Domingo, 15 de abril de 2018 | Edición impresa

Paseos de película: la moto, protagonista de viajes famosos

Ver de cerca la Harley Davidson que utilizó Peter Fonda en Busco mi destino puede resultar una experiencia emocionante.

Por CC - Los Andes

Fue en 2003, durante el Salón de la Moto de París, Francia, en las galerías de la Puerta de Versalles, cuando se celebraban los cien años de la fábrica fundada por los estadounidenses William Harley y Arthur Davidson. Y resulta emocionante ver de cerca una de las motos Harley Davidson de 700 centímetros cúbicos de cilindrada usada por los actores Peter Fonda y Dennis Hopper en la película “Busco mi destino” (Easy Rider), dirigida por Hopper en 1969 y todo un símbolo de la cultura hippie .

Con matices, se puede sentir lo mismo durante el homenaje que los franceses hicieron en 2001 a la fábrica italiana Piaggio y a su inolvidable Vespa, aquel pequeño scooter de 125 cm cúbicos que era un ícono de Roma ya en la década de 1950. La Vespa había nacido a fines de la Segunda Guerra Mundial, en 1944, con un diseño de Corradino D'Ascanio para el fabricante Enrico Piaggio. El actor Gregory Peck la inmortalizó en el film “La princesa que quería vivir” -el clásico de William Wyler, estrenado en 1953-, dando vueltas por las calles de Roma con la aristocrática Audrey Hepburn.

Y si de scooters (motonetas) se trata, bien vale recordar el film Quadrophenia (1979), basada en la ópera rock del grupo británico The Who, en 1973. En esa película, en donde actúa el músico Sting, muestra a los jóvenes ingleses divididos en dos bandos: los mods, que escuchaban música mod y andaban en las italianas Lambretta y Vespa; y los rockers, que escuchaban rock and roll y montaban motos de grandes cilindradas. Una gran batalla entre ambos bandos se registra en Brighton, un pueblo costero inglés. 

Otra película en donde la gran protagonista es la moto, es El Gran Escape, cuando un grupo de pilotos de aviones estadounidenses y británicos prisioneros, liderados por Steve McQueen, logra escaparse de los alemanes utilizando motos Triumph Bonneville.

Dos ruedas con motor

Lo que hizo posible la construcción de estos vehículos fue un conjunto de tecnologías: el motor de combustión interna alimentado a nafta, el desarrollo de las bicicletas de paseo a fines del siglo XIX y los neumáticos de caucho. En 1894, la fábrica alemana Hildebrand & Wölfmüller presentó lo que muchos consideran como la primera moto moderna, producida en serie. La aceptación fue rápida y universal.

En 1902 la fábrica Triumph -que aún existe- lanzó en Inglaterra su primera moto. Y antes de 1910 ya estaban en producción otras fábricas competidoras, como Royal Enfield, Norton y BSA. En los Estados Unidos, Harley Davidson fabricó en Milwaukee en 1903 su primera moto: es cerca de Chicago y hoy existe allí un museo de la marca, que atrae a miles de visitantes.

En 1914, el inicio de la Primera Guerra Mundial impulsó decisivamente la producción: la motocicleta era un económico remplazo del caballo, útil para el envío de mensajes y el transporte liviano. La firma estadounidense Indian, nacida en 1901 en Springfield por iniciativa de Oscar Hedstrom y George Hendee, fabricaba más de 20 mil motos por año y su principal cliente era el Ejército. Lo mismo sucedía con su competidora Harley Davidson.

En 1913, en Ohio, Estados Unidos, el fabricante Hugo Young creó la Sidecar Company, que anexaba al cuerpo principal de la moto una cabina con otra rueda -el sidecar - donde podía viajar un acompañante. En Alemania, ya en 1923 la Bayerische Motoren Werke (BMW) producía motos de avanzado diseño. Lo mismo ocurría en Italia con las fábricas Piaggio y Guzzi. En Japón, los industriales Soichiro Honda y Michio Suzuki daban sus primeros pasos.

Los clubes de entusiastas de la moto impulsaron en 1904 la creación de la Federación Internacional de Motociclismo, que hoy incluye 112 países y regula las carreras en 69 circuitos del mundo. La primera carrera controlada por la FIM se disputó en 1936 en el estadio de Wembley, en Londres, Inglaterra. La "catedral" de estos circuitos está en Assen, Holanda, donde se han disputado carreras desde 1949. Hoy se fabrican motos para todos los gustos. Existen modelos ruteros al estilo de Harley Davidson, Honda y BMW, de gran cilindrada. Están las deportivas, de marcas como Ducati, KTM, Guzzi, Suzuki, Yamaha y Kawasaki. Son populares las todo terreno, producidas por Yamaha y KTM para acrobacias de motocross. Y últimamente, por su fluidez en el tránsito por las grandes ciudades, los pequeños scooters conquistaron un público que aprecia la libertad de viajar al aire libre.