Vecinos Martes, 7 de noviembre de 2017

De lectura a clases de teatro, estas son las opciones de la biblioteca municipal de Maipú

La biblioteca Julio Fernández Peláez cuenta con una variada actividad para adultos y para los más chicos. Talleres y hospital de libros.

Por Redacción LA

“El conejo es bueno y salvó a los animales”, comentó uno de los chicos del jardincito de Luzuriaga, que participó de un taller de teatro y cuentos para niños en la biblioteca pública Julio Fernández Peláez, en el centro de Maipú. La historia fue contada por medio del teatro japonés Kamishibai, a cargo de la profe Silvia Di Buduo, quien explicó kamishibai significa drama de papel y es una de las pocas cultoras en la provincia de esta disciplina muy antigua.

 

 

En una caja, con láminas con dibujos, Silvia va contando la historia animada por los animalitos del bosque, mientras los chicos muy atentos a la historia, realizan comentarios a medida que transcurre la obra. El desenlace deja una enseñanza y parte de ella es que nadie se debe dejar engañar.

“Es la primera vez que venimos a la biblioteca, la obra de teatro que nos dieron recién fue muy linda, vinimos por decisión de la seño, ya que este taller viene a completar lo aprendido en el jardín”, contó Melisa, mamá de Joaquín . “Pudimos ver cómo los niños se entretuvieron, captaron la historia, lo disfrutaron bastante”, señaló Daiana, mamá de Juli. “Me parece que los chicos aprenden mejor a través del juego, está bueno que los chicos participen de estas clases”, comentó otra mamá de los chicos de la salita de 5 la escuela Dra. María Elena Furlani, de Luzuriaga.

 

 

En las instalaciones de Patricias Argentinas y Sarmiento, dan funciones de teatro, títires, taller de origami,  y taller de encuadernación, comentó Verónica Perugini, encargada de la  biblioteca infantil que cuenta con 37.000 libros, mientras que la de adultos dispone de más de 500 ejemplares.

Un espacio aparte ocupa el taller de encuadernación y hospital de libros. Con mucho cariño, dedicación e imaginación,  Jesús Yaya, se encarga de la restaruración de libros antiguos o deteriorados. “La idea de este hospital implica mantener el valor histórico del libro, se deja tal cual como uno lo encuentra. Para no cambiarle la historia al libro. Aquí arreglamos ejemplares de las áreas municipales o del museo histórico”, contó Yaya.